Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Greta Garbo: la dama misteriosa

La vida de la actriz que se convirtió en leyenda en Hollywood y pasó al anonimato a los 36 años.

  • Corbis

    Una breve carrera

    En los años 30, Greta Garbo se había convertido en una de las actrices más carismáticas y misteriosas de la historia del cine. Su belleza —gélida, pero siempre espectacular— era acompañada por un virtuosismo para revelar la esencia de sus personajes. Sin embargo, con apenas 36 años de edad, la legendaria actriz abandonó su carrera. Pasó el resto de su larga vida escondida en su departamento de Nueva York, evitando las cámaras y la publicidad. ¡Pero qué vida llevó antes!

    1 of 17
  • Alamy

    Orígenes humildes, aspecto de realeza

    Greta Lovisa Gustafsson nació en Estocolmo un 18 de septiembre de 1905, hace 110 años. Su actitud principesca hizo que muchos pensaran que provenía de una familia aristocrática. En realidad, Garbo nació dentro de la clase obrera, hija de un humilde trabajador que murió cuando ella tenía 14 años. Desde pequeña soñó con el cine. Fanática de la actriz Mary Pickford, representó obras teatrales con sus amiguitos en las calles de la capital sueca.

    2 of 17
  • Getty Images

    Nace la “Garbo”

    A partir de 1920, Garbo empezó a actuar en comerciales fílmicos y cursó estudios en la prestigiosa Dramatens elevskola en Estocolmo. En 1924, el director sueco Mauritz Stiller le dio un papel principal en la película La leyenda de Gösta Berling. Stiller la bautizó “Garbo” y sugirió que perdiera peso para poder triunfar en el superficial mundo de Hollywood. Al año siguiente, ambos se trasladaron a Los Ángeles, bajo contrato con el flamante estudio MGM.

    3 of 17
  • Glasshouse Images/Alamy

    Seduce en silencio al público estadounidense

    Garbo no hablaba inglés, pero eso no impidió que su primer papel protagónico fuera en el largometraje mudo Torrent (1926), basado en una novela de Vicente Blasco Ibáñez. Ese mismo año se reencontró con Stiller en The Temptress, pero el director no supo adaptarse al sistema de los estudios y fue despedido antes de terminar la filmación. Garbo, mientras tanto, se había convertido en una de las actrices más famosas del momento.

    4 of 17
  • Moviestore collection Ltd/Alamy

    Un gran amor, contra viento y marea

    En 1926, Garbo protagoniza el melodrama romántico Flesh and the Devil junto al carismático John Gilbert. Se enamoran apasionadamente y, en la pantalla grande, la actriz expresa un erotismo devastador e inusitado para la época. Para furia del productor, Louis B. Mayer, Garbo se muda a una mansión junto a Gilbert e insinúa estar enferma cuando MGM le ofrece una película que no le interesa. Las amenazas de deportarla llegan demasiado tarde considerando su inmensa popularidad.

    5 of 17
  • Clarence Sinclair Bull/John Kobal Foundation/Getty Images

    Las imágenes más icónicas

    Parte de la mística de Garbo se basó en la prodigiosa iluminación en blanco y negro del director de fotografía William H. Daniels. Los ojos de Garbo le recordaban a su abuela, y Daniels se obsesionó por captar la tristeza de su mirada. Mientras tanto, el fanatismo de sus admiradores y las revistas faranduleras provocaron en la actriz un deseo obstinado por preservar su vida privada y disfrutar de la soledad, lo que marcaría su vida después del cine.

    6 of 17
  • United Archives/Alamy

    Éxito en el cine sonoro

    Se anunció: “Garbo talks!” (¡Garbo habla!). MGM trató de retrasar la transición de la actriz al cine sonoro, ya que muchos de sus artistas fueron ridiculizados por el público cuando escucharon sus voces. Pero astutamente, el estudio eligió Anna Christie (1930), adaptación de la obra teatral de Eugene O’Neill, en la que Garbo interpreta a una emigrante sueca. Lejos de defraudar, su voz sensual enfatizó sus extraordinarias dotes actorales. Garbo supo ser sutil e inteligente. Parecía que no había un rol que no pudiera interpretar.

    7 of 17
  • Metro-Goldwyn-Mayer/Ronald Grant Archive/Alamy

    La seductora Mata Hari

    En 1931, Garbo le otorga notoriedad a un personaje histórico, la holandesa Mata Hari —bailarina, cortesana, espía— ejecutada por los franceses durante la Primera Guerra Mundial. Para justificar ese acento extranjero, este papel destaca a la Mata Hari de Garbo como una misteriosa mujer europea que derrocha seducción. Acompañada por el mexicano Ramón Novarro, Garbo transformó este filme en un gran éxito de taquilla: la película más comercial del año para MGM.

    8 of 17
  • Oferta de AARP

    Suscríbete a nuestro Boletín y diviértete cada día con reseñas de cine, música y libros y juegos.
    Únete a AARP hoy mismo y disfruta la vida un poco más.

    9 of 17
  • United Archives/Alamy

    Contempla abandonar Hollywood

    Curiosamente, Garbo presenta su actuación más artificial en una producción que ganó el Oscar a mejor película. Ideada por Irving Thalberg, Grand Hotel (1932) inaugura el género de filmes que narran las desventuras de un amplio elenco de personajes en un mismo lugar. La actriz no es del todo convincente interpretando a una neurasténica bailarina rusa. Ese año vence su contrato con la MGM y ella viaja a Suecia. Mientras tanto, los rumores crecen sobre su posible alejamiento del cine.

    10 of 17
  • Sueddeutsche Zeitung Photo/Alamy

    El poder de “la Garbo”

    Garbo regresa a los estudios MGM, pero ahora con un control casi absoluto sobre sus producciones y un sueldo de $300,000. Filma su mejor película, Queen Christina (1933), interpretando a una reina sueca. El estudio propone a Lawrence Olivier como su galán, pero la actriz lo rechaza e impone a su amado John Gilbert. La escena en la que Christina acaricia los muebles de la habitación donde pasó la noche con su amante es un clásico del séptimo arte.

    11 of 17
  • United Archives/Alamy

    Comienza a encasillarse

    Influenciada por una amiga de confianza —la guionista austríaca Salka Viertel— Garbo continúa eligiendo papeles de personajes exóticos que aumentan su popularidad en Europa pero la alejan del público estadounidense. En 1935, canaliza sus cualidades sombrías en una majestuosa adaptación de Anna Karenina de Leo Tolstoy, acompañada por Basil Rathbone y Maureen O’Sullivan. Con el pasar de los años se filmaron nuevas versiones de la novela, pero ninguna logró emular las cualidades épicas de esta.

    12 of 17
  • Alamy

    El brillo de su estrellato disminuye en EE.UU.

    En 1936, Garbo se luce en Camille, adaptación de la novela La dama de las camelias de Alejandro Dumas (hijo), bajo la dirección del maestro George Cukor. La filmación es interrumpida temporalmente cuando la muerte del productor Irving Thalberg —de neumonía y con solo 37 años— crea un desconcierto total en la MGM, además de afectar profundamente a la actriz. Camille fue un éxito y le significó a Garbo su tercera nominación al Oscar. Sin embargo, su popularidad en EE.UU. decayó drásticamente.

    13 of 17
  • cineclassico/Alamy

    Una sonrisa de oro

    Era necesario un cambio y la MGM reaccionó combinando los talentos de Garbo con Ernst Lubitsch, inventor de la comedia romántica sofisticada. “Garbo laughs” (Garbo se ríe) fue el eslogan utilizado para promocionar su debut como comediante en Ninotchka, interpretando a una seria diplomática rusa que encuentra el amor y un sentido del humor en París. Una comedia que probablemente hubiera generado otra colaboración con Lubitsch si no fuera por Salka Viertel, que equivocadamente le aconsejó a Garbo que no contestara sus llamadas.

    14 of 17
  • Alamy

    El principio del fin

    El único fracaso artístico llega en 1941, con Two-Faced Woman, una torpe comedia musical dirigida a los apurones por George Cukor. Garbo no supo recuperarse. Mientras tanto, Europa —donde era más famosa— se encontraba convulsionada por una nueva guerra mundial. A fines de los años 40, filmó una prueba para La duquesa de Langeais, una adaptación de Honoré de Balzac. Aparece radiante en ese material, pero el proyecto quedó en la nada. Durante su fugaz carrera, filmó 28 largometrajes y concedió solamente 14 entrevistas.

    15 of 17
  • Tom Wargacki/Getty Images

    Una neoyorquina sin par

    Después de abandonar el cine, Garbo se refugió en Nueva York, ciudad por la que caminó diariamente por el resto de sus días, armada con lentes y pañuelos para arruinar las fotos de los paparazzi que la asediaron hasta el final. Coleccionó obras de arte y divirtió a sus parientes y amigos con un burbujeante sentido del humor. Falleció en 1990, a los 84. Supo siempre que nunca existiría otra estrella de cine como ella. Y tenía razón.

    16 of 17
  • 17 of 17

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO