Skip to content
 

Halloween: ¡Cómete tu calabaza decorativa y ahorra!

La calabaza no es solo una decoración. Aprende a aprovecharla.

<a href="?intcmp=AE-MON-DISC-DIN-ENT-PQ-ES"><b>Para socios de AARP</b><i> Grandes <b>descuentos</b> para tu cena <b> en familia o con amigos.</b> Ahorra al hacerte miembro. <b>MÁS</b></i>.</a>

In English | ''Jeff, ¿cuántas veces te he dicho QUE NO te comas los adornos antes de la celebración?

Siempre en la temporada de Halloween oirá a mi sufrida esposa lanzar ese ultimátum.

Mira también: Cómo prolongar la vida útil de tus alimentos.

Me gusta celebrar Halloween tanto como a cualquier otra persona, pero no soporto la idea de echar a la basura una calabaza en perfecto estado, después de usarla sólo unos pocos días como decoración.

Calabaza para el Halloween

Foto: David Nunuk/AllCanadaPhotos/Corbis

Aprovecha tu calabaza por partida doble.

Los estadounidenses compran más de mil millones de libras de calabazas en Halloween y la mayoría de ellas van a dar a la basura.

Pero, en la casa de este tacaño, nos comemos hasta el último pedacito de nuestra calabaza.

Aunque algunas de las variedades que se cultivan son específicamente para comerlas y son un poco más carnosas y gustosas (entre ellas, la dulce calabaza en miniatura Jack Be Littles, la calabaza moscada, y la calabaza angola y algunas deliciosas variedades especiales), todas las calabazas comunes son comestibles. Las calabazas son una verdadera hortaliza estadounidense, favorita de los pueblos autóctonos antes de convertirse en un alimento básico de los primeros exploradores y pobladores europeos que llegaron al Nuevo Mundo. Según el American Institute for Cancer Research (Instituto Americano para la Investigación sobre el Cáncer), las calabazas están repletas de betacaroteno, un poderoso antioxidante que combate el cáncer.

Lo mejor de todo, en Halloween (e inmediatamente después) de la Noche de Brujas, por lo general podrá comprar calabazas por menos de medio dólar la libra. Si va a comprar una calabaza especialmente para comerla, las más pequeñas suelen ser las mejores. Si la va a usar también como decoración para poner una vela, puede comerse o congelar parte de la calabaza cuando la está tallando, y preparar en conserva lo que sobre de la cáscara cuando termine la celebración, si todavía está en buenas condiciones.

A continuación le damos algunas ideas para que puedas comerte toda tu calabaza decorativa:

Usa tu creatividad para preparar las semillas

Las semillas de calabaza tostadas son una merienda saludable llena de magnesio, zinc, manganeso, hierro, cobre y proteína. También son perfectas para sustituir a las nueces en la preparación de panes, ensaladas, panecillos y otras recetas.

Saca las semillas y enjuágualas en agua para quitarles la membrana fibrosa del interior. Déjalas secar en una toalla de papel. Sazónalas con sal gruesa si quieres un sabor tradicional, o deja volar su imaginación y utiliza un surtido de condimentos. Algunas de mis opciones preferidas para darle sabor a las semillas son: especias cajún, polvo de jengibre, especias para tarta de calabaza, sal de ajo, curry en polvo, chile en polvo, canela, vinagre y sal. Una vez que las ha sazonado, ponlas a hornear en una bandeja ligeramente engrasada (una sola capa de semillas), en un horno a 250º F por aproximadamente una hora, revolviendo cada 20 minutos. O puedes probar mi método favorito que consiste en cocinarlas en la estufa a fuego mediano, en una sartén rociada con aceite, revolviéndolas y moviendo la sartén constantemente por unos cinco minutos. Guárdala en envases herméticos.

Aprovecha al máximo la pulpa

Esa pulpa anaranjada y gruesa que recubre el interior de la calabaza es la verdadera sustancia de importancia cuando se trata de preparar tartas, panes, sopas y la mayoría de las otras delicias de calabaza. Utilizando una cuchara grande o cualquier otro utensilio afilado, raspa y saca la pulpa de la calabaza, llegando hasta aproximadamente una pulgada de la capa pálida que queda debajo de la piel. Esto le dejará el cascarón externo donde podrás tallar la linterna. Si no vas a usar la calabaza como linterna, entonces es más sencillo cortarla en rebanadas como lo haría con un melón. Utiliza un cuchillo para quitar la piel externa y la capa blanca.

Una vez que hayas sacado la pulpa, cocínala al vapor sobre una olla de agua hirviendo por unos 30 minutos o más hasta que se ablande. Pásala por un procesador de alimentos para hacer un puré, o tritúrala a mano (agrega una pizca de jugo de limón para evitar la descoloración). Congela en bolsas plásticas o en envases para usarla después. También puedes comerte la pulpa cocinada como la calabaza squash con sal, pimienta y mantequilla. A continuación algunas de mis recetas favoritas con calabaza:

Siguiente: Cómo hacer mis recetas favoritas. »

Crema de calabaza con cidra: Una tradición de otoño. Prepara una sopa cremosa al derretir 2 cucharadas de mantequilla y agregar 2 cucharadas de harina. Por último, añade lentamente 2 tazas de leche completa. Revuelve constantemente sobre fuego mediano hasta que espese. Agrega una taza de puré de calabaza (véase más arriba), y calienta bien. Agrega lentamente 2 tazas de cidra. Corrije la sazón con sal y pimienta. Sirve caliente, con una cucharada de crema agria, o fría, con rebanadas de manzana para adornar. (4 porciones /costo aproximado por cada porción = 40 centavos)

Batido de calabaza: Prueba esto apenas la pulpa de calabaza se haya enfriado. En una licuadora, mezcle 1 taza de helado de vainilla, 1/4 taza de leche, 4 cucharadas de puré de calabaza y una pizca de alguno o todos estos ingredientes: especias para tarta de calabaza, vainilla, nuez moscada, extracto de ron. (1 porción / costo aproximado por cada porción = 45 centavos)

Cazuela Jack-o'-Lantern: Siempre preparo este guiso el día en que tallamos nuestra calabaza. Cuando estés tallando la calabaza, guarda los trozos que quedan después de cortar la nariz, la boca, los ojos, etc., para decorar esta cazuela con forma de cara. Pon a freír 1 libra de salchicha y 1 taza de cebolla picada hasta que se doren. Agrega 2 tazas de pulpa cruda de calabaza cortada en cubos (puedes obtener casi esa cantidad cortando la pulpa del fondo de la tapa de la calabaza decorada). Cocina la pulpa por unos 5 minutos, hasta que la calabaza empiece a ablandarse. Agrega 1 lata de sopa de queso cheddar concentrada y 1/4 de taza de leche completa, y retira del fuego. Engrasa un molde para hornear, ovalado o redondo  (aproximadamente del tamaño de una cara). En el molde vacío, mezcla 2 tazas de Bisquick con 3/4 de taza de agua, y extiende la masa de manera uniforme en todo el molde. Coloca la mezcla de calabaza sobre la masa. Esparce 1 taza de queso cheddar rallado sobre la cazuela. Rocía ligeramente las partes de la cara con aceite y colócalas en la parte de arriba de la cazuela. Hornea a 440º F, sin tapar, por unos 30 minutos, hasta que las partes de la cara estén levemente doradas y la masa se haya cocinado bien. (6 porciones / costo aproximado por porción = 75 centavos)

Cáscaras de calabaza en conserva: Si su linterna sobrevive esa noche en que los adolescentes del lugar hacen travesuras, y su calabaza no muestra señales de que se está pudriendo, no tiene quemaduras de velas ni demasiados restos de cera, los verdaderos tacaños se distinguen del resto preparando las cáscaras de la calabaza para hacer conservas el día después de Halloween.

Uno de mis asesores en frugalidad, Doris Sharp, me pasó esta antigua receta alemana:

Usa un pelador de verduras para retirar la piel externa anaranjada, y luego corta la cáscara blanca (aproximadamente 1 pulgada de grueso) en cuadrados de 2 pulgadas. Cubre los cubos de calabaza con vinagre de cidra de manzana y deja en remojo toda la noche. Retira la calabaza del vinagre (deseche* el vinagre) y déjala secar en una toalla de papel. Prepare una mezcla de vinagre fresco, azúcar, jengibre y canela, y ponla a hervir. (Por cada libra de calabaza, utilice 3/4 de libra de azúcar, 2 tazas de vinagre y un trozo de jengibre fresco. Agrega una rama de canela para todas estas libras). Agrega la calabaza y cocina a fuego muy lento por aproximadamente 3 horas, hasta que las cáscaras de calabaza estén translúcidas y de color amarillo dorado. Nunca revuelvas con una cuchara; solamente mueve la olla ocasionalmente para que la calabaza no se rompa. Envasa y sella, o guarda en el refrigerador hasta por varias semanas.

(*Doris no se siente a gusto con la idea de desperdiciar algo, aunque sea el vinagre usado, por eso lo utiliza para limpiar algunas ventanas de su casa, mientras se están cocinando sus cáscaras de calabaza. Es imposible no querer a una mujer frugal).

Jeff Yeager es el autor de The Ultimate Cheapstake’s Road Map to True Riches y The Cheapskate Next Door (El tacaño de al lado). Su sitio de internet es www.UltimateCheapskate.com y se puede unir a su red de amigos en Facebook, en JeffYeagerUltimateCheapskate, o seguirlo en Twitter.

 También le puede interesar:

Visite la página de inicio de AARP

¿Qué

0 |

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto