Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Cómo cuidar de un ser querido que tiene demencia Skip to content

     

Ayuda para...
  • Cómo cuidar de un ser querido que tiene demencia

    Quienes cuidan a un ser querido que vive con la enfermedad de Alzheimer u otro tipo de demencia se enfrentan a desafíos particulares, además del estrés normal de la prestación de cuidados. Lo más angustiante puede ser tener que aprender a interactuar con alguien cuyo deterioro cognitivo ocasiona que se comporte de manera imprevisible y cambie de personalidad. Pero durante las etapas iniciales de la enfermedad, el deterioro podría ser relativamente leve. Por eso, aprovecha ese tiempo que pasan juntos y alienta a tu ser querido a participar en la elaboración de un plan de cuidados. Considérate su “compañero de cuidados” por tanto tiempo como sea posible.

  • Aclara el diagnóstico

    Alguien que parece tener problemas cognitivos y de la memoria debe consultar a su médico de atención primaria sobre sus síntomas. El médico podría enviarlo a un especialista (por ejemplo, un psiquiatra o neurólogo geriátrico) para una evaluación médica integral que incluya un escáner cerebral. Si bien no existe una sola prueba para el tipo más común de demencia, la enfermedad de Alzheimer, los médicos pueden descartar muchas otras causas de problemas de memoria, entre ellas depresión, efectos secundarios de medicamentos y consumo excesivo de alcohol. Recibir un diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer es algo que cambia la vida; quieres asegurarte de que sea correcto.

    CONSEJOS RÁPIDOS:

    • Reconoce las señales de advertencia. Estas pueden incluir perder cosas, confundirse sobre el tiempo o los lugares, tener cambios de estado de ánimo o de personalidad, y tomar decisiones financieras poco sensatas (por ejemplo, hacer compras o donaciones extrañas o extravagantes).  
    • Anota o graba la información. Tu ser querido podría no recordar los puntos clave que se trataron durante las citas médicas (¿quién se acuerda?). Si no puedes estar allí, podrías sugerir que lleve una grabadora digital o a un amigo para que anote la información.
    • Mantén una actitud positiva. Aunque no hay tratamientos para curar la enfermedad, algunos medicamentos pueden tratar los síntomas. Y un estilo de vida saludable —que incluya mantenerse activo y conectado socialmente— puede permitir que una persona con esta enfermedad lleve una vida dinámica y con propósito por muchos años.

    Recursos

    • La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia. La palabra demencia describe un grupo de síntomas que incluyen pérdida de memoria y dificultades de pensamiento.
    • La Guía del Cerebro explica cómo funciona el cerebro y cómo lo afecta el Alzheimer.
    • Conoce las pruebas MMSE y CLOX para ayudar a un adulto mayor a mantenerse saludable.
    • No existe un sólo exámen que pruebe que una persona tiene Alzheimer. El diágnostico se hace a través de una evaluación completa que considera todas las causas posibles.
    • La confirmación del diagnóstico de la enfermedad Alzheimer es un evento que cambia la vida tanto para los pacientes como para aquellos cercanos a ellos.
  • Concéntrate en las finanzas

    Las personas que tienen la enfermedad de Alzheimer a menudo viven con ella por entre 8 y 10 años, aunque a veces hasta por 20 años, lo que podría significar gastos elevados de atención médica y prestación de cuidados a largo plazo. Tu ser querido y tú necesitarán elaborar una estrategia para pagar esos gastos. También es sumamente importante para alguien con indicios de demencia proteger sus bienes, pues es muy vulnerable a la explotación, y otorgarle a alguien de confianza acceso a la información financiera y la autoridad legal para tomar decisiones cuando el paciente ya no lo pueda hacer.

    CONSEJOS RÁPIDOS:

    • Comienza la conversación. Muchas veces es difícil conversar sobre las finanzas, pero si eres el cuidador principal, necesitas familiarizarte con todo. Con respeto, pídele a tu ser querido que te permita revisar sus cuentas bancarias y su seguro de salud para poder saber cuánto hay disponible para cubrir los gastos potenciales.
    • Obtén permiso oficial para compartir información. Pregúntale a tu ser querido qué tan cómodo se siente permitiendo que médicos, hospitales y empresas de seguros de salud compartan información contigo. Si todavía es capaz de tomar esta decisión, puede firmar los papeles o hacer las llamadas necesarias para darte acceso (o dárselo a otra persona de confianza). No te olvides de cosas como bancos y servicios públicos: puede que termines siendo quien paga las cuentas.
    • Aborda los asuntos legales. Si no ha firmado un poder notarial duradero para las decisiones de atención médica y financieras, pregúntale si le gustaría otorgártelo a ti o a otra persona en quien confía sin lugar a dudas. Si no lo hace y luego es incapaz de designar a una persona, los tribunales tendrán que intervenir.  
    • Mantente alerta al abuso de confianza. Fíjate en todo lo que está fuera de lo normal o los visitantes poco usuales (ten cuidado si tu ser querido menciona a alguien a quien tú nunca has conocido que ha sido especialmente “servicial”).

    Recursos

    • Sigue estos consejos para proteger legalmente los deseos de otra persona.
    • Información y recursos para obtener ayudas públicas y privadas en la labor del cuidado de otros.
    • Cómo lograr que protejan tus activos y se respete tu voluntad.
    • La mayoría de familias recurre a contratar auxiliares del cuidado a domicilio, pero ¿qué pasa si las cosas no son lo que parecen?
    • Planifica con tiempo el cuidado de un ser querido. Descarga la guía de planificación familiar de AARP.
  • Elabora un plan

    A medida que la enfermedad de Alzheimer evoluciona, puede ser que necesites más ayuda para la prestación de cuidados. Por eso es bueno empezar a elaborar planes a corto y largo plazo. Es imposible anticipar cada detalle o situación, pero pensar sobre el futuro ahora te ayudará a responder más rápido y con más eficacia en caso de emergencia. Además, es esencial distribuir las tareas de prestación de cuidados entre tu equipo desde el principio; no puedes hacerlo todo. Pregunta: ¿Quién está disponible para ir a citas médicas? ¿Quién puede preparar comidas unas cuantas veces por semana? ¿Quién puede encargarse de pagar las cuentas?

    CONSEJOS RÁPIDOS:

    • Forma tu equipo. Más allá de los profesionales médicos, es importante recurrir a otros para formar una red más extensa de amigos, familiares y recursos comunitarios que puedan ayudarte.   
    • Define las tareas. Pregúntales a los integrantes del equipo lo que están dispuestos a hacer para contribuir a cuidar de tu ser querido. Incluso si viven lejos, pueden realizar tareas como pagar las cuentas, pedir los medicamentos recetados y programar las citas médicas. Anímalos a mantenerse conectados con tu ser querido; la demencia puede aislar mucho a una persona. 
    • Escucha a tu ser querido. La persona a quien cuidas siempre debe participar en las conversaciones sobre sus necesidades y planes para el futuro, hasta donde sea posible. Considera que es el miembro más importante de tu equipo de prestación de cuidados.

    Recursos

    • Rutinas diarias pueden ayudar al prestador de cuidados y a la persona con Alzheimer.
    • Nuestra experta en el cuidado de adultos mayores, Lyda Arévalo-Flechas.
    • Cómo dividir responsabilidades, delegar, relevar, mantener la comunicación, y otros.
    • Cinco áreas a donde dirigir la atención para atender a tu ser querido.
    • Cambios en la capacidad de comunicarse es una característica en las personas con Alzheimer.
  • Haz frente a las preocupaciones de seguridad

    Necesitarás considerar una variedad de posibles peligros, que cambiarán con el tiempo: ¿Es seguro para tu ser querido conducir? ¿Corre el riesgo de deambular y perderse, o es propenso a sufrir caídas? Puede que eventualmente necesites realizar modificaciones en el hogar y comprar equipo especial como una cama de hospital o un sillón elevable. También existen herramientas útiles para ayudar a evitar la deambulación y a enfrentar otros problemas de seguridad comunes para los pacientes que tienen demencia.

    CONSEJOS RÁPIDOS:

    • Evita las caídas. Algunos cambios básicos y de bajo costo incluyen eliminar los artículos que pueden causar tropezones, como las alfombras sueltas; asegurarse de que el hogar está bien iluminado (usa luces nocturnas automáticas); e instalar pasamanos, barras de agarre y asientos de ducha ajustables. 
    • Ponle fin a la deambulación. La Alzheimer’s Association recomienda que las personas se inscriban en su programa MedicAlert Safe Return, un sistema de respuesta ante emergencias que está disponible las 24 horas. Otras medidas incluyen instalar cerraduras a control remoto o alarmas en las puertas, o colocar las cerraduras muy altas o bajas, pero no a la altura de la vista. Una rutina previsible puede ayudar a evitar que la persona se desoriente y deambule.
    • Anticipa otros riesgos. Una de las preocupaciones específicas que causa la demencia son las lesiones autoinfligidas, aunque existen muchas maneras de reducir estos riesgos. Estas incluyen mantener los medicamentos en un cajón con llave, desenchufar la estufa y reducir la temperatura del calentador de agua a 120 °F o menos.
    • Reconoce los peligros de conducir. Una persona que está inhabilitada para conducir no solo es un peligro para sí misma; puede causar daño a otros y a veces lo hace. Habla con tu ser querido sobre tus preocupaciones; si se resiste a dejar de conducir, la intervención de un médico puede resultar útil. Sé comprensivo sobre la pérdida de libertad a la que tu ser querido le teme.

    Recursos

    • Las personas con demencia son más susceptibles a perderse. Sigue estos consejos para evitarlo.
    • los geriatras recomiendan nuevas estrategias para aprender a prevenir las caidas
    • Cómo saber cuándo es el momento indicado para que un ser querido deje de conducir.
    • Pautas, experiencias y estrategias que debes considerar antes de viajar con tu ser querido.
  • Cuida de ti mismo

    Cuidar de alguien que tiene demencia puede ser un proceso largo y difícil que afecta mucho a los cuidadores, y hace que corras un riesgo mucho más alto de deprimirte y tener otros problemas de salud. Los cónyuges de personas con la enfermedad de Alzheimer con frecuencia tienen conflictos emocionales particulares al sentirse aislados socialmente a medida que los amigos se alejan. Es imprescindible que encuentres algún tipo de apoyo y que reserves tiempo para tratar tus propios problemas de salud, tanto mentales como físicos. Intenta no sentirte culpable: no puedes cuidar bien de los demás si no cuidas de ti mismo.

    CONSEJOS RÁPIDOS:

    • Únete a un grupo de apoyo. Incluso cuando amas a la persona a quien cuidas, podrías sentir muchas emociones como rabia, resentimiento y tristeza profunda. Para muchos cuidadores, es un gran alivio compartir sus sentimientos con otros cuidadores que sienten algo parecido. 
    • Encara la depresión. Si sientes tristeza y ansiedad durante varias semanas, duermes muy poco o demasiado, o tienes otros síntomas de depresión, habla con tu médico de atención primaria, quien quizás sugiera que consultes a un profesional de salud mental. La depresión es tratable; no es necesario que la padezcas sin tratamiento.
    • Tómate tiempo libre. No dejes de hacer ejercicios, dormir lo suficiente y alimentarte de manera saludable, y tómate tiempo para las actividades que te resultan placenteras. Tal vez puedas encontrar a un familiar que puede reemplazarte mientras sales de vacaciones o hasta si te tomas unas vacaciones tranquilas sin salir de casa. De lo contrario, averigua sobre las opciones para servicios de relevo de descanso al cuidador disponibles en tu zona.

    Recursos

    • Opciones de vivienda, información jurídica y mucho más.
    • Qué es, cómo saber si lo necesitas y cómo conseguirlo.
    • La línea de ayuda de la Alzheimer's Association provee información de confianza y apoyo para aquellos que necesitan asistencia.
    • Planifica con tiempo el cuidado de un ser querido. Descarga la guía de planificación familiar de AARP.
    • Evalúa estos posibles recursos.
  • Quick Tips

  • Quick Tips

  • Quick Tips

  • Quick Tips

  • Quick Tips