Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Últimas actualizaciones sobre el coronavirus

Más del 95% de las personas fallecidas a consecuencia de la COVID-19 tenían 50 años o más.

Últimos detalles

In English

  • La FDA y los CDC recomiendan dejar de administrar la vacuna de J&J. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) emitieron una declaración conjunta el 13 de abril en la que recomiendan detener el uso de la vacuna contra la COVID-19 de Johnson & Johnson "para extremar precauciones" mientras las agencias investigan los seis casos de un tipo de coágulos de sangre graves, aunque poco comunes, en combinación con niveles bajos de plaquetas, que se han presentado en mujeres en Estados Unidos. Al 12 de abril, más de 6.8 millones de dosis de la vacuna de J&J se habían administrado, por lo que estos incidentes "parecen ser muy poco comunes", según la declaración. Las seis mujeres que experimentaron los coágulos de sangre tienen entre 18 y 48 años, y los coágulos ocurrieron entre seis y trece días después de recibir la vacuna de J&J. En la declaración se exhorta a las personas que han recibido la vacuna de J&J y hayan experimentado dolor de cabeza intenso, dolor abdominal, dolor en las piernas o dificultad para respirar dentro de las tres semanas después de su vacuna a que se pongan en contacto con su proveedor médico. La vacuna de J&J se fabricó mediante una tecnología diferente a la de las vacunas de Pfizer-BioNTech y de Moderna, y las agencias federales no recomiendan dejar de administrar estos dos últimos productos. El 14 de abril, un comité asesor de los CDC votó a favor de prolongar la interrupción del uso de la vacuna hasta que haya más información. 
  • Mantener vacíos los asientos del medio en los aviones puede reducir la exposición a la COVID-19. Un nuevo informe de los CDC basado en un modelo de laboratorio determinó que al dejarse vacíos los asientos del medio en un avión, el riesgo de exposición a las partículas del coronavirus se redujo entre un 23 y un 57%, en comparación con un avión con la máxima capacidad de pasajeros. Sin embargo, todavía no se sabe si el espacio extra puede disminuir la transmisión del virus y la infección. "Según un modelo basado en datos, las medidas de distanciamiento social, como mantener vacíos los asientos del medio, podrían reducir la exposición al SARS-CoV-2 en los aviones", escriben los autores. Las pautas actuales de los CDC recomiendan posponer los viajes hasta estar completamente vacunado. 
  • La farmacéutica Regeneron solicitará la ampliación de la autorización del tratamiento de anticuerpos. Un ensayo de fase 3 del cóctel de anticuerpos monoclonales REGEN-COV, de la empresa Regeneron, halló que el fármaco tiene ciertos beneficios preventivos. El medicamento redujo en forma significativa el riesgo de infección por COVID-19 en individuos que viven con personas infectadas, informó la empresa el 12 de abril. En aquellas personas que se contagiaron y presentaron síntomas, se halló que el fármaco, administrado como inyección, acortó la duración de la enfermedad. "Estos datos sugieren que REGEN-COV puede complementar las amplias estrategias de vacunación, particularmente para quienes tienen un alto riesgo de infección. Notablemente, hasta el momento REGEN-COV ha demostrado in vitro que retiene su potencia contra las preocupantes variantes de COVID-19 emergentes", dijo el Dr. Myron Cohen, quien dirige los trabajos de anticuerpos monoclonales para la Red de Prevención de COVID (CoVPN, patrocinada por los Institutos Nacionales de la Salud) y es director del Instituto de Enfermedades Infecciosas y Salud Global de University of North Carolina en Chapel Hill. Regeneron dice que planea presentar la información a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) a fin de ampliar su autorización para que incluya la prevención de la COVID-19 "en las poblaciones apropiadas". 
  • Dos nuevos informes de los CDC destacan disparidades raciales y étnicas durante la pandemia. En todas las regiones del país, la proporción de pacientes hospitalizados por COVID-19 fue mayor entre la población hispana y latina, indica un nuevo informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Un segundo estudio publicado por los CDC halló que las personas hispanas, indoamericanas y nativas de Alaska tuvieron 1.7 veces más probabilidad de buscar atención médica por COVID-19 en salas de emergencias entre octubre y diciembre del 2020 en comparación con las personas blancas. La probabilidad de las personas negras fue 1.4 veces mayor. “La pandemia de COVID-19 y su impacto desproporcionado en las comunidades de color es solo el ejemplo más reciente y visible de desigualdades en el cuidado médico que amenazan la salud de nuestro país”, dijo Rochelle Walensky, directora de los CDC, en una rueda de prensa el 12 de abril. Agregó que "debemos reconocer las disparidades existentes y comprometernos a una distribución equitativa de las vacunas, especialmente en esas comunidades que se han visto más duramente afectadas por el virus". 
  • Las infecciones y las hospitalizaciones están aumentando de nuevo. Estados Unidos está registrando un promedio de más de 66,000 casos nuevos de coronavirus por día, un aumento de aproximadamente el 3% con respecto al anterior promedio de siete días, dijo Walensky, de los CDC, en una rueda de prensa el 12 de abril. Las hospitalizaciones también han aumentado un 7% frente al período de siete días anterior. Sin embargo, las muertes por COVID-19 han disminuido, confirmó Walensky. 
  • Los CDC declaran que el racismo es una amenaza grave para la salud pública. El 9 de abril, los CDC declararon que el racismo es una amenaza grave para la salud pública y destacaron el impacto desproporcionado y devastador que la pandemia ha tenido en las comunidades de color. "Pero las disparidades que hemos visto durante el año pasado no fueron resultado de la COVID-19. En vez, la pandemia resaltó las desigualdades que han existido durante generaciones y reveló ante todo el país una epidemia conocida, pero a menudo ignorada, que impacta la salud pública: el racismo", declaró la directora de los CDC Rochelle Walensky. "Lo que sabemos es esto: el racismo es una amenaza grave para la salud pública que afecta en forma directa el bienestar de millones de personas en Estados Unidos. Como resultado, afecta la salud de todo nuestro país. El racismo no es solo la discriminación contra un grupo en base al color de su piel, raza u origen étnico, sino las barreras estructurales que impactan a los grupos raciales y étnicos de manera diferente e influyen dónde las personas viven y trabajan, dónde sus hijos juegan, dónde se reúnen en comunidad y cuáles son sus lugares de culto. Estos determinantes sociales de la salud tienen efectos negativos de por vida sobre la salud mental y física de las personas de comunidades de color". Los CDC se comprometieron a continuar estudiando el impacto de los determinantes sociales sobre la salud y a invertir en comunidades que han sido afectadas de forma desproporcionada, entre otros esfuerzos. 
  • Variantes del coronavirus se propagan en EE.UU. La variante altamente contagiosa B.1.1.7, identificada por primera vez en el Reino Unido, es ahora el linaje más común que circula en el país, dijeron los funcionarios federales de salud el 7 de abril. Hasta la fecha, 16,275 casos de coronavirus en Estados Unidos han sido causados por la variante B.1.1.7. 
  • La COVID-19 está vinculada a un mayor riesgo de trastornos neurológicos y psiquiátricos. Un nuevo estudio a gran escala publicado en Lancet Psychiatry halló que 1 de cada 3 sobrevivientes de COVID-19 experimentaron una enfermedad psiquiátrica o neurológica seis meses después de haber sido diagnosticados con una infección de coronavirus. La ansiedad y los trastornos del estado de ánimo se encontraron entre las enfermedades más comunes registradas, y los pacientes con COVID-19 grave tuvieron el mayor riesgo de padecer un trastorno psiquiátrico o neurológico. "Los servicios deben ser configurados y financiados para poder lidiar con esta necesidad anticipada", escriben los autores del estudio. El Consejo Mundial sobre la Salud Cerebral (GCBH, Global Council on Brain Health) de AARP ofrece más información sobre la COVID-19 y la salud cerebral 
  • Los criterios de vacunación se ampliarán completamente para el 19 de abril. Todos los adultos en Estados Unidos deberían cumplir los requisitos de vacunación contra la COVID-19 para el 19 de abril, dijo el presidente Joe Biden el 6 de abril en la Casa Los criterios de vacunación se ampliarán completamente para el 19 de abril. Todos los adultos del país —no solo quienes tienen prioridad en base a su riesgo— deberían reunir los requisitos de vacunación contra la COVID-19 para el 19 de abril, dijo el presidente Joseph Biden el 6 de abril en la Casa Blanca. La nueva orden del presidente Biden a los estados es una actualización de su orden previa, que indicaba que todos los adultos del país se podrían vacunar para el 1.º de mayo. Biden atribuyó la capacidad de adelantar dos semanas la fecha en la que se ampliarán los criterios a recibir suficientes suministros de vacunas, crear más lugares de vacunación y conseguir a más personas que administren las vacunas. La Administración ya había anunciado que para el 19 de abril, el 90% de todas las personas del país vivirían dentro de cinco millas de un sitio de vacunación y 40,000 farmacias proveerían vacunas. 
  • Los CDC actualizan las pautas sobre la limpieza de superficies. Limpiar las superficies con agua o detergente es suficiente para prevenir la propagación del coronavirus en la mayoría de las situaciones, según nuevas pautas emitidas el 5 de abril por los CDC. "La desinfección solo se recomienda en entornos cerrados, escuelas y hogares donde ha habido un caso sospechado o confirmado de COVID-19 dentro de las últimas 24 horas", dijo la directora de los CDC Rochelle Walensky. Las personas pueden infectarse a través de superficies contaminadas, indicó Walensky, pero el riesgo es bajo. Tampoco se recomiendan la vaporización, la fumigación y la pulverización electrostática, las cuales en realidad suponen riesgos de seguridad, informó.
  • La FDA autoriza más pruebas rápidas de COVID-19 para hacer en casa. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) autorizó el 31 de marzo dos pruebas adicionales de COVID-19 para hacer en casa, que los consumidores pueden comprar sin necesidad de una receta y usar incluso si no tienen síntomas. Las pruebas —BinaxNow, de Abbott, y QuickVue, de Quidel— vienen en paquetes de dos y están diseñadas para administrarse en dos ocasiones a lo largo de tres días. El realizar una segunda prueba ayuda a reducir la probabilidad de un resultado incorrecto. Si bien la vacunación contra la COVID-19 ha comenzado, los expertos en salud pública sostienen que las pruebas para hacer en casa son una herramienta importante para ayudar a frenar el virus durante los próximos meses hasta que la mayoría de las personas del país tengan la oportunidad de vacunarse. La prueba de Abbott ya se usa ampliamente por proveedores de cuidado médico; la empresa dijo el miércoles que empezará a enviar la prueba a los minoristas principales "en las próximas semanas".  
  • La COVID-19 fue la tercera causa principal de muertes. El 31 de marzo, los CDC publicaron un informe que indica que el coronavirus fue la tercera causa principal subyacente de muertes en Estados Unidos en el 2020, después del cáncer y la enfermedad cardíaca. Alrededor de 3.4 millones de muertes ocurrieron en el país el año pasado, y la tasa de mortalidad aumento casi un 16% frente al 2019, según el informe. Las muertes por COVID-19 representaron aproximadamente el 11% de las muertes en EE.UU. en el 2020.

Lo que necesitas saber sobre el coronavirus.

Nota: Haz clic en el botón de “CC” y selecciona el idioma español.



¿Los adultos mayores tienen un mayor riesgo de contraer una enfermedad?  

Los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas subyacentes tienen más probabilidades que las personas más jóvenes y saludables de experimentar complicaciones severas a causa de la COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus. No hay una edad específica en la que el riesgo aumenta. Por el contrario, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dicen que "el riesgo aumenta en forma constante con la edad", y el mayor riesgo de enfermar gravemente corresponde a las personas de 85 años o más. El 95% de las muertes a causa de la COVID-19 en EE.UU. han sido de personas de 50 años o más

Parte de la razón por la que el riesgo aumenta con la edad es que las personas son más propensas a tener otros problemas de salud con el paso de los años, y las enfermedades subyacentes son un impulsor importante de complicaciones a causa de la COVID-19. Un informe de los CDC publicado en junio halló que las hospitalizaciones de personas con COVID-19 fueron seis veces más numerosas entre pacientes con problemas de salud crónicos en comparación con personas sanas, y las muertes entre el primer grupo fueron doce veces más elevadas.

Según los CDC, las personas con los siguientes trastornos tienen un mayor riesgo de enfermar gravemente a causa de la COVID-19:

  • Cáncer
  • Enfermedad renal crónica
  • Enfermedades pulmonares crónicas, incluidos la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), asma (moderada a grave), enfermedad pulmonar intersticial, fibrosis quística e hipertensión pulmonar
  • Demencia u otros trastornos neurológicos
  • Diabetes (tipo 1 o tipo 2)
  • Síndrome de Down
  • Trastornos cardíacos (como insuficiencia cardíaca, enfermedad arterial coronaria, cardiomiopatías o hipertensión)
  • Infección del VIH
  • Un estado inmunodeprimido (sistema inmunitario debilitado)
  • Enfermedad hepática
  • Sobrepeso y obesidad (definido como un índice de masa corporal de 25 o más)
  • Embarazo
  • Enfermedad de células falciformes o talasemia
  • Fumar, en el pasado o en la actualidad
  • Trasplante de un órgano sólido o de células madre sanguíneas (incluidos los trasplantes de médula ósea)
  • Derrame cerebral o enfermedad cerebrovascular, que afecta el flujo sanguíneo al cerebro
  • Trastorno por consumo de sustancias (como alcohol, opioides o cocaína)

Infórmate sobre la COVID-19

Vacunas, tratamientos, fraudes y más.

¿Qué pueden hacer los adultos mayores para reducir el riesgo? 

Vacúnate

La FDA ha emitido una autorización de uso de emergencia para tres vacunas contra la COVID-19 elaboradas por Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson (J&J). Las tres vacunas son inocuas y eficaces para prevenir enfermedades graves, según los estudios.

Los CDC recomiendan que, aún después de recibir la vacuna, continúes tomando medidas de precaución, como usar mascarillas, evitar las multitudes, mantenerte al menos a 6 pies de distancia de los demás y lavarte las manos con frecuencia.  

Evitar las multitudes y el contacto cercano con los demás

Si no has recibido la vacuna, la mejor manera de no contraer una infección de coronavirus es evitar la exposición al virus. Limita lo más posible las interacciones con personas que no viven en tu hogar, mantén una distancia de al menos 6 pies de otras personas, lávate las manos con agua y jabón frecuentemente (o usa un desinfectante de manos a base de alcohol si no hay agua y jabón disponible).

Usar mascarilla

Los CDC recomiendan el uso de mascarillas en espacios cerrados (con excepción de tu hogar, siempre que no haya una persona infectada con el virus) y al aire libre cuando no se pueda mantener el distanciamiento físico de 6 pies de otras personas. Las mascarillas ayudan a proteger a los usuarios contra infecciones de coronavirus, además de ayudar a proteger a los demás de ser infectados por quienes llevan una puesta.

Usar una mascarilla quirúrgica por debajo de una mascarilla de tela mejora en forma significativa la protección contra el coronavirus al crear un calce más ajustado sobre el rostro, según los resultados de un estudio de los CDC publicado el 10 de febrero. El estudio reveló que cuando se usa una mascarilla de tela sobre una mascarilla quirúrgica, se bloquean el 92.5% de las partículas generadas por una tos, en comparación con solo aproximadamente el 42% cuando se usa una sola mascarilla (ya sea quirúrgica o de tela). 

El estudio de los CDC también halló que la eficacia de las mascarillas quirúrgicas se puede mejorar atando las tiras del lazo de la oreja en el punto en que se unen a la mascarilla, y doblando hacia adentro y aplastando el borde de la mascarilla. Los investigadores dijeron que los resultados demuestran la importancia de asegurar que la mascarilla se ajuste bien, sin huecos ni espacios alrededor de los bordes.

¿Y los viajes? 

Antes de hacer planes de viaje, verifica todas las reglas que se aplican a tu lugar de destino y al medio de transporte. Varios países y estados tienen restricciones de viaje o normas que pueden afectar tu viaje. Lo mismo ocurre con las aerolíneas. AARP tiene una lista de restricciones relacionadas con el coronavirus y una guía de los reglamentos de cuarentena para viajeros según cada estado.

Los CDC dicen que los viajeros vacunados y los no vacunados aún deben seguir estas recomendaciones para viajar de forma segura:

  • Usa una mascarilla que cubra la nariz y la boca. Se requiere el uso de mascarilla en aviones, autobuses, trenes y otros tipos de transporte público, y en centros de transporte en EE.UU. (como aeropuertos y estaciones).
  • Mantente a 6 pies de los demás y evita las multitudes
  • Lávate las manos con frecuencia o usa desinfectante de manos

Pautas de viaje para las personas completamente vacunadas. Los CDC dicen que las personas que están completamente vacunadas pueden viajar "con poco riesgo para ellas", pero de todas formas deben usar mascarilla, evitar las multitudes, mantener el distanciamiento social y lavarse las manos con frecuencia. Ellas pueden salir del país sin hacerse una prueba de COVID-19 a menos que su lugar de destino exija la prueba, y no tienen que hacer cuarentena al retornar a Estados Unidos a menos que así lo exija una jurisdicción local. 

No obstante, todavía se requiere que las personas vacunadas tengan resultado negativo en una prueba de COVID-19 antes de abordar un vuelo internacional con destino a Estados Unidos, dijeron los CDC, y deberán hacerse otra prueba entre tres y cinco días después de su retorno. Las personas están completamente vacunadas dos semanas después de la segunda dosis de las vacunas contra la COVID-19 que requieren dos dosis, o dos semanas después de recibir la vacuna de Johnson & Johnson, de dosis única. 

Pautas de viaje para las personas no vacunadas. Los CDC recomiendan posponer los viajes hasta que estés completamente vacunado, ya que viajar aumenta tus probabilidades de contraer y propagar la COVID-19. 

Una prueba de detección puede ayudarte a viajar de manera más segura, dicen los CDC. Los CDC recomiendan que te hagas una prueba viral de uno a tres días antes de tu viaje. Lleva una copia de los resultados de tu prueba durante el viaje; es probable que te la pidan.

Si viajas al extranjero, antes de abordar un vuelo para regresar a EE.UU., necesitas presentar un resultado negativo de una prueba viral de COVID-19 no más de tres días antes de viajar, o presentar documentación de que te recuperaste de la COVID-19 en los últimos tres meses.

Después de viajar, hazte una prueba viral de tres a cinco días después de tu viaje, y permanece en tu hogar y autoaíslate por siete días completos después del viaje, dicen los CDC, incluso si tu prueba es negativa. Si no te haces la prueba, quédate en casa y autoaíslate por 10 días después del viaje. 

AARP tiene información sobre advertencias de viaje específicas, cargos por cambio de las aerolíneas y más sobre cómo mantenerte seguro cuando viajas.

¿Cómo se está propagando el coronavirus?

Se piensa que el coronavirus se propaga principalmente entre personas que están en contacto cercano entre sí, por medio de gotitas respiratorias que se producen cuando una persona infectada tose, estornuda o habla, según los CDC. Esas gotitas pueden caer en la boca o nariz de las personas que se encuentran cerca o pueden inhalarse en los pulmones. La transmisión de aerosol (partículas diminutas exhaladas que pueden permanecer en espacios interiores durante largos períodos de tiempo y ser transmitidos a distancias mayores de 6 pies) también puede desempeñar un papel en la propagación del virus, lo que reafirma la importancia de utilizar mascarilla, según los expertos.

De acuerdo con los CDC, "el virus se puede propagar de otras maneras", incluso al tocar una superficie o un objeto contaminado y luego tocarse la boca, la nariz o los ojos. Sin embargo, esa no parece ser la forma principal de propagación. Limpiar las superficies con jabón o detergente es suficiente para prevenir la propagación del coronavirus en la mayoría de los casos; es posible que "no sea necesario desinfectar a menos que alguien en el hogar esté enfermo o alguien que haya dado resultado positivo a una prueba de COVID-19 haya estado en tu hogar en las últimas 24 horas", dicen los CDC. 

Finalmente, es importante mencionar que las personas propagan la COVID-19 antes de presentar síntomas (personas presintomáticas) o incluso si nunca presentan síntomas (personas asintomáticas). Un estudio publicado el 7 de enero en JAMA Network Open encontró que las personas asintomáticas representan alrededor del 59% de todas las transmisiones de COVID-19. El estudio subraya por qué es importante usar una mascarilla, practicar el distanciamiento social, evitar las multitudes y tomar otras precauciones, ya sea que se tengan síntomas o no.

¿Cuáles son los síntomas?

Las personas con COVID-19 han reportado una amplia variedad de síntomas que típicamente aparecen de dos a 14 días luego de la exposición al virus. Esta es la lista más reciente de los síntomas, según los CDC.

  • Fiebre o escalofríos
  • Tos
  • Falta de aire o dificultad para respirar
  • Fatiga
  • Dolor corporal o muscular
  • Dolor de cabeza
  • Nueva pérdida del sentido del gusto o del olfato
  • Dolor de garganta
  • Congestión o secreción nasal
  • Náuseas o vómitos
  • Diarrea

Los CDC reconocen que esta lista no es exhaustiva; las erupciones o lesiones en la piel también pueden ser una señal del virus.

Los expertos en salud les solicitan a aquellas personas con síntomas que llamen a su proveedor de cuidados de salud o a su departamento de salud local para instrucciones sobre qué hacer antes de acudir a un centro y transmitir gérmenes a otras personas. Quienes se sienten enfermos y no están seguros de sus síntomas pueden también verificar la guía interactiva de los CDC (en inglés), que ofrece consejos sobre la atención médica adecuada.  

Sin embargo, si presentas señales de advertencia de emergencia: dolor o presión en el pecho, desorientación o confusión, color azulado en el rostro o los labios, dificultad para respirar o incapacidad para despertarte o permanecer despierto, busca atención médica de inmediato, advierten los funcionarios de salud. 

Los CDC también tienen consejos sobre qué hacer en caso de recibir un diagnóstico de COVID-19.

¿Cuál es el tratamiento para la COVID-19?

Los investigadores continúan estudiando posibles tratamientos eficaces para la COVID-19 y ha habido varios avances prometedores. Estas son algunas opciones de tratamientos:

Remdesivir: Remdesivir es el primer tratamiento contra la COVID-19 —y hasta ahora, el único— autorizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA). Las investigaciones muestran que puede ayudar a los pacientes hospitalizados con COVID-19 a recuperarse más rápidamente de la enfermedad.

Dexametasona y otros corticosteroides: El 2 de septiembre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó nuevas pautas que recomiendan enfáticamente el uso de la dexametasona (junto con otros corticosteroides comunes asequibles, como la hidrocortisona) para el tratamiento de pacientes "con casos graves y críticos de COVID-19". En los ensayos clínicos se encontró que los corticosteroides reducen el riesgo de muerte en los pacientes hospitalizados a raíz de la enfermedad.

Bamlanivimab y etesevimab: Este tratamiento, de la empresa farmacéutica Eli Lilly, combina dos fármacos de anticuerpos monoclonales. La combinación recibió la autorización de uso de emergencia de la FDA el 9 de febrero para el tratamiento de casos leves a moderados de COVID-19 en pacientes que presentan un alto riesgo de enfermar gravemente, incluidas las personas de 65 años o más y las que tienen enfermedades crónicas. El bamlanivimab por sí solo también ha sido autorizado como tratamiento. Los medicamentos no están aprobados para el tratamiento de pacientes hospitalizados o que necesitan oxígeno.

Casirivimab e imdevimab: Otro tratamiento con anticuerpos, el cóctel de anticuerpos monoclonales de Regeneron recibió la autorización para uso de emergencia el 21 de noviembre para el tratamiento de la COVID-19 leve a moderada en pacientes no hospitalizados que tienen un alto riesgo de enfermar de gravedad, incluidas las personas de 65 años o más y las que padecen enfermedades crónicas.

Plasma de convaleciente: El plasma sanguíneo de los pacientes que se han recuperado de una infección por coronavirus contiene anticuerpos que pueden acelerar la recuperación cuando se administra a pacientes hospitalizados con COVID-19. La FDA emitió una autorización para el uso de emergencia para el plasma convaleciente el 23 de agosto. Un nuevo estudio publicado el 6 de enero en la revista New England Journal of Medicine reveló que las infusiones de plasma en pacientes de 65 años o más con síntomas leves de COVID-19 en un lapso de pocos días a partir de la aparición de los síntomas redujo en forma significativa la necesidad de utilizar oxígeno.

¿Qué debes saber sobre las vacunas?

La FDA ha emitido autorizaciones de uso de emergencia para tres vacunas: de Pfizer-BioNTech, de Moderna y de Johnson & Johnson.

Las tres vacunas son seguras y eficaces para prevenir enfermedades graves, según los estudios, y las reacciones adversas han sido muy infrecuentes.

Las vacunas de Moderna y de Pfizer-BioNTech requieren dos dosis, administradas con intervalos de 21 días (Pfizer) o 28 días (Moderna). De no ser esto posible, los CDC han dicho que las dosis pueden espaciarse hasta por seis semanas.

La vacuna de Johnson & Johnson requiere solo una dosis.

Es posible que experimentes efectos secundarios temporales después de vacunarte; estos incluyen dolor en el brazo, dolor de cabeza, fatiga, dolor muscular o en las articulaciones, náuseas, fiebre o escalofríos. Estos son una señal de que la vacuna está surtiendo efecto.

Se te considera completamente vacunado dos semanas después de recibir la vacuna de Johnson & Johnson o después de la segunda inyección de las vacunas que requieren dos dosis.

Las poblaciones de alto riesgo —trabajadores de la salud, residentes en centros de cuidados a largo plazo, adultos de 65 años o más y personas con trastornos médicos que aumentan su riesgo de enfermar de gravedad a causa de la COVID-19— fueron de los primeros grupos aptos para la vacunación. Todos los adultos cumplirán los criterios de vacunación a partir del 19 de abril. 

Otras dos vacunas se encuentran en ensayos clínicos de fase 3 en el país. Un ensayo clínico de fase 3 es cuando los investigadores estudian la seguridad y eficacia de las candidatas a vacunas cuando se comparan con un placebo en una población amplia.

AARP tiene más información sobre cuándo las personas mayores en el país podrán recibir la vacuna, qué esperar cuando recibas la vacuna y guías de todos los estados para la distribución de las vacunas.

 

 

 

¿Puedo cuidar de un amigo enfermo?

Los funcionarios de la salud enfatizan que es importante cuidar de nuestros amigos y vecinos enfermos en la comunidad, y que hay una manera segura de hacerlo. Si llevas comida a un vecino, considera dejarla en la puerta.

Mantén tu distancia si cuidas de alguien que tiene COVID-19. Lávate las manos a menudo, limpia las superficies que reciben mucho contacto y recuérdale a la persona enferma que utilice una mascarilla. Se recomienda que quien proporciona los cuidados también use una mascarilla. De ser posible, ofrece ayuda para comprar alimentos y hacer mandados. 

Por último: debes estar atento a las señales de alerta de enfermedades severas. Llama al médico si el estado de la persona empeora, y busca atención médica inmediata si tiene problemas para respirar, dolor o presión en el pecho, signos nuevos de confusión, inhabilidad para despertarse o mantenerse despierto, o un color azulado en los labios o la cara. 

¿Qué debo saber sobre las variantes del coronavirus?

Los funcionarios de salud pública han detectado nuevas cepas de coronavirus que son más contagiosas, por lo que a los expertos les preocupa un posible aumento en los casos de COVID-19 precisamente cuando la administración de las vacunas están en proceso.

La primera cepa, conocida como B.1.1.7., se descubrió en el Reino Unido, pero ya circula en más de 45 países, incluido Estados Unidos. Según estudios, puede conllevar un mayor riesgo de muerte.

Los datos iniciales indican que es probable que las vacunas actuales contra la COVID-19 sean eficaces contra la variante británica.

Otras variantes que causan preocupación incluyen la que se identificó primero en Sudáfrica (B.1.351) y otra (P.1) que se descubrió en Brasil. Los CDC también están efectuando el seguimiento de dos variantes que se están propagando en California y la ciudad de Nueva York. 

Estudios preliminares indican que las vacunas actuales contra la COVID-19 podrían ser menos eficaces contra algunas de esas cepas, si bien ofrecerían igualmente cierta protección. 

Los fabricantes de las vacunas contra la COVID-19 ya anunciaron que están trabajando para modificar sus fármacos —y posiblemente crear dosis de refuerzo— para brindar una mayor protección contra las variantes.

¿Algunas personas tienen síntomas persistentes? 

Muchos sobrevivientes de COVID-19 luchan contra síntomas persistentes durante semanas o meses después de la infección. Tienen mareos, insomnio, confusión, taquicardia o una serie de otros efectos duraderos que les impiden reanudar su vida normal.

Un estudio publicado el 8 de enero en la revista The Lancet halló que más del 75% de los pacientes que habían sido hospitalizados con COVID-19 aún sufrían de al menos un síntoma seis meses después. El estudio reveló que la fatiga, la debilidad muscular y las dificultades para dormir eran los síntomas más comunes después de la enfermedad, pero los pacientes también señalaron sentir ansiedad, depresión, pérdida del gusto o el olfato, palpitaciones y pérdida del cabello. 

Los expertos recomiendan que los pacientes que tuvieron COVID-19 y tienen síntomas persistentes procuren la atención de un proveedor médico. Muchos hospitales del país han establecido clínicas especiales para sobrevivientes y ya han adquirido muchos conocimientos sobre las mejores formas en las que pueden ayudar. 

¿Qué debo saber sobre las pruebas?

Los CDC dicen que debes considerar hacerte una prueba de COVID-19 si:

  • Tienes síntomas de COVID-19.
  • Has estado en contacto cercano (a menos de 6 pies por un total de 15 minutos o más) con alguien que haya tenido un diagnóstico confirmado de COVID-19. (Las personas completamente vacunadas que no tienen síntomas de COVID-19 y las personas que han dado positivo a una prueba de COVID-19 en los últimos 3 meses no necesitan hacerse una prueba después de ser expuestas).
  • Has participado en actividades que te exponen a un mayor riesgo de COVID-19, como viajar, ir a reuniones sociales grandes o en masa, o estar en entornos cerrados concurridos
  • Tu proveedor de atención médica o el Departamento de Salud de tu estado o local te han pedido que te hagas la prueba.

Las pruebas de COVID-19 más precisas usan un método llamado reacción en cadena de la polimerasa, o PCR. Las pruebas PCR requieren que tu muestra se envíe a un laboratorio, por lo que el resultado puede tardar unos días. 

La FDA también otorgó una autorización de uso de emergencia para las pruebas rápidas que utilizan la tecnología de antígenos. Las pruebas de antígenos son más rápidas porque las muestras no necesitan enviarse a un laboratorio, pero los estudios muestran que son menos precisas, especialmente si eres asintomático. 

La FDA también aprobó cinco pruebas de COVID-19 para hacer en el hogar que arrojan resultados en tiempo real; entre ellas, una será de venta libre, sin necesidad de receta. Se espera que lleguen al mercado este año.  

Esta historia se actualizará periódicamente con nuevos desarrollos sobre el brote global. Consulta regularmente esta página.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.