Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

4 maneras en que los audífonos pueden mejorar tu salud más allá de ayudarte a oír

Podrían prolongar tu vida, ayudarte a evitar las caídas e incluso reducir el riesgo de demencia.


spinner image Una mujer usando un audífono.
DAN SAELINGER / TRUNKARCHIVE.COM

Con la edad viene la sabiduría, e inevitablemente también la pérdida de audición

“Alrededor de una de cada tres personas en Estados Unidos entre las edades de 65 y 74 años tiene pérdida auditiva”, dice Kelly King, audióloga y directora de programas de la División de Programas Científicos del Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD), “y casi la mitad de las personas mayores de 75 años tienen dificultades para oír”.

La solución es simple, ¿no es cierto? Usa audífonos. Desgraciadamente, “de los adultos de 70 años o más con pérdida auditiva que podrían beneficiarse de los audífonos, menos de uno de cada tres (30%) los ha usado alguna vez”, dice King, ya sea debido a su alto costo, al estigma de “verse viejo”, a la creencia de que son inefectivos o debido a acceso limitado a la atención médica.

Y eso es lamentable. Los audífonos no solo mejoran la audición, los estudios han indicado que pueden tener muchos otros beneficios importantes. Estas son cuatro maneras importantes en las que pueden mejorar tu salud.

spinner image Image Alt Attribute

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

1. Podrían ayudarte a vivir más tiempo

Un estudio publicado en enero del 2024 en la revista Lancet Healthy Longevity encontró que los adultos en Estados Unidos que tienen pérdida auditiva y usan regularmente audífonos tienen un riesgo significativamente menor de morir (en inglés) que aquellos que nunca los usan. 

El estudio de la Universidad del Sur de California (USC) analizó información sobre la salud de casi 10,000 participantes en una encuesta sobre la salud realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) durante el transcurso de 13 años. 

Los investigadores encontraron un riesgo un 24% menor de muerte temprana entre los usuarios habituales de audífonos en comparación con quienes nunca los habían usado. No halló ninguna diferencia en las tasas de mortalidad entre los usuarios de audífonos ocasionales y aquellos que no usaban audífonos.

“El riesgo de muerte fue mayor entre quienes nunca habían usado audífonos que entre los usuarios habituales de estos dispositivos”, dice la Dra. Janet Choi, otorrinolaringóloga de Keck Medicine de USC y autora principal del estudio. “Las diferencias fueron significativas, incluso después de tener en cuenta factores relevantes como la edad, la gravedad de la pérdida auditiva, el nivel socioeconómico y otros trastornos”. 

Aunque Choi señala que es necesario investigar más para entender la causa y el efecto, ella les dice a sus pacientes que hay un beneficio real en el tratamiento de la pérdida auditiva.  

“Recomiendo a cualquier persona que tenga dificultades auditivas que se haga una prueba de audición y determine el tipo y la gravedad de su pérdida auditiva”, señala. “Quizás te sorprenda la variedad de opciones disponibles de dispositivos para ayudar con la pérdida de audición que pueden mejorar la comunicación diaria y la calidad de vida”.

“Sabemos por otros estudios que los pacientes que sufren aislamiento social, soledad y depresión tienen un mayor riesgo de mortalidad, y que los audífonos reducen la soledad, el aislamiento social y la depresión”.

— Dr. Amit Shah

El Dr. Amit Shah, geriatra de Mayo Clinic en Phoenix, dice que fue un estudio de calidad. “Sabemos por otros estudios que los pacientes que enfrentan aislamiento social, soledad y depresión tienen un mayor riesgo de mortalidad, y que los audífonos reducen la soledad, el aislamiento social y la depresión”. Y añade que quienes tienen una mayor interacción social también tienen más probabilidades de mantenerse físicamente activos, lo que a su vez los hace más propensos a vivir más tiempo. 

“No significa que colocarte un dispositivo en el oído aumente mágicamente tu expectativa de vida; se debe a lo que sucede como resultado de usar ese dispositivo”, dice Shah.

2. Reducen el riesgo de caídas

La longevidad es importante, pero también lo es la calidad de vida. “Nadie quiere morir prematuramente”, dice Shah, “pero la calidad de vida es más importante que la longevidad para muchos de mis pacientes mayores. Y lo que más temen es caerse y romperse la cadera”.

Las caídas son un asunto serio: según los CDC, uno de cada cuatro adultos de 65 años o más reporta haberse caído cada año, y las caídas son la causa principal de lesiones fatales y no fatales en personas de ese grupo de edad.

“Las caídas son el riesgo de seguridad relacionado con la audición más común y costoso para los adultos mayores”, dice King, y agrega que existe un vínculo claro entre la pérdida auditiva y las caídas, y el riesgo de caídas es mayor cuanto peor sea la audición de una persona. 

Pero las investigaciones han revelado que los audífonos pueden ayudar a prevenir las caídas. Un estudio reciente en Journal of the American Geriatric Society encontró que los adultos de 60 años o más que tienen pérdida auditiva en ambos oídos y no usan audífonos tienen 2.4 veces más probabilidades de caerse (en inglés) que los que usan audífonos. La protección fue mayor entre quienes informaron usar audífonos regularmente, lo que significa que los usan todos los días durante al menos cuatro horas.

“La investigación que realicé antes de empezar el estudio mostró un mayor riesgo de caídas y una mayor tasa de caídas entre las personas con pérdida auditiva. Sin embargo, muchos de esos estudios no preguntaron sobre el uso de audífonos, por lo que la pregunta central de la investigación debería ser: si ayudamos a esas personas a recuperar información auditiva con el uso de audífonos, ¿podemos reducir el riesgo potencial de caídas?”. Dice Laura Campos, audióloga clínica en la Clínica de Audición y Equilibrio de UCHealth y autora principal del estudio.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Al examinar a una población de alrededor de 300 personas (y teniendo en cuenta factores como la edad, el sexo, el deterioro cognitivo y los medicamentos que pueden causar mareos), la investigación de Campos descubrió que quienes usaban audífonos redujeron el riesgo de caídas a la mitad. ¿Por qué los audífonos marcan una diferencia? 

Campos dice que en la actualidad hay tres hipótesis principales. Primero, es posible que quienes tienen pérdida auditiva también padezcan disfunción vestibular en la parte del oído interno que afecta el equilibrio. Segundo, si los audífonos reducen el esfuerzo mental necesario en un momento dado, esa persona tiene más capacidad para mantener el equilibrio. O tercero, nuestra capacidad de orientación espacial depende de nuestra audición, al igual que los murciélagos usan la ecolocalización para volar. “La idea es que los audífonos nos permiten recuperar las señales auditivas, para que podamos orientarnos en el espacio”. 

3. Podrían ayudar a evitar la demencia

Un estudio extenso de la Universidad del Sur de Dinamarca publicado en enero del 2024 encontró un vínculo entre la pérdida auditiva y la aparición de la demencia (en inglés). El estudio, que contó con más de 573,000 participantes, halló que las personas con pérdida auditiva tienen un riesgo hasta un 13% mayor de desarrollar demencia que las personas con audición normal. Además, encontró que el riesgo de desarrollar demencia era un 20% mayor para las personas que no usaban audífonos, en comparación con las personas con audición normal, lo que sugiere que usar audífonos puede retrasar o incluso detener la aparición de la demencia. 

El estudio, que analizó a personas mayores de 50 años entre el 2003 y el 2017, fue el más extenso de su tipo. La investigación más reciente se basa en estudios anteriores que también hallaron que los audífonos podrían ayudar a retrasar la demencia. 

Un estudio reciente, financiado por los Institutos Nacionales de la Salud y encabezado por el Dr. Frank Lin de la Universidad Johns Hopkins, investigó a casi 1,000 personas de 70 a 84 años que tenían una pérdida auditiva significativa. Los participantes del estudio fueron asignados al azar a dos grupos: el primer grupo recibió audífonos y se les enseñó a usarlos; el segundo grupo —el grupo de control— fue inscrito en un programa educativo sobre la salud. 

Como era de esperar, el estudio encontró que quienes usaron audífonos reportaron un aumento sustancial en su capacidad de comunicación (en inglés), según los resultados publicados en el 2023 en The Lancet.

Cuando los investigadores analizaron a los 1,000 participantes durante el período de tres años, no advirtieron que los audífonos marcaran una diferencia en su memoria o sus aptitudes de pensamiento. Sin embargo, cuando estudiaron a un grupo con mayor riesgo de demencia, descubrieron que los audífonos redujeron su riesgo de deterioro cognitivo casi a la mitad. 

Un estudio separado de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins publicado en el 2023 en el Journal of the American Medical Association analizó a más de 2,400 adultos mayores, la mitad de ellos mayores de 80 años. El estudio reveló que la prevalencia de la demencia era un 61% mayor entre las personas con pérdida auditiva moderada o grave que entre las personas con audición normal, y el uso de audífonos estuvo relacionado con una prevalencia un 32% menor de demencia en las personas con pérdida auditiva moderada o grave. 

“La audición es complicada”, afirma Shah. “Existen teorías que afirman que si los oídos dejan de percibir sonidos, del mismo modo que cualquier músculo que no usas, el cerebro se atrofiará [encogerá] o dejará de escuchar. Las personas con trastornos de la audición en realidad tienen atrofia cerebral”, y existe un vínculo entre un menor volumen cerebral total y la pérdida auditiva. 

4. Pueden ayudar a aliviar la depresión, el aislamiento social y la ansiedad

“Cuando consideramos los efectos de la pérdida auditiva, una de las consecuencias más obvias es el impacto en el estado de ánimo, el aislamiento y la depresión”, dice el Dr. Ronan Factora, geriatra del Centro de Medicina Geriátrica de Cleveland Clinic. “Si no puedes escuchar conversaciones a tu alrededor, tendrás la tendencia de evitar esas actividades. … Los audífonos pueden ayudar a revertir ese aislamiento y soledad”.

La investigación apoya el vínculo: un análisis de 20 estudios de más de 675,000 personas encontró que quienes sufren pérdida auditiva también tienen más probabilidades de sufrir depresión y ansiedad (en inglés) que quienes no la tienen. 

Otro estudio publicado en el 2023 en International Journal of Geriatric Psychiatry, que analizó datos del estudio brasileño longitudinal sobre el envejecimiento (Brazilian Longitudinal Study of Aging) también encontró que las personas con pérdida de audición tenían más probabilidades de desarrollar síntomas de depresión. El estudio también reveló que los audífonos parecían reducir el riesgo de depresión.

“Observamos un efecto protector en los aspectos de aislamiento social y soledad; es decir, durante los tres años notamos que quienes recibieron audífonos experimentaron un menor deterioro de su vida social y fueron menos propensos a reportar sentimientos de soledad. Y este es un descubrimiento importante”, dice Nicholas Reed, audiólogo y epidemiólogo de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins.

El Dr. Shah de Mayo Clinic lo describe como una relación bidireccional. 

“Si estás deprimido, es más probable que sufras pérdida auditiva, y si tienes pérdida auditiva, es más probable que te deprimas”, dice Shah. “Así que si uno de mis pacientes está deprimido o ansioso, debo evaluar su audición porque podría ayudar a eliminar su depresión o ansiedad independientemente de la causa. El estándar de atención durante la visita anual de bienestar de Medicare incluye preguntarles a todas las personas mayores de 65 años sobre la pérdida auditiva. Los beneficios son muy importantes: te permite prosperar y participar plenamente en el mundo que te rodea, en tu trabajo, en el voluntariado y en las actividades familiares".

Video: ¿Qué tan económicos son los audífonos de venta libre?

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?