Skip to content
 

Haga rendir más su dinero

Estrategias clave para ponerlo en una situación financiera mejor.

In English | La inestabilidad del año pasado de la bolsa y de los mercados de obligaciones, laboral y crediticio ha dejado a algunos hispanos en apuros económicos y muchos temerosos de tomar decisiones financieras.

Abundan las dudas sobre qué hacer en esta economía tan incierta, especialmente en tres áreas críticas: el flujo de efectivo, ahorros y empleos. Estas infalibles estrategias pueden mejorar sus posibles debilitadas finanzas.

Ajuste su presupuesto

Tal vez el año pasado usted se quedó esperando un aumento en su salario o un bono que nunca llegó. O una ganancia mayor que el mísero 1% de interés en sus ahorros.

Aunque se prevé que el poder de gasto hispano llegue a $1 millón de millones este año, muchos latinos deben adaptarse a estos tiempos difíciles. Los expertos dicen que muchos hogares pueden, con creatividad, reducir sus gastos sin pasar apuros.

Qué hacer: Los mayores gastos mensuales para los hispanos son vivienda y transporte. “Los hispanos podrían ahorrar sin bajar su estándar de vida buscando seguros más baratos para sus automóviles”, dice Alicia Morga, presidenta y directora ejecutiva de Consorte Media, una firma de marketing dirigida a hispanos.

El conductor promedio gasta de $120 a $130 mensuales en seguro de automóvil. Según Morga, uno puede ahorrar un 10 % o más combinando las pólizas del auto y el hogar, y aumentando quizá el deducible. “Llame a su aseguradora y pídale una cotización”. Y hágalo también con la competencia.

Cathy Pareto, titulada en Administración de Empresas, de Cathy Pareto and Associates, una firma de planificación financiera, recomienda negociarlo todo. Desde artículos minoristas hasta suscripciones a periódicos y facturas médicas, se pueden conseguir descuentos con sólo pedirlos.

“El que no llora, no mama”, dice. “Las tiendas y proveedores de servicios no están ahora en condiciones de perder clientes”. Según Pareto, aunque el consumidor nacido en Estados Unidos recién comienza a descubrir el poder de la negociación, para los que se criaron en Latinoamérica es un modo de vida.

Finalmente, dice Alejandro Marguia, de la firma McLean Asset Management Corporation: “He visto a hispanos gastar entre $10.000 y $15.000 en una fiesta de 15. Sugiero gastar quizá sólo la mitad, y separar el resto en un fondo de estudios universitarios”.

Invierta con confianza

La salvaje volatilidad de los mercados financieros ha llevado a muchos inversionistas a recurrir al efectivo (guardado en cuentas de ahorro o debajo del colchón) para salvaguardar sus ahorros.

Esa acumulación de efectivo puede ser común especialmente entre inversores hispanos, quienes, según Pareto, “incluso en épocas de bonanza, se inclinan hacia inversiones conservadoras.

Existe una compensación entre el riesgo y las ganancias, y ser demasiado cauto con su dinero —colocándolo en cuentas de ahorro de bajo rendimiento— puede perjudicar su riqueza a largo plazo”.

Siguiente: Mejorando su situación en el mercado laboral. >>

Qué hacer: El antídoto es una cartera de inversiones diversificada, que incluya dinero “seguro” e inversiones que, aunque fluctúen en valor, tiendan a generar mayor rendimiento. Hasta las carteras de jubilados y próximos a jubilarse, que deberían ser conservadoras, a veces justifican la inclusión de acciones.

Marguia sabe que muchos hispanos, especialmente los nacidos fuera de Estados Unidos, tienden a ser escépticos respecto de invertir en valores: “Debido al lugar del que provienen, ven el mercado de valores como un juego predeterminado más que una manera legítima de invertir en nuestro sistema económico”.

Hasta ellos necesitan diversificar sus carteras de inversiones.
Si decide aumentar sus colocaciones en acciones o bonos, un buen lugar para empezar serían los fondos de inversión indexados de bajo costo, que permiten invertir en todos los mercados de valores o en grandes secciones de ellos.

Considere las ofertas de los proveedores más conocidos, como Vanguard o iShares.

“Quizá, la mejor forma de comenzar a invertir en valores sea en el plan 401(k) de su empleador”, dice Marguia. Los hispanos son menos proclives a participar en esos planes que los blancos no hispanos. “Si usted tiene un empleador que le ofrece aportes paralelos y usted no realiza aportes a su 401(k), estará, efectivamente, perdiendo dinero”.

Mejore su situación en el mercado laboral

El desempleo entre los hispanos es del 13 %, en comparación con el 10 % para el total de la fuerza laboral, según el Bureau of Labor Statistics. Según Wilhelmina Leigh, del Joint Center for Political and Economic Studies, los hispanos han sido más afectados en gran parte porque tienden a estar más representados en dos de las industrias más golpeadas por la recesión: la construcción y la manufactura.

Qué hacer: Identifique industrias y profesiones que estén en expansión. “El campo de la salud, por ejemplo, ofrece muchas oportunidades, especialmente en profesiones como técnicos radiólogos”, dice Carlos Sanchez, un gerente de Saludos Hispanos, firma que ayuda a personas bilingües a encontrar mejores empleos. Sanchez recomienda aprovechar las universidades y escuelas técnicas para aumentar sus credenciales.

“Los días en que se conseguían empleos basándose sólo en experiencia ya no existen”, dice. “Hoy es fundamental tener capacidades específicas”.

Aproveche al máximo su bilingüismo, insiste Sanchez. “Hay 400 millones de hispanohablantes, y ser uno de ellos es una enorme ventaja”. Sanchez, de ascendencia mexicana, recomienda que adultos mayores busquen en sí mismos habilidades que puedan ya tener.

Una madre que haya criado hijos y mantenido una casa muchos años podría trabajar con niños como asistente de maestra en una escuela local, como cocinera, o como vendedora en una tienda. O tal vez usted haya desarrollado habilidades en decoración, mecánica, marketing o ventas.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto