Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Lo que debes saber sobre la presión arterial Skip to content
 

15 cosas que debes saber sobre la presión arterial

Cómo mantener niveles saludables.

Doctora toma la presión arterial a su paciente

CARY NORTON

La presión arterial "puede aumentar solo porque te la están midiendo, un fenómeno conocido como 'hipertensión de bata blanca'", afirma la Dra. Suzanne Oparil, profesora de medicina en University of Alabama.

In English | Cuando el Dr. Raymond R. Townsend estaba en la facultad de medicina en los años setenta, la fórmula para la presión arterial era simple. "A los médicos nos enseñaban que el nivel normal de presión arterial máxima era de 100 más la edad de la persona", explica Townsend, profesor de medicina en University of Pennsylvania. "Ahora sabemos que incluso niveles cercanos a eso, en especial a medida que envejecemos, son muy peligrosos". La investigación ha avanzado mucho, pero todavía hay controversia sobre los niveles óptimos, los mejores tratamientos y hasta la forma de medir la presión arterial. Sin embargo, no hay duda de que la presión arterial alta puede causar ataques al corazón, derrames cerebrales, problemas de la visión e incluso demencia. Estos son quince datos imprescindibles sobre la presión arterial alta que podrían salvarte la vida.

1. La hipertensión no es inevitable, pero la presión arterial aumenta a medida que envejecemos

A los 75 años, la Dra. Suzanne Oparil todavía tiene una presión arterial excelente. "Principalmente, es la suerte de los genes", dice Oparil, profesora de medicina en University of Alabama en Birmingham, cuya investigación ha tenido un papel clave en las pautas para la hipertensión. Al igual que Oparil, es posible que algunos de nosotros nunca suframos de presión arterial alta. Pero la mayoría de las personas ve un aumento en el número superior, la presión arterial sistólica, a partir de los 40 años. Alrededor del 7% de las personas de 18 a 39 años tienen hipertensión, que se define como presión arterial de 140/90 o más. Esa incidencia aumenta al 32% entre las personas de 40 a 59 años, y al 65% entre las personas de 60 años o más. Parte de la razón: las arterias tienden a endurecerse con la edad.

2. Incluso la presión arterial peligrosamente alta a menudo no presenta síntomas

Tu presión arterial puede estar por las nubes, y la única manera en que podrías saberlo es midiéndola. Sin embargo, obtener una lectura confiable puede ser difícil. Los niveles de la presión arterial pueden variar de 30 a 40 puntos durante el día, dice Oparil, y típicamente se reducen por la noche y suben por la mañana. "La presión hasta puede aumentar solo porque te la están midiendo, un fenómeno conocido como 'hipertensión de bata blanca'". La regla de oro para registrar la presión arterial es una prueba de 24 horas que mide la presión tres o cuatro veces por hora durante el día y cada 30 minutos durante la noche. Dado que el seguro normalmente no cubre la prueba, muchos médicos sugieren que compres tu propio monitor automático de presión arterial para la parte superior del brazo.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


3. El número superior es el que hay que vigilar cuando tienes más de 50 años

El número superior, la presión sistólica, mide la fuerza en el momento en que el corazón late y bombea sangre a todo el cuerpo. El número inferior, la presión diastólica, mide la presión entre latidos, cuando la sangre vuelve al corazón. "El número superior es el que importa, porque la presión arterial sistólica es la fuerza máxima que experimentan las arterias y los órganos vitales con cada latido del corazón", explica la Dra. Sheila Sahni, experta en enfermedades cardiovasculares del UCLA Medical Center. "Cuando la presión aumenta, puede dañar los riñones, los ojos, el cerebro, incluso el revestimiento de los vasos sanguíneos". El número inferior, la presión diastólica, típicamente alcanza su punto máximo alrededor de los 55 años y luego disminuye gradualmente.

4. Los expertos no se ponen de acuerdo en cuál es la presión arterial sistólica ideal

Los investigadores todavía debaten la presión arterial ideal para las personas de 50 años o más. Hasta hace poco, la mejor evidencia sugería que un objetivo razonable era tener la presión arterial sistólica por debajo de los 140 milímetros de mercurio, o menos de 150 para las personas de 60 años o más. Un informe de septiembre del 2015 del Systolic Blood Pressure Intervention Trial (SPRINT), un ensayo de intervención de la presión arterial sistólica, echó por tierra ese consejo. En el ensayo aleatorizado de más de 9,300 personas con alto riesgo de enfermedad cardiaca o que ya tenían enfermedad renal —de las cuales casi el 30% tenían 75 años o más—, los investigadores compararon a un grupo de voluntarios con presión arterial sistólica de 140 con otro grupo que redujo agresivamente la suya a 120. Las personas en el grupo de 120 fueron un tercio menos propensas a sufrir insuficiencia cardiaca, un ataque al corazón no fatal o un derrame cerebral durante el ensayo de cinco años.

5. La presión arterial óptima es diferente para cada persona

Las pautas oficiales son solo eso: una guía para médicos y pacientes. "Pero cada paciente es diferente", aclara Townsend, uno de los principales expertos en hipertensión del país. Para los pacientes con bajo riesgo cardiovascular, puede ser aceptable un objetivo sistólico más alto. Lo mismo puede ser cierto para algunos pacientes de alto riesgo que no pueden tolerar una terapia agresiva debido a los efectos secundarios. "Con una persona de 69 años que ya está tomando cuatro medicamentos para la presión arterial para llegar a 135, hay que pensar cuidadosamente si vale la pena agregar otro", aconseja Townsend. El mejor consejo es preguntarle a tu médico qué es lo mejor para ti.

Mujeres practicando Zumba

DAVID ARKY

Los cambios saludables en el estilo de vida, como hacer ejercicio y comer mejor, pueden mejorar la presión arterial tanto como una píldora.

6. Los cambios saludables en el estilo de vida pueden funcionar tan bien como una píldora

Reducir la sal y comer muchas frutas y verduras puede reducir la presión arterial alta en unos 5 puntos. Adelgazar también ayuda. Bajar 11 libras puede reducir tu presión arterial sistólica en más de 4 puntos, según muestran los estudios. En un análisis realizado en el 2016, investigadores suecos encontraron que la actividad física puede reducir la presión sistólica en un promedio de 11 puntos en personas con hipertensión. "Si tienes la presión arterial moderadamente elevada, los cambios saludables podrían significar que no necesitarás medicamentos", explica el Dr. Glenn M. Chertow, profesor de medicina en Stanford University en Palo Alto, California.

7. El café aumenta la presión arterial, pero no desesperes

Los investigadores saben desde hace tiempo que una taza de café aumenta la presión arterial. En un artículo del 2011 publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, los investigadores concluyeron que de 200 a 300 miligramos de cafeína (o dos o tres cafés de 8 onzas) aumentaron la presión arterial sistólica en un promedio de 8 puntos. El pico dura unas tres horas, pero no parece haber ningún efecto a largo plazo.

8. Respira hondo para reducir tu número

Se ha demostrado que con solo ralentizar la respiración a seis respiraciones en 30 segundos la presión arterial sistólica se reduce en unos 3 puntos, al menos temporalmente. Un dispositivo computarizado portátil llamado RESPeRATE y aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) utiliza tonos auditivos para guiarte en sesiones de respiración profunda.

Un salero cubierto por un tensiómetro

DAVID ARKY

Limitar el consumo de sal es importante para controlar la presión arterial.

9. Vigilar el consumo de sal se vuelve más importante a medida que envejecemos

Los alimentos salados pueden aumentar la presión arterial, pero las recomendaciones para reducir la sal han sido controversiales durante mucho tiempo. Una razón: no todas las personas son sensibles a la sal. Pero es posible que a medida que envejecemos consumamos más sal, porque el sentido del gusto va desapareciendo. Las pautas federales recomiendan menos de 1,500 mg de sodio al día para las personas de 50 años o más, mucho menos de los 3,400 mg que suele consumir una persona en Estados Unidos. La mayor parte de la sal está oculta en los alimentos procesados, así que debes revisar las etiquetas y elegir alimentos con bajo contenido de sodio. Cuando agregues sal, ten en cuenta que un cuarto de cucharadita contiene 575 mg de sodio.

10. Los ejercicios sencillos de agarre con las manos pueden ayudar

En un informe de referencia sobre la hipertensión publicado en el 2013 sobre distintas formas alternativas de reducir la presión arterial, los investigadores confirmaron que los ejercicios de agarre con las manos pueden reducir el nivel en cerca del 10%. Las pinzas de agarre, disponibles en internet o en una tienda local de artículos deportivos a bajo precio ($10 a $15), son eficaces. Aprieta la pinza durante dos minutos cada vez, durante un total de 12 a 15 minutos, tres veces por semana.

11. Los medicamentos nuevos no necesariamente son mejores que los antiguos

Los médicos suelen empezar a tratar la presión arterial alta con diuréticos, algunos de los medicamentos más antiguos para la hipertensión. Actúan eliminando el exceso de sodio y agua del cuerpo. Los medicamentos más nuevos llamados IECA (inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina) impiden que el cuerpo produzca una hormona que eleva la presión arterial. Los BRA (bloqueadores de los receptores de angiotensina II) bloquean la acción de la misma hormona. Las investigaciones indican que los medicamentos más nuevos pueden no ser más efectivos que los diuréticos, aunque a menudo tienen menos efectos secundarios.

Frasco de pastillas cubierto por un tensiómetro

DAVID ARKY

Algunas personas necesitan más de una píldora para controlar la presión arterial.

12. Para muchas personas, un solo medicamento para la presión arterial no es suficiente

Si tu presión arterial está moderadamente elevada, es posible que solo necesites una píldora para reducirla, pero muchas personas tienen que tomar varias. "Los medicamentos individuales para la presión arterial suelen reducir la presión arterial solo unos pocos puntos", afirma Chertow. "Y cuando se aumenta la dosis, hay un punto en el que los beneficios disminuyen. Así que, dependiendo del paciente, combinamos diferentes clases de medicamentos para lograr un efecto óptimo".

13. Los medicamentos de venta libre pueden elevar la presión arterial

"Muchos medicamentos para el resfriado contienen seudoefedrina, que se adhiere a los vasos sanguíneos y causa un aumento de la presión arterial", dice Sahni. Los AINE (antiinflamatorios no esteroides), como Aleve, Advil y Motrin, también pueden elevar la presión arterial de 3 a 6 puntos. Eso es suficiente para contribuir al riesgo cardiovascular si se toman con regularidad.

14. La presión arterial puede bajar demasiado

El peligro es mayor cuando una persona se pone de pie y la presión arterial no es lo suficientemente fuerte como para bombear sangre al cerebro, un fenómeno llamado hipotensión ortostática. Las personas mayores están particularmente en riesgo de caídas que pueden causar fracturas. Si estás tomando medicamentos y sientes mareos, habla con tu médico. Un cambio en tus medicamentos recetados podría ayudar.

15. Cumplir con el tratamiento es indispensable

La combinación de cambios en el estilo de vida y medicamentos suele ser suficiente para reducir los niveles de presión a valores que estén fuera de la zona de peligro. Pero una vez que alcanzas el objetivo, es esencial seguir tomando las pastillas y continuar con los hábitos saludables. "Muchas personas se vuelven perezosas para tomar medicamentos para la presión arterial. O dejan de tomarlos si creen que tienen efectos secundarios", dice Sahni. Si abandonas tus medicamentos, la presión arterial volverá a subir. Como la presión sistólica típicamente aumenta con la edad, también es importante que te midas la presión con frecuencia. La mayoría de las personas con hipertensión necesitan ajustar sus medicamentos periódicamente.

Esta historia se publicó originalmente en la edición de junio del 2016 de AARP Bulletin.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO