Skip to content
 

Hasta una "leve" presión arterial alta supone riesgo de demencia en el futuro

Dos nuevos estudios revelan que la presión arterial elevada en la mediana edad aumenta la probabilidad.

Doctor midiendo la presión de una mujer

Getty Images

Los doctores recomiendan tomarse seriamente la presión arterial, ya que puede causar problemas no solo del corazón.

In English |  Dos nuevos estudios publicados esta semana indican que la presión arterial alta en la mediana edad tiene impacto a largo plazo en la salud del cerebro.

El primer informe de la European Heart Journal publicado el 12 de junio dice que incluso la "leve" presión arterial alta (presión arterial sistólica de 130 mmHg) a los 50 años está relacionada con un riesgo de demencia considerablemente aumentado.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Son noticias sorprendentes porque muchos expertos médicos, como el National Institute for Health and Care Excellence del Reino Unido y la European Society of Cardiology, solo recomiendan medicamentos para la presión arterial cuando la presión arterial sistólica es de más de 140. La American Heart Association y el American College of Cardiology recientemente bajaron el umbral de la hipertensión de estadio 1 a 130.

Pero incluso 130 podría no ser suficiente. "Nuestros resultados demuestran que la presión arterial elevada (más de 130) a los 50 años aumenta el riesgo de demencia en el futuro", dice Archana Singh-Manoux del French National Institute of Health and Medical Research en París, una autora principal del nuevo estudio.

"Hay cierta evidencia de que la meta para las personas de mediana edad debería ser 120 o menos", dice James A. Hendrix, director de la Alzheimer's Association Global Science Initiatives. 

De las 8,639 personas en el estudio cuya presión arterial se midió en 1985 cuando tenían de 35 a 55 años y de nuevo en 1991, 1997 y 2003, 385 tenían demencia para el 2017. La edad media de aparición de demencia fue de 75 años. Las personas con presión arterial sistólica de 130 o más a los 50 años tenían un 45% más de probabilidades de desarrollar demencia que las personas con una presión arterial sistólica más baja a los 50. Incluso aquellos sin enfermedades del corazón o de los vasos sanguíneos (que desde hace tiempo se han asociado con presión arterial alta) mostraron un riesgo extremadamente aumentado de demencia.

El segundo estudio, publicado el 13 de junio en Cardiovascular Research, también dice que la presión arterial alta expone a las personas a un mayor riesgo de demencia, y por primera vez demuestra que una resonancia magnética (MRI) puede detectar muy pronto las huellas de daño neurológico causado por hipertensión antes de que aparezcan síntomas de la enfermedad. "Recibir un diagnóstico de presión arterial alta, digamos, a los 50 años, podría predecir riesgo de demencia a los 70 u 80", dice la neuropsiquiatra Constantine Lykestos de la Johns Hopkins University School of Medicine. "El mecanismo no está muy claro, pero probablemente sea porque una presión arterial moderadamente [...] elevada en la mediana edad erosiona lentamente los vasos sanguíneos del cerebro y afecta el suministro de sangre a los tejidos más profundos del cerebro a lo largo de los años".

Singh-Manoux dice, "la presión arterial alta daña los vasos sanguíneos pequeños y afecta las partes del cerebro responsables del pensamiento y la memoria".

Pero en el estudio de la European Heart Journal, las personas a quienes se les midió una presión arterial alta por primera vez a los 60 y 70 años no mostraron un aumento en el riesgo de demencia. "En edades avanzadas no hay una asociación fuerte entre la presión arterial alta y la demencia", menciona Singh-Manoux. Esto concuerda con un estudio del 2017 de Alzheimer's & DementiaThe Journal of the Alzheimer's Association, que halló que la presión arterial sistólica entre 140 y 159 realmente disminuía el riesgo de demencia para las personas más allá de la mediana edad. Las personas que desarrollaron presión arterial alta entre los 80 y 89 años eran un 42% menos propensos a tener demencia en sus 90 comparados con el grupo de presión arterial normal. Las personas que empezaron a tener hipertensión a los 90 años tenían un 63% de menos riesgo de demencia que las personas de la misma edad sin hipertensión. 

"La hipertensión entre los de edad muy avanzada no perjudica la salud mental", dijo Maria Corrada, investigadora principal del estudio del 2017 y profesora de epidemiología y neurología en la Irvine School of Medicine de University of California. "Es cuestión de crear suficiente presión para conseguir que la sangre oxigene al cerebro adecuadamente".

Dice Hendrix, "se puede tener presión un poco más alta al hacerse mayor. Si tienes presión arterial baja al envejecer, se te podría considerar frágil, lo que puede causar desmayos y caídas. A las personas mayores con presión arterial alta parece irles mejor en general.

La moraleja es que las personas de mediana edad verdaderamente tienen que vigilar su presión arterial", añade Hendrix, "y que no solo es por riesgo de cardiopatía, sino también por riesgo de demencia al envejecer. Es particularmente importante a los 40 y 50 años porque realmente nos ponemos a riesgo de demencia en el futuro. El cerebro empieza a cambiar 10 o 20 años antes de que empiecen los síntomas, así que es importante reconocerlo y empezar a hacer cambios de vida mucho antes de que aparezcan síntomas".

Para mejorar las probabilidades de una segunda mitad de tu vida más sana, considera seguir los cinco pequeños cambios de estilo de vida de AARP para ayudar a mantener a la demencia a raya (en inglés).

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.