Skip to content
 

¿Cuánto puedo retirar de mis ahorros jubilatorios?

Es complicado, pero este método puede evitar que te quedes sin dinero.

Un reloj despertador con timbres al lado de un reloj de arena y algunas monedas y billetes.

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English

El dilema más difícil e importante entre las personas jubiladas o a punto de jubilarse es “¿qué parte de mis ahorros puedo gastar cada año sin quedarme sin dinero?”. La empresa de investigación financiera Morningstar acaba de hacer una labor extraordinaria para responder esta pregunta. Una pista: no es igual para todos.

La investigación se publicó en The State of Retirement Income: Safe Withdrawal Rates (en inglés), a cargo de los expertos de Morningstar Christine Benz, Jeffrey Ptak y John Rekenthaler. 

Benz me dijo que la dificultad de esta cuestión radica en cuatro incógnitas cruciales:

  1. ¿Cuáles serán los rendimientos futuros del mercado para las acciones y los bonos?
  2. ¿Cuál será la tasa de inflación durante la jubilación?
  3. ¿Gastaremos más o menos a medida que envejecemos?
  4. ¿Cuánto tiempo viviremos y, por tanto, para cuánto tiempo necesitaremos ahorros?

Nadie conoce las respuestas de estas preguntas. Descubrí que las personas que se jubilan jóvenes suelen gastar más dinero que cuando trabajaban debido a que ahora tienen más tiempo para hacer cosas que cuestan dinero, como viajar. Además, si bien nadie sabe cuánto tiempo viviremos, lo cierto es que una persona de 90 años tendrá, en promedio, una expectativa de vida menor que la de una persona de 60 años. Esto significa que la persona de 90 años puede gastar un mayor porcentaje de sus ahorros que la persona de 60 años. 

Hay un par de puntos críticos que debemos comprender. El primero es que para calcular la suma que podemos gastar, es necesario tener en cuenta la inflación. Si tenemos una inflación media anual del 2.21% (hipótesis utilizada por Morningstar), lo que hoy cuesta $100 costará aproximadamente $155 dentro de 20 años. El segundo punto es que, aunque las acciones producirán, en promedio, un mayor rendimiento que los bonos, las acciones también son más riesgosas que los bonos.  

Morningstar utilizó el método de simulación de Monte Carlo de rendimiento de acciones y bonos para calcular un índice de gasto sin riesgo mediante la proyección de miles de posibles hipótesis de rendimiento del mercado. Un índice de retiro de fondos que suponga un 50% de probabilidades de quedarse sin dinero sería demasiado arriesgado; sería como lanzar una moneda al aire. En cambio, Morningstar procuró hallar un índice de efectividad del 90%, lo que significa que el fondo de ahorro se agota antes de tu fallecimiento solo el 10% de las ocasiones.

Los resultados

Estos son los resultados de Morningstar. Vamos a ver en qué consisten.

Índice inicial de retiro anual seguro 

en función de la asignación de activos de acciones y el horizonte temporal

% de ahorro en acciones 10 años 20 años 30 años 40 años

100

8.3%

4.3%

2.9%

2.5%

90

8.6%

4.4%

3.0%

2.6%

80

8.8%

4.6%

3.1%

2.6%

70

9.1%

4.7%

3.2%

2.7%

60

9.3%

4.8%

3.3%

2.8%

50

9.5%

4.9%

3.3%

2.8%

40

9.6%

4.9%

3.3%

2.7%

30

9.7%

4.9%

3.3%

2.7%

20

9.7%

4.8%

3.2%

2.5%

10

9.5%

4.7%

3.0%

2.3%

0

9.5%

4.4%

2.7%

2.0%

Fuente: Morningstar

La tabla indica la suma de dinero que puedes retirar de tus fondos jubilatorios en el primer año de jubilación. El eje vertical de la izquierda representa el porcentaje de tus activos que tienes en acciones. El eje horizontal en la parte superior representa la cantidad de años que anticipas estar jubilado. Después del primer año, puedes aumentar la suma que retiras cada año en función de la inflación.  

Por ejemplo, supongamos que tienes un fondo de reserva de $100,000 con la mitad de la cartera en acciones. Esperas vivir otros 30 años jubilado. En ese primer año podrías retirar el 3.3% de este dinero, o $3,300. Esta suma podría aumentar cada año con la inflación. Una persona (o una pareja) que tiene una expectativa de vida de 10 años podría gastar el 9.5% de sus ahorros en el primer año, mientras que un jubilado joven con una expectativa de vida de 40 años podría gastar solo alrededor del 2.8% de la cartera.

Cabe destacar que el índice de gasto seguro es mayor cuando la cartera tiene un porcentaje moderado de acciones. Esto se debe a que tener tanto en bonos es riesgoso, porque es poco probable que supere la inflación después de los impuestos. Sin embargo, tener tanto en acciones también es muy riesgoso, ya que el mercado de valores puede no recuperarse rápidamente después de la próxima caída.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


Morningstar utilizó hipótesis de rendimiento más conservadoras que otras veces. Partió de la base de que las acciones tendrían un rendimiento medio anual del 8.01%, mientras que los bonos tendrían un rendimiento del 2.71% anual. Rekenthaler me dijo que han recibido algunas críticas por ser conservadores, pero estoy completamente de acuerdo con Morningstar. Dado que los rendimientos actuales son tan bajos, es muy poco probable que los bonos puedan rendir lo mismo que en los últimos 40 años, y las acciones están muy bien valoradas hoy en día. Como señaló Benz: “No utilizamos los índices tradicionales por la misma razón por la que no elegimos las inversiones en función de los resultados pasados”. El rendimiento pasado no es indicativo del rendimiento futuro. 

Si bien la hipótesis de inflación anual del 2.21% es muy inferior a la inflación más reciente, Rekenthaler señala que por ahora el mercado de bonos no supone que la inflación se mantenga alta durante mucho tiempo, ya que las tasas siguen siendo relativamente bajas. Según Rekenthaler, “el mercado de bonos acierta más a menudo de lo que se equivoca”. Tanto las hipótesis más conservadoras utilizadas por Morningstar como el hecho de que las expectativas de vida hayan aumentado dan como resultado un índice de gasto seguro inferior al 4% convencional utilizado durante tantos años.  

¿Qué significa esto para ti?

Según la Reserva Federal, cerca de la mitad de la población (mediana) de 65 a 74 años tiene un patrimonio neto de $266,400, pero la media ponderada es de aproximadamente $1,217,700. Esto incluye el valor líquido de la vivienda. Rekenthaler estuvo de acuerdo conmigo en que sería correcto utilizar un valor conservador de la vivienda, ya que en un futuro uno podría venderla o recurrir a su valor líquido por medio de una hipoteca revertida

Si utilizamos una expectativa de vida de 30 años (ahora vivimos más tiempo que antes), la persona o la pareja que tiene un patrimonio neto de $266,400 podría retirar alrededor de $8,791 al año mientras que la pareja más acaudalada podría retirar $40,184 al año, y ambas sumas aumentarían cada año con la inflación. Esto se calcula utilizando el 3.3% de la cartera personal. Una persona que tiene una expectativa de vida de solo 20 años podría gastar el 4.9% de la cartera. (El Seguro Social no se computa en este cálculo; se suma a tus ahorros).

Algunas salvedades esenciales   

Antes de seguir estas pautas, debes comprender un par de puntos importantes. El primero es que las tarifas cuentan, y el trabajo de Morningstar no redujo los rendimientos de esas tarifas. Rekenthaler calculó que pagar el 1% en concepto de comisiones (al administrador del fondo, al asesor o a ambos) redujo el índice de gasto seguro en 0.4 puntos porcentuales hasta el 2.9%.  

Además, siempre es importante tener un plan alternativo. Lo que sugiero es crear un presupuesto que incluya gastos imprescindibles y discrecionales. Por ejemplo, los servicios públicos generalmente no son discrecionales, mientras que la mayoría de los gastos de vacaciones y entretenimiento sí lo son. Por lo tanto, si los mercados se desploman y no se recuperan pronto, deberías estar preparado para reducir los gastos, al menos durante un tiempo.

El artículo de Morningstar señala que un jubilado puede gastar más que estas cifras si usa varios métodos para recortar gastos, pero recomiendo comenzar con las cifras calculadas por Morningstar. Como les digo a los clientes, prefiero que vuelvan a verme dentro de una década para decirme que tienen demasiado dinero a que me digan que se están quedando sin él. El primer problema es más fácil de resolver. 

Si estás leyendo este artículo, significa que probablemente hayas hecho lo que nunca he podido enseñar: vivir por debajo de tus posibilidades y crear un fondo de reserva para tu libertad financiera. Es importante disfrutar del fruto de tu trabajo. Con el paso de los años, es muy posible que puedas aumentar ese índice de gasto seguro de acuerdo con la tabla, especialmente si los mercados registran un buen rendimiento. 

A las puertas de la jubilación

(Haz clic en el botón CC del video para seleccionar los subtítulos en español)

 

Allan Roth es un planificador financiero en actividad que ha enseñado finanzas y finanzas conductuales en tres universidades y ha escrito para publicaciones nacionales, entre ellas The Wall Street Journal. A pesar de sus muchas credenciales (planificador financiero certificado [CFP], contador público certificado [CPA], maestría en Administración de Empresas [MBA]), sigue estando convencido de que aún puede mantener la simplicidad a la hora de invertir.