Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

Medidas tributarias sensatas que deberías tomar antes de fin de año

Aún no es tarde para tomar estas decisiones que te beneficiarán más adelante.

Mujer escribiendo en una pared al lado de un letrero que dice planeación de impuestos

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English

Ya casi termina el 2021, y es el momento de aplicar estrategias que te aportarán un gran beneficio cuando presentes tu declaración de impuestos el año próximo. Observa que dije “te aportarán un gran beneficio” y no “reducirán tus impuestos”, porque el objetivo es ganar más dinero después de pagar impuestos. Estas son algunas ideas que puedes considerar, y también algunas advertencias. 

1. Contribuye a tu organización benéfica preferida

La mayoría de las personas jubiladas aplicarán la deducción estándar, es decir, no detallarán las deducciones. Pero para el 2021, todavía se puede reclamar una deducción como parte de la ley CARES. El límite es de $600 para las parejas casadas que presenten una declaración conjunta y de $300 para todas las otras categorías de contribuyentes. Mike Piper, contador público certificado y autor del blog Oblivious Investor, señala que otra alternativa para quienes tienen más de 70 años y medio es hacer una contribución directa desde una cuenta IRA a una organización benéfica. La cantidad de dinero que retires y dones a esa organización no estará sujeta a impuestos.

2. Aprovecha las pérdidas fiscales de las inversiones que tienes en una cuenta gravable

Siento mucho tu pérdida, pero puedes aprovecharla al máximo si vendes y tomas una deducción impositiva. A los bonos y a los fondos mutuos de bonos no les ha ido bien este año, y tal vez te hayan ocasionado pérdidas. Puedes usar una cantidad ilimitada de pérdidas para compensar las ganancias imponibles. Por lo general, puedes deducir de tus ingresos hasta $3,000 en pérdidas adicionales, y transferir las pérdidas restantes a años futuros. Espera al menos 31 días para volver a comprar la inversión que te dio pérdida: si no lo haces, el IRS no permitirá el cómputo de la pérdida y considerará la transacción como una venta para obtener beneficios impositivos (tax-wash sale).

3. Vende tus inversiones con ganancias sin pagar el impuesto federal sobre las ganancias de capital

Si has tenido una inversión durante más de un año, pagarás un impuesto sobre las ganancias de capital a largo plazo. Sin embargo, la tasa del impuesto sobre las ganancias de capital es cero para quienes no superan los siguientes niveles de ingresos imponibles:

Categoría del contribuyente Ingresos imponibles
Soltero $40,400
Casado; presenta declaración conjunta $80,800
Casado; presenta declaración por separado $40,400
Jefe de familia $54,100

Por ejemplo, un matrimonio en el que los dos miembros de la pareja tienen 65 años, tendría una deducción estándar de $27,800, por lo que podrían obtener ganancias de $80,800 y tener $108,600 para gastar, sin tener que pagar impuestos federales sobre el ingreso. Si su ingreso fuera de $60,000, podrían acumular otros $48,600 en ganancias de capital a largo plazo sin deber ningún impuesto federal adicional sobre el ingreso. 

Las personas que pueden beneficiarse de la tasa del 0% para el impuesto sobre las ganancias de capital también pueden vender sus inversiones ganadoras (hasta los límites que se mencionan arriba) y volver a comprar esas inversiones pocos segundos más tarde, porque las reglas de wash-sale se aplican solamente a las inversiones que se venden con pérdida. ¿Por qué hacer eso? Volverías a establecer tu base de costo al precio actual de la inversión, lo que podría reducir tus impuestos sobre las ganancias de capital si vendes la inversión más tarde con ganancias. No obstante, ten presente que tal vez debas pagar impuestos estatales sobre los ingresos por esas ganancias. 

Si tu ingreso imponible está dentro de los niveles mencionados, el aprovechamiento de ganancias el mismo año en que aproveches pérdidas para fines impositivos no es una buena idea, dice Piper. Estarías utilizando las pérdidas para compensar ganancias que de todas maneras no te iban a costar nada en impuestos.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


4. Haz contribuciones a tu cuenta jubilatoria

Si continúas trabajando y tienes ingresos laborales, una forma de reducir tus impuestos es contribuir a una cuenta 401(k) o 403(b), o incluso a una cuenta de jubilación individual IRA. La fecha límite para hacer contribuciones a una cuenta 401(k) o 403(b) es el 31 de diciembre, pero tienes hasta el 18 de abril del 2022 para aportar a una cuenta IRA.

5. Gana ingresos libres de impuestos y riesgos reduciendo el saldo de tu hipoteca

Como dije en un artículo anterior, la mayoría de nosotros no detallamos las deducciones y no recibimos ningún beneficio impositivo por el interés de la hipoteca. De modo que, si tienes una hipoteca al 3% de interés, eso equivale a un rendimiento del 3% libre de impuestos (o casi libre de impuestos si puedes detallar las deducciones). ¿Por qué tener bonos que devengan alrededor del 1.6% en interés gravable mientras mantienes un préstamo a una tasa mucho más alta sin un beneficio impositivo? Pero asegúrate de que tienes suficientes activos líquidos para dormir bien de noche. 

Las dos ideas siguientes se basan en el hecho de que a veces es mejor pagar impuestos antes, a una tasa más baja, que hacerlo más tarde a una tasa más alta (suponiendo que los impuestos serán más altos en el futuro). Estas dos ideas son más eficaces si has demorado el Seguro Social (por lo general, la mejor opción) y no has comenzado a retirar las distribuciones mínimas obligatorias (RMD). Las distribuciones mínimas obligatorias comienzan a regir el 1.o de abril del año en que cumples 72 años (70 años y medio si cumpliste 70 años y medio antes del 1.o de enero del 2020). 

Al tener ingresos más bajos antes de comenzar a retirar las distribuciones mínimas obligatorias y recibir los beneficios del Seguro Social, es posible que estés en una categoría impositiva más baja que la que probablemente te corresponda dentro de unos pocos años. Las tasas impositivas saltan del 12 al 22% a partir de $40,525 para individuos y a partir de $81,050 para matrimonios que presentan declaración conjunta, de modo que tal vez debas considerar utilizar esa tasa del 12%.

6. Considera conversiones parciales a cuentas Roth

Podrías retirar algo de dinero de una cuenta IRA tradicional y convertirlo a una cuenta IRA Roth libre de impuestos. El IRS generalmente te cobrará impuestos sobre la cantidad que conviertas, como si se trataran de ingresos ordinarios. Pero, según las leyes actuales, el dinero que tengas en la cuenta Roth crecerá libre de impuestos por el resto de tu vida, e incluso diez años después si lo heredan tus hijos al morir tú y tu cónyuge.

7. Considera hacer retiros

Podrías simplemente retirar dinero de tus cuentas con impuestos diferidos y usarlo para vivir, partiendo del supuesto de que pagarás menos en impuestos sobre esos retiros ahora que en el futuro. Pero no hagas esto antes de cumplir 59 años y medio, porque probablemente tengas que pagar una penalización del 10%. El resultado de ambos métodos es que tus distribuciones mínimas obligatorias serán menores más adelante.

Ahora, unas advertencias. Primero, yo siempre dije que invertir es simple, pero nunca dije que los impuestos lo fueran. Cualquiera de estas tácticas podría generar sorpresas inesperadas, como por ejemplo mayores ajustes mensuales basados en los ingresos (IRMAA) en las primas de Medicare o menores subsidios de la Ley del Cuidado de la Salud a Bajo Precio (ACA). Y, por supuesto, las leyes impositivas pueden cambiar. Y cambiarán. Por eso, te sugiero que evalúes estas ideas con un experto en impuestos antes de ponerlas en práctica.  ​​

Allan Roth es un planificador financiero en actividad que ha enseñado finanzas y finanzas conductuales en tres universidades y ha escrito para publicaciones nacionales, entre ellas The Wall Street Journal. A pesar de sus muchas credenciales (planificador financiero certificado [CFP], contador público certificado [CPA], maestría en Administración de Empresas [MBA]), sigue estando convencido de que aún puede mantener la simplicidad a la hora de invertir.