Skip to content
 

¿Cómo funciona Medicare con los beneficios por discapacidad del Seguro Social?

Para las personas que padecen una discapacidad, es esencial contar con seguro médico. La buena noticia es que si recibes el Seguro por Incapacidad del Seguro Social (SSDI), tendrás automáticamente el derecho de recibir Medicare. Sin embargo, lo más probable es que tengas que esperar algún tiempo para aprovechar ese beneficio.

Si bien el programa federal Medicare atiende principalmente a personas mayores de 65 años, también se ofrece a adultos más jóvenes que tienen una discapacidad. La mayoría de los beneficiarios del SSDI adquieren el derecho de recibir Medicare 24 meses después de haber reunido los requisitos para los beneficios por discapacidad. Este período de espera se elimina para quienes padecen esclerosis lateral amiotrófica o una enfermedad renal en etapa terminal.   

Esta demora se debe a razones económicas. Cuando el Congreso aprobó en 1972 la ampliación de Medicare para atender a personas con discapacidades, incorporó la espera de dos años para mitigar el costo de añadir beneficiarios al programa, y para no reemplazar la cobertura que algunos trabajadores discapacitados podrían recibir de sus empleadores anteriores en virtud de la ley COBRA

Aparte del período de espera, Medicare funciona casi igual para las personas con discapacidad que para los adultos mayores. Probablemente no tendrás que pagar por la Parte A de Medicare (cobertura por hospitalización) si pagaste impuestos de Medicare mientras trabajabas. Sin embargo, tendrás que pagar primas mensuales por la Parte B (servicios médicos y ambulatorios), así como por un plan de la Parte D para medicamentos recetados si optas por inscribirte en un plan de este tipo. Estos costos podrán deducirse de tu beneficio del SSDI.

Cómo funciona el período de espera

Para marcar el período de 24 meses antes de que puedas acceder a Medicare, la Administración del Seguro Social (SSA) cuenta cada mes en que tengas derecho a recibir un pago del SSDI. 

Además, hay otro período de espera antes de iniciarse los pagos del SSDI, el cual dura cinco meses naturales completos después del mes en que, según la determinación de la SSA, tu discapacidad haya comenzado (básicamente, cuando ya no pudiste seguir trabajando a causa de tu enfermedad). Es decir, en la mayoría de los casos, se puede empezar a recibir Medicare 29 meses después de la "fecha de comienzo" de tu discapacidad, según la terminología del Seguro Social.

Sin embargo, cabe recordar que la fecha de comienzo puede ser mucho antes de que solicitaras el SSDI o lograras la aprobación para recibirlo (este proceso suele llevar varios meses y puede durar mucho más tiempo si tienes que apelar contra la denegación inicial de los beneficios). De hecho, el Seguro Social podrá pagar hasta 12 meses de beneficios retroactivos si determina, a raíz de los datos médicos, que tu discapacidad ya existía antes de que presentaras la solicitud. 

Además, para el cumplimiento del período de espera de Medicare, se contarán esos meses en que tenías derecho a recibir el SSDI por tu situación médica pero aún no lograbas la aprobación correspondiente. Supongamos que solicitaste el SSDI el 10 de septiembre del 2021, ocho meses después de que ya no pudiste seguir trabajando a causa de una enfermedad crónica. El Seguro Social aprueba tu solicitud en febrero del 2022 y designa el 10 de enero del 2021 como la fecha en que se inició tu discapacidad. 

Por ende, tu derecho a recibir el beneficio existió desde julio del 2021, el sexto mes natural después de la fecha de comienzo de tu discapacidad. Recibirías siete meses de pagos retroactivos (por el período en que tenías derecho a recibir el beneficio antes de que se aprobara tu solicitud) y podrías acceder a Medicare a partir de julio del 2023, 17 meses después de haber recibido la determinación de la SSA.

Si tuviste anteriormente otro período de discapacidad, ese tiempo también podrá contarse para determinar cuándo tendrás acceso a Medicare, si la discapacidad más reciente comenzó menos de cinco años después de que terminaras de recibir SSDI por el caso previo, o bien si se trata de la misma enfermedad o de una que esté estrechamente relacionada. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


En caso de que vuelvas a trabajar

Si tu enfermedad mejora a tal grado que la SSA ya no considera que tengas discapacidad, y por ello se suspenden tus beneficios del SSDI, la cobertura de Medicare vinculada a estos beneficios también terminará. La SSA realiza revisiones periódicas para determinar si todavía tienes derecho a recibir los beneficios.

Los beneficios del SSDI también pueden suspenderse si una persona, a pesar de seguir reuniendo los criterios médicos para considerarse discapacitada, es capaz de trabajar y sus ingresos superan cierto límite, conocido como el del trabajo sustancial y lucrativo (SGA). En el 2022, dicho límite es de $1,350 al mes, o de $2,260 para una persona ciega. Si tus ingresos superan ese nivel, es posible que pierdas los beneficios. 

Sin embargo, es posible en ese caso que no pierdas la cobertura de Medicare, gracias a los incentivos de trabajo que ofrece el Seguro Social para ayudar a los beneficiarios discapacitados a reincorporarse a la fuerza laboral.

Por ejemplo, no perderás los beneficios del SSDI ni de Medicare durante un período probatorio de trabajo; este incentivo te permite ganar ingresos por encima del límite del SGA en nueve meses durante un período de cinco años. Al final del período probatorio, si tu nivel de ingresos supera el límite del SGA, perderás el SSDI, pero podrás seguir recibiendo Medicare sin pagar primas por la Parte A durante 93 meses consecutivos (siete años y nueve meses), siempre y cuando sigas padeciendo una discapacidad que reúna los criterios correspondientes.

De ahí en adelante, podrás seguir recibiendo Medicare pero tendrás que pagar por la Parte A, por lo menos hasta que cumplas 65 años y adquieras el derecho de recibir Medicare en función de tu edad.

Ten en cuenta lo siguiente

  • Los beneficios de Medicare no incluyen los de la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI), el otro programa administrado por la SSA para personas con discapacidad. En la mayoría de los estados, los beneficiarios de la SSI tienen automáticamente el derecho de recibir Medicaid, el programa de seguro médico para personas de bajos ingresos ofrecido conjuntamente por los Gobiernos federal y estatales.
  • Los beneficiarios del SSDI que estén esperando el inicio de su acceso a Medicare posiblemente puedan llenar las brechas en su cobertura médica si se inscriben en Medicaid, siempre y cuando reúnan los criterios para acceder a dicho programa. 
  • Si se te ofrece seguro médico a través de tu empleador, es posible que puedas seguir recibiendo Medicaid mientras tengas una discapacidad médica. Dependiendo del tamaño de tu lugar de trabajo, Medicare podría convertirse en el "pagador secundario", lo que significa que los proveedores cobrarían a Medicare los servicios no cubiertos por el seguro médico que tengas a través del empleo.
     

Publicado el 11 de abril del 2022