¿Depresión, delirio o demencia?

Cómo saber si la pérdida de memoria no es demencia.

Los que cuidamos de un ser querido mayor o anciano debemos saber que los episodios como pérdida de memoria, estado de confusión o incapacidad de organizar los pensamientos no siempre son indicadores de un proceso de demencia. Si tu ser querido sufre de falta de apetito e indiferencia ante el futuro, se olvida de sus citas médicas o actividades, y al hablar se esfuerza en organizar sus pensamientos, lo más probable es que esté atravesando por una crisis seria de depresión. Pero la pérdida de memoria y el estado de confusión también pueden ser el resultado de otro tipo de problema de salud: el delirio. Para estar mejor preparados en el cuidado de otros, conozcamos las diferencias entre depresión, delirio y demencia.

La depresión

Las personas deprimidas en general tienen niveles bajos del químico cerebral llamado serotonina. La serotonina se encarga, entre otras cosas, de regular la capacidad de sentirse interesado en actividades placenteras.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Portrait-of-tender-mother-daughter-moment

— Getty Images

La depresión puede llegar a ser una enfermedad muy seria si no se recibe el tratamiento médico adecuado. Las personas al cuidado de otras que no invierten tiempo en el cuidado de sí mismas, ni tienen relevos, son muy propensas a la depresión. Debes buscar ayuda médica si tú o la persona a quien cuidas presentan algunos de los siguientes síntomas:

  • Sentimientos de tristeza, culpabilidad o inutilidad persistentes;
  • Dificultad de concentrarse, recordar y tomar decisiones;
  • Pérdida de interés en actividades que antes resultaban placenteras;
  • Irritabilidad e intranquilidad;
  • Cambios de hábitos alimenticios y de sueño;
  • Cansancio y fatiga constantes; y
  • Pensamientos acerca de la muerte, suicidio o formas de hacerse daño.

Descuentos para Socios de AARP — Ahorros para la casa, tecnología, asistencia legal, celulares y MÁS

El delirio

Con frecuencia, los adultos mayores, especialmente cuando se encuentran hospitalizados o cuando han pasado por una operación, pueden experimentar otro tipo de pérdida de memoria y estado de confusión y desorientación llamado delirio. El delirio es generalmente temporal y reversible, y las causas pueden ser:

  • Infecciones urinarias o neumonía, especialmente en personas que han tenido un accidente cerebrovascular o derrame, o que viven con demencia;
  • Ingestión de sedantes o alcohol, o la interrupción del uso de drogas y alcohol;
  • Desequilibrio de electrolitos y otras sustancias en el cuerpo;
  • Enfermedades del hígado o el riñón;
  • Cirugías;
  • Anemia;
  • Enfermedad de la tiroides;
  • Desidratación;
  • Fiebre; u
  • Otros.

El delirio se caracteriza por un cambio repentino del estado mental. Por ejemplo, la persona puede estar somnolienta y de pronto se torna agitada y confusa, luego puede regresar a un estado de letargo. Algunos de los síntomas que presenta la persona con delirio son:

  • Confusión y desorientación acerca del lugar o la hora.
  • Disminución de la memoria a corto plazo.
  • Incapacidad de concentrarse.
  • Pensamiento desorganizado a tal punto que no se entiende lo que dice.
  • Incapacidad de entender una conversación.
  • Alucinaciones auditivas.
  • Agitación, desasosiego y ansiedad.
  • Cambios drásticos de estado de ánimo, como furia, irritabilidad, agitación, o alegría excesiva.
  • Cambios en el movimiento, por ejemplo hiperactividad o movimientos muy lentos.
  • Temor de que otras personas le quieran hacer daño.
  • Pesadillas vívidas que continúan después de despertar.

Si tu ser querido desarrolla de manera repentina alguno de estos síntomas, necesitas ayuda médica inmediata. El delirio es una emergencia médica. No es aconsejable administrar sedativos o “calmantes”, pues puede empeorar. Una persona que está experimentando delirio probablemente sea incapaz de proporcionar información acerca de su condición a los profesionales de la salud que lo atienden. Por eso, la información que proporciones tú es muy valiosa para tener un historial clínico preciso.

El tratamiento del delirio está dirigido a corregir el problema subyacente; por tanto, puede durar varios días o semanas y requerir hospitalización. En estos casos, podrían someter a tu ser querido a algunos exámenes como radiografías de pulmones, análisis de orina, pruebas de estado mental, análisis del fluido espinal, electroencefalograma, y tomografía o resonancia magnética de la cabeza entre otros. El tratamiento dependerá de cuál es la causa del delirio y puede incluir medicamentos en dosis bajas para controlar conductas agresivas o disminuir la agitación.

Demencia

Al contrario del delirio, la demencia es una condición crónica de progresión lenta que causa perdida de memoria y afecta todos los procesos cognitivos. La enfermedad de Alzheimer es un tipo de demencia. Los síntomas de la demencia y del delirio pueden llegar a ser similares en cuanto al estado de confusión, desorientación e incapacidad de concentración, y en alguna medida al estado de alucinación. Una persona que vive con demencia puede manifestar delirio. Si tu ser querido con demencia expone cambios repentinos de su estado mental, debes llamar de inmediato al doctor o al equipo de profesionales a cargo de su salud. La información que puedes dar tú es primordial puesto que eres quien conoce mejor a la persona que cuidas. Podrás contestar, por ejemplo, a las siguientes preguntas:

  • ¿Está tomando medicamentos nuevos?
  • ¿Ha habido cambios en las dosis de los medicamentos que toma?
  • ¿Dejó de tomar algún medicamento recientemente?
  • ¿Está comiendo y tomando líquidos como lo hace normalmente?
  • ¿Ha tenido fiebre, vómito, o diarrea?
  • ¿Cómo difiere su comportamiento de lo normal, y cuándo empezó?
  • ¿Ha consumido alcohol, remedios homeopáticos, vitaminas o tés?
  • ¿Ha consumido medicamentos sin receta? Por ejemplo, jarabes para la tos, medicamentos para el resfrío, alergias, o dolor.

Como responsable del cuidado de tu ser querido, tú eres el mejor aliado del personal médico para que este reúna los datos en un historial clínico completo del paciente. Con mucha frecuencia en el adulto mayor, los cambios de estado mental son causados por medicamentos, ya sean recetados o no. Lo más lógico es informarse sobre el uso de medicamentos. Te invito a leer mi columna: guía para el uso adecuado de los medicamentos con o sin prescripción médica.  

Rewards for Good: Regístrate hoy y comienza a ganar puntos para ahorrar en grandes recompensas. Los socios reciben un 50% más de puntos.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Publicidad

Cerdito en la carretera - AARP Driver Safety

Toma el nuevo curso de conducción AARP Smart Driver para refrescar tus conocimientos.

Publicidad

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Advertisement

Recursos

¿Eres un abuelo que cría a su nieto?

Visita la página informativa de recursos por estado.

Guía para las familias

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos.

Publicidad