Skip to content
 

RED CONTRA EL FRAUDE

La carga de los préstamos estudiantiles beneficia a los estafadores

La deuda estudiantil representa una carga más grande que nunca, y más de 43 millones de personas tienen préstamos estudiantiles federales pendientes. Y si bien la devolución de préstamos federales está en pausa nuevamente hasta el 31 de agosto, los consumidores que tienen esta deuda están ansiosos por encontrar alivio. Y los estafadores están impacientes por aprovecharse de ellos.    

Cómo funciona:

  • Recibes una oferta no solicitada de asistencia para navegar los programas estatales y federales que te ayudarán a reducir o reestructurar tu deuda.
  • Los “expertos en reducción de deudas” pueden ofrecer opciones de cancelación de préstamos inmediatas y fáciles de acceder, a menudo relacionadas con la pandemia de COVID-19.
  • Estas empresas pueden solicitar un pago por adelantado o información personal, como tu número de Seguro Social o tu identificación de FSA (el nombre de usuario y la contraseña de la cuenta de tu préstamo).

Lo que debes saber:

  • No hay nada que estas empresas puedan investigar que no puedas averiguar por tu cuenta y de manera gratuita. A menudo es tan simple como comunicarte con el administrador de tu préstamo o con el Departamento de Educación de EE.UU.
  • Es ilegal que las empresas que ofrecen asistencia para el alivio de deudas cobren el pago antes de obtener resultados, por lo que los cargos por adelantado son una clara señal de fraude.
  • Las agencias y las compañías legítimas de servicios de préstamos no te pedirán información como tu número de Seguro Social o tu número de identificación de la FSA. 

Lo que debes hacer:

  • Visita el sitio StudentAid.gov (en inglés) del Departamento de Educación para obtener información gratuita sobre cómo obtener ayuda con los préstamos estudiantiles federales.
  • Resiste el impulso de actuar con rapidez. Investiga cualquier empresa de servicios de alivio de deudas antes de proporcionarles información o dinero, o de firmar cualquier contrato. Un buen lugar para comenzar es la oficina de protección al consumidor de tu estado o el Better Business Bureau.
  • Denuncia la sospecha de fraude de préstamos estudiantiles a la FTC y a la Oficina de Ayuda Federal para Estudiantes (en inglés). 

El conocimiento te da poder ante las estafas. La Red contra el Fraude, de AARP, te equipa con información confiable y actualizada y te conecta con nuestra línea de ayuda gratuita contra el fraude para que puedas protegerte mejor y proteger a tus seres queridos. También abogamos a nivel estatal, federal y local para promulgar cambios de políticas que protejan a los consumidores y hagan cumplir las leyes.

Cuando se trata del fraude, la vigilancia es nuestra mejor arma. Tienes el poder de protegerte a ti mismo y a tus seres queridos contra las estafas. Comparte esta alerta con amigos y familiares.