Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Kathie Lee Gifford dejó el Today Show y tiene nuevos proyectos Skip to content

Basta ya de medicamentos costosos. ¡Únete a la campaña de AARP!

 

Kathie Lee Gifford habla sobre dejar 'Today' y un futuro brillante

La anfitriona de muchos años de la televisión habla sobre cómo se recuperó después de la muerte de su esposo Frank.

In English | Kathie Lee Gifford quiere que me sienta cómoda, así que le da unas palmadas al asiento a su lado y me deja un espacio en el asiento trasero de su limusina. Pero no tiene que moverse mucho; es una mujer esbelta, con pelo ondulado y una expresión alegre. Estamos saliendo de NBC Studios. Se supone que Gifford, de 65 años, tuviera el día libre del programa Today, que ha copresentado durante los últimos 11 años, pero a escondidas regresó al set para darle una sorpresa a su coanfitriona, Hoda Kotb. Como parte de un segmento sobre el nuevo programa de competencia The Masked Singer en Fox, Gifford se puso un disfraz de león y cantó mientras Kotb y otras dos personas trataban de adivinar su identidad —algo que hicieron muy rápido, aunque Gifford trató de distorsionar su voz—. Los talentos de la actriz-escritora-cantante no se pueden esconder fácilmente dentro de una cabeza de león falsa.

Ahora estamos de camino a su hogar en Greenwich, Connecticut, que compartió con su esposo, la leyenda del fútbol Frank Gifford, hasta que él murió en el 2015. Déjame decirte que es magnífico entrevistar a Kathie Lee porque, por decirlo suavemente, le gusta hablar. Ella es lo opuesto a distante, con su sinceridad, entusiasmo y sus expresiones abiertas sobre la fe. Es una mujer que ha demostrado una y otra vez un tipo de audacia y autenticidad en la televisión en vivo que ha conquistado el corazón colectivo del país —primero con sus 15 años en Live with Regis and Kathie Lee y luego en la cuarta hora de Today con Kotb, quien a menudo la acompañaba a beber vino—. (La imitación de Kristen Wiig de Gifford en Saturday Night Live capturó perfectamente su costumbre de compartir demasiado).


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


En cierto sentido, Gifford es una de las artistas escénicas originales porque usaba momentos de su vida como material antes de que eso estuviera de moda. Ciertamente, ha dicho o hecho casi todo sin sentir vergüenza (el internet está repleto de videos de "momentos escandalosos" de Gifford) y, al mismo tiempo, ha revelado cosas increíblemente personales (como cuando habló sobre la infidelidad de su esposo en 1997). Durante sus días como anfitriona, ha actuado ocasionalmente en películas, publicado cuatro éxitos del New York Times, lanzado varios álbumes y se ha presentado en Broadway. Pero a través de todo, ella sigue hablando. ¿Hay algo sobre lo que Gifford no hable? 

Pues, sí, insiste Kotb. En público "solo ves alrededor de una décima parte de su personalidad", dice su amiga íntima. "Nos hace creer que sabemos todo sobre ella, que es un libro abierto. No lo es. Hay una persona muy seria que vive dentro de ella". 

Y en una etapa de la vida en la que muchos de sus contemporáneos se relajan, esa persona seria siente que sus días más creativos e interesantes están por venir. Por eso Gifford decidió dejar su lucrativo trabajo en Today, a partir del 5 de abril, para prepararse para nuevos desafíos.  

"Puede que sea el trabajo de los sueños de otra persona", dice Gifford. "Pero había un sueño más poderoso dentro de mí que todavía no era realidad. Lo que siempre quise hacer, desde que era niña, era cantar y actuar en películas". Cuando Gifford estaba en la escuela primaria, le envió una carta a Walt Disney en la que le pidió un papel en una película. "Le dije, 'Yo sé que te encanta Hayley Mills y Annette Funicello, pero de verdad tienes que conocerme a mí'", dice ella y luego se ríe. "¡Qué audacia!".

Puede que la valentía de Gifford no haya dado frutos en aquel momento, pero usualmente lo hace. Es una gran parte de cómo llegó a escribir y protagonizar en una película que estrena pronto, y dirigir otra. La valentía por sí sola no logra todo eso, por supuesto, pero junto con su astucia, encanto, talento y su buen instinto para lo que el público quiere, sí lo puede lograr. 

Luego llegó... Craig  

Así es como se crearon las nuevas películas, según Gifford: "Craig Ferguson, el comediante y anfitrión del Late Late Show, fue presentador invitado en el programa Today conmigo en marzo del 2017. Craig es un hombre que no se contiene; básicamente, a las 11 a.m. actuaba como si estuviera en vivo a medianoche. Entonces tuvimos que transmitir el programa con 10 segundos de retraso, y cada día se retrasaba un poco más. Éramos como dos chicos traviesos. Todos estaban aterrorizados". Después de eso, los dos estaban almorzando y Ferguson dijo, "Kathie, si esperamos a que nuestros agentes nos consigan un trabajo, vamos a morir esperando. Escribamos una película juntos". "Está bien", respondió Gifford. Este es el tipo de conversación del mundo del espectáculo que se escucha mil veces al día y usualmente se olvida antes de que se acabe el chai latte. Pero Ferguson no contaba con que Gifford lo hiciera. 

"Desperté a las dos de la madrugada y dije" —boquiabierta— "'¡Sé de lo que tratará la película!'", recuerda Gifford. "Solo lo supe. Me levanté y empecé a escribir. Y alrededor del mediodía, llamé a Craig. Dije, 'Craig, ¿recuerdas la película que tú y yo íbamos a escribir? Pues, creo que la acabo de escribir'". La película Then Came You trata sobre una viuda que lleva consigo las cenizas de su esposo en un viaje a los lugares de sus películas favoritas. Ferguson cumplió su palabra y se unió al proyecto: interpretó un gerente cascarrabias de una hacienda convertida en hotel en Escocia. La familia de su personaje era propietaria de la hacienda, pero bueno, ¿sabes cuánto cuesta la calefacción de una casa de campo hoy en día? Los dos se conocen, y aunque Gifford no quiere revelar mucho, digamos, ¿qué vas a hacer en una película con uno de los escoceses más encantadores, a lo Sean Connery?

A Ferguson le gusta cómo resultó la película. "Es bastante buena, lo que quizás confunda a las personas porque usualmente actúo en películas terribles", bromea.

La película es graciosa, desgarradora, honesta y optimista (es inminente el anuncio de la fecha de estreno y el distribuidor, dice Gifford). "Es una comedia romántica para las personas que creen que el romance ya no es para ellas y nunca encontrarán el amor de nuevo", explica.  Cuando menciono que hace seis meses perdí a mi esposo, que también era escocés, ella se detiene y me mira por primera vez durante nuestro paseo. "Es un club del que nadie quiere ser parte", dice ella.  

"Hollywood ha ignorado a las personas mayores. Y somos mayores", continúa, mientras que yo, que tengo 57 años, me ajusto incómodamente mis jeans de señora. "Me consideran una mujer de mayor edad", expresa Gifford. "Pero acabo de decidir que a estas alturas de mi vida, no voy a usar mi descuento de persona mayor para ver películas de otros. Voy a hacer películas para ellos". 

Kathie Lee Gifford

Kathie Lee Gifford

BRIAN DOBEN

De anfitriona a actriz principal.

Hoda Kotb y Kathie Lee Gifford durante el programa Today Show, diciembre 13, 2018

BRIAN DOBEN

En el set de Today con su amiga íntima Hoda Kotb.

Kathie Lee Gifford

BRIAN DOBEN

En la filmación de Then Came You con su coprotagonista Craig Ferguson (izquierda) y el compositor Brett James.

Planes futuros

Gifford insiste que lo único que tiene en común con su personaje en la película, Annabelle, es que las dos son viudas. No le creo completamente. En los últimos años de su vida, Frank Gifford sufrió de demencia, posiblemente el resultado de una lesión cerebral traumática de su carrera en la que jugó para los New York Giants y fue incluido en el Salón de la Fama. Cuando murió, a sus hijos —Cody, de 29 años, productor de películas, y Cassidy, de 25 años, actriz— les preocupaba que Kathie Lee estuviera sola. "Esa casa está llena de muchísimas memorias", dice ella, y su voz tiembla un poco. El hogar tiene vista al Long Island Sound, y se puede ver el panorama de la ciudad de Nueva York. "El atardecer solía ser un gran evento para nuestra familia", recuerda. "Todos los días, sin importar lo que hacíamos, gritábamos '¡Alerta de atardecer!', y teníamos que dejar todo a un lado, salir y celebrar otro día. Y ahora todavía se los digo a los cachorros" —Lola, una goldendoodle, y Bambino, un Maltipoo miniatura—. "Todavía lo hacemos, pero las alertas de atardecer son unos de los momentos más tristes para mí, si solo somos los perros y yo en casa".

Después de la muerte de Frank, Gifford dejó de socializar. "Cuando eres parte de una pareja, no te das cuenta de que el mundo está compuesto por parejas", dice. "De repente eres ese número impar en una cena. Eres la quinta, séptima, novena persona en la mesa. Siempre tienen que hacer un cambio para ti. Así que no quería salir e ir a sitios sola. Iba sola a eventos profesionales, pero nada social. No me sentía cómoda. Y no quería que las personas me dieran esa mirada de viuda". Aquí, Gifford inclina la cabeza hacia un lado, pone ojos suplicantes y pregunta con mucha preocupación: "Oh, ¿cómo estás? ¿Estás bien?".

No puedo evitar reírme. He tolerado esa mirada durante seis meses.

En los tres años y medio que han pasado desde que murió Frank, Gifford ha salido en una cita —"por su culpa", dice ella, señalando a la publicista de Today Megan Stackhouse, quien se nota avergonzada en el asiento del frente del auto—. "No resultó muy bien, ¿verdad, cariño?".

El hombre era "un caballero muy agradable que no era el adecuado para mí, y yo no era la adecuada para él", continúa Gifford. "No compartía mi fe, y nunca podría pasar mi vida con alguien que no comparte mi fe". El padre de Gifford era judío, pero ella creció en un hogar cristiano y renació a los 12 años.

"Estoy en el cielo en Nashville, Tennessee".

— Kathie Lee Gifford

"Mi fe no es lo que hago por una hora los domingos por la mañana; mi fe es quien soy", explica. "Sabes, la biblia dice, 'En Él vivimos, nos movemos y existimos'. Eso significa cada nanosegundo de nuestra vida". Aun así, le recuerdo que en una entrevista de televisión, sus requisitos para salir con un hombre incluían "cualquiera que tenga sus propios dientes", y menciono que recientemente salí con alguien que se apareció sin dientes. En respuesta, Gifford corrige sus requisitos en broma. "Cambiémoslo a 'cualquiera que tenga dientes; no tienen que ser los suyos propios'".  

Entonces, ¿cuál es la solución a las dificultades de la viudez, al menos por ahora? Es el trabajo, amigos —y ¿mencionamos el trabajo?—. Cada año, Gifford va a Israel, y este año dirigirá un cortometraje allí llamado The God Who Sees, el cual ella describe como un "viaje musical a través de las vidas de cuatro personas muy diferentes de la biblia". Está escribiendo canciones con el compositor de música country Brett James, quien creó la música para Then Came You y ha escrito éxitos número uno de country para Carrie Underwood, Martina McBride y Kenny Chesney, entre otros. Pero no digan que Gifford "se está reinventando". "Esa es la peor descripción de lo que estoy haciendo", dice insistentemente. "No me estoy reinventando. Estoy evolucionando como artista y como ser humano, y lo seguiré haciendo hasta que muera. La gente que cree que soy una persona absurda no me conoce en lo absoluto. Soy un 10% absurda y un 90% extremadamente seria en mi vida".

Eso concuerda con la experiencia de Kotb. "Lo que ocurre con Kathie es que en cualquier momento tiene una idea que necesita expresar", dice Kotb. "Cuando decidió trabajar en Then Came You, no tenía ningún patrocinador. De todos modos, fue a buscar lugares y a seleccionar personas para los papeles". (Eventualmente, consiguió a varios inversores). "Ella puede lograr cosas a voluntad", añade Kotb. "Kathie quiere crear cosas bellas para el mundo, y pienso que ese es el secreto de la felicidad".

Gifford también está pasando cada vez más tiempo con sus nuevos amigos en Nashville, donde compró una segunda vivienda. La ciudad le trae una alegría inmensa. "Me dije a mí misma, ¿Por qué me siento tan feliz aquí? Y me di cuenta de que una de las razones más grandes son las personas alegres", dice. "Aún no me he topado con un cínico en Nashville. Aman a Dios, su país, la música, el vino y la comida. Estoy en el cielo en Nashville, Tennessee".

Aunque a Gifford le irrita que la confundan con su personaje en Then Came You, sí tienen algo en común. "¿Estoy abierta a un nuevo amor?", pregunta ella. "Sí, por supuesto. Hay una verso en una canción que escribí con Brett, llamada 'Once Again', que dice, 'No encuentras el amor, el amor te encuentra a ti, en la bruma de un momento, inesperadamente. Se acerca sigilosamente a tu corazón, sin hacer ruido, hasta que, repentinamente, te das cuenta de que te han encontrado'. Y es una de las mejores letras que he escrito para una canción, por la gracia del Señor. Sé que muchas personas van en busca del amor, pero creo que el amor nos encuentra. Así que cuando me encuentre, lo recibiré con brazos abiertos". 

Se podría decir que ha hecho lo mismo en esta próxima etapa de su carrera. A medida que su larga trayectoria como anfitriona de programas de entrevistas —un trabajo que siempre fue el plan B para ella— llega a su fin, Gifford espera con ansias su largamente demorado plan A. "Todo lo que siempre quise hacer, desde que era niña, era cantar y actuar en películas", dice ella. "Ahora puedo hacerlo".  

Judith Newman es la autora de To Siri With Love, colaboradora habitual de AARP The Magazine y columnista de New York Times Book Review.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.