Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Servicio Secreto dice que los delincuentes sacan provecho por temor al coronavirus

En EE.UU., las estafas se propagan a medida que el brote epidémico recorre el planeta.

Computadora portátil corriendo un programa malicioso  mientras alguien digita.

ANDREW BOOKES / GETTY IMAGES

In English | El Servicio Secreto de EE.UU. advierte que los ciberdelincuentes están tratando de robarle a la gente por medio de varias estafas relacionadas con la pandemia del coronavirus.

“A medida que se confirma que cada vez más personas tienen el coronavirus, hemos visto un aumento en el número de estafas que se están llevando a cabo”, dice el agente especial Chris McMahon, quien concedió una entrevista a AARP el lunes.

McMahon trabaja para el Global Investigative Operations Center (Centro de Operaciones Investigativas Internacionales), una unidad del Servicio Secreto que combate los delitos financieros cibernéticos. Dice que organizaciones asociadas extranjeras, entre ellas Interpol y Europol, les avisaron a las autoridades del orden público en Estados Unidos sobre estas estafas —las cuales, como el virus mismo, han venido entrando al país—.

Advierte que hay varios tipos de estafas relacionadas con el coronavirus y agrega que los consumidores pueden usar métodos esenciales para evitar que les roben dinero y no revelar datos personales confidenciales.

“Siempre debemos permanecer atentos”, afirma McMahon.

A medida que más y más personas trabajan desde su hogar, dependerán cada vez más de los correos electrónicos. Por eso se espera que surjan otros tipos de fraude, según advierte el Servicio Secreto, que nos ruega que seamos más precavidos.

Una enfermedad y muchas estafas malignas

El Servicio Secreto preparó una presentación en PowerPoint con detalles sobre una variedad de estafas que representan una amenaza. McMahon le envió una copia a AARP (en inglés). Como ejemplo, la presentación incluye un correo electrónico que dice “advertencia vírica sobre Wuhan” y ofrece “tratamientos prometedores”. En la actualidad, no existe ni vacuna ni remedio para el coronavirus.

Ejemplo de un correo electrónico falso del coronavirus usado en una estafa.

U.S. SECRET SERVICE

Ejemplo de un correo electrónico en inglés con una estafa de suplantación de identidad que urge a los destinatarios a descargar información sobre cómo evitar la propagación del coronavirus.

Otro engaño llegó desde una dirección de correo electrónico que contiene “-gov” al final. Es fácil confundir eso con “.gov”, la terminación de las direcciones de agencias gubernamentales legítimas. La línea de asunto de este correo dice: “Medidas preventivas contra el coronavirus”. En el cuerpo del mensaje, se prometen “medidas de seguridad” para evitar la propagación del virus y se urge a los destinatarios que descarguen un documento. Pero si sigues las instrucciones y lo descargas, verás un logo de Microsoft y te pedirán que “Ingreses la contraseña”.

“Esto proviene y es promovido por el miedo del público, pues la gente le teme al coronavirus. Buscan información para protegerse”, indica McMahon, quien investiga a grandes grupos criminales transnacionales.

¿El objetivo? McMahon dice que podrían estar “cosechando credenciales”. Eso sucede cuando un delincuente obtiene tu nombre de usuario y contraseña, y los usa para obtener una ganancia monetaria o acceso a las personas y los correos electrónicos de tu lista de contactos.

Además, sugiere, es posible que un estafador use este método para infectar tu computadora con malware (software malicioso). Este tipo de programa maligno puede permitir que un estafador logre obtener acceso a tu computadora, donde quizás tengas guardada información confidencial, tal como los datos para ingresar por internet a tu cuenta bancaria.

Otro truco es instalar en secreto un “registrador de pulsaciones de teclas” que permite que el ciberdelincuente vea qué teclas oprimes. Digamos que ingresas una contraseña y en tu pantalla solo aparecen asteriscos. Según McMahon, con el registrador de pulsaciones de teclas, el estafador puede ver qué letras escribiste.

"Los estafadores se aprovecharán de todas las posibles oportunidades para lograr obtener ganancias monetarias".

— Chris McMahon

Los delincuentes son oportunistas

A este agente, quien dice que los delincuentes son “oportunistas”, no le sorprende que traten de aprovecharse de una pandemia mundial.

En otros tipos de estafas relacionadas con el coronavirus, los estafadores:

  • Aparentan ser asesores financieros a medida que el virus agita al mercado de valores.
  • Crean entidades benéficas fraudulentas para sacar provecho de las buenas intenciones de la gente y robarles el dinero.
  • Fingen vender productos muy buscados, como las mascarillas, y piden que les paguen por adelantado por medio de Western Union, MoneyGram o Bitcoin.

En el último ejemplo, McMahon menciona que un estafador fingió que tenía 10,000 mascarillas —listas para enviar— por $5,000. “Podemos preparar el envío contra mañana por la mañana, tan pronto como se realice el pago”, continúa el mensaje. Fíjate en la manera torpe de redactar (“contra mañana”), que es una señal de alerta sobre la legitimidad del correo electrónico.

Como ruega McMahon, este es el momento para que la gente sea “consciente de cómo protegerse contra los ataques cibernéticos”.

Mantén la ciberseguridad

A continuación, más consejos del Servicio Secreto para protegerte.

  • Ten cuidado con los correos electrónicos de suplantación de identidad. Por lo general, dicen ser de empresas de buena reputación pero están diseñados para inducir a la gente a revelar información personal, como contraseñas y números de tarjetas de crédito.
  • Evita abrir archivos adjuntos y hacer clic en enlaces dentro de correos electrónicos enviados por personas a quienes no reconoces. Los archivos pueden incluir contenido malicioso, tal como los programas de secuestro cibernético (“ransomware”) que pueden infectar tu dispositivo y robarte tu información.
  • Desconfía de los correos electrónicos y las llamadas telefónicas donde te piden que verifiques tu cuenta o te solicitan información sobre ella. Las compañías legítimas nunca llaman ni mandan correos electrónicos directamente para obtener esta información.
  • Siempre verifica independientemente que las solicitudes de información provienen de una fuente legítima.
  • Cuando visites sitios web, ingresa tú mismo el nombre del dominio. Las empresas usan cifrado y otras medidas de seguridad en línea, y los mensajes que indican un “error” en el certificado pueden ser una señal de advertencia de que algo en ese sitio web no está bien.

La Red contra el Fraude, de AARP, puede ayudarte a identificar y evitar las estafas. Inscríbete para recibir nuestras Alertas de vigilancia, consulta nuestro mapa de rastreo de estafas (en inglés) o llama gratis a nuestra línea de ayuda especializada en fraudes al 877-908-3360 si tú o un familiar sospechan que han sido víctimas de una estafa.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO