Skip to content
 

Mudanzas: el establecimiento de una nueva residencia

Analiza bien las opciones para tu ser querido y para ti.

In English | La tarea de establecer una nueva residencia para tu ser querido comienza mucho antes del día de la mudanza. Si es posible, las visitas al nuevo hogar para medir, planificar la disposición del espacio y asegurarse de que todo está en orden serán de gran ayuda el día de la mudanza. A continuación te brindamos algunos consejos prácticos sobre cómo acomodar el nuevo espacio de tu ser querido y qué hacer para prepararse.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Prepara un plano

Dedícale tiempo a visitar la nueva residencia y preparar un plano, a escala, de las habitaciones. No se te olvide incluir las ventanas y entradas. Luego, mide todos los muebles que tu ser querido piensa conservar y elabora piezas móviles, también a escala, para colocar en el plano.

Utiliza el plano y las piezas para decidir lo que se conservará y lo que se debe eliminar. Elaborados correctamente, también servirán para determinar dónde se colocará cada mueble y también podrás hacer una lista de muebles nuevos que se necesiten. Una ventaja adicional: este plano también se puede usar para indicarle a la compañía de mudanzas dónde colocar cada artículo.

Visita y vuelve a visitar
Si el hogar, apartamento o habitación adonde se mudará tu ser querido necesita renovaciones, manténte al día con el dueño o encargado y visita varias veces antes del día de la mudanza. Idealmente, todo estará listo para tu ser querido. Sin embargo, algunas veces las fechas límite no se cumplen y los nuevos residentes se encuentran con una cocina sin encimeras o un baño sin lavamanos. No es una situación ideal para el adulto mayor en transición a una nueva etapa de su vida. Unas cuantas llamadas a la persona encargada normalmente es suficiente, pero visitas en persona podrían ser necesarias si tienes cualquier preocupación respecto a la finalización de cualquier proyecto.

Conecta los servicios públicos por adelantado
Esto te puede parecer obvio, pero con todo lo que hay que hacer en una mudanza, algunas veces se olvidan estas pequeñas tareas. Cuando el objetivo es garantizar que tu ser querido se sienta lo más cómodo posible en su nuevo hogar, es muy importante asegurar de que los arreglos para ciertas necesidades básicas como el agua, la electricidad y el teléfono estén hechos por adelantado. Los primeros días en un nuevo entorno pueden resultarle difíciles a un adulto mayor, por lo que estas comodidades ayudarán mucho.

Manten la disposición acostumbrada del espacio
Es posible desorientarse al mudarse a un nuevo hogar. Para facilitar la transición, en cada habitación coloca las pertenencias de tu ser querido donde solían encontrarse en la antigua casa, si es posible. Coloca los sofás de manera similar, teléfonos y artículos electrónicos en lugares parecidos y lámparas donde se encontraban anteriormente. Haz lo mismo en la cocina, también. Coloca la vajilla, vasos y tazas en la misma ubicación general donde solían encontrarse en la antigua casa de tu ser querido. Esto ayudará a aminorar cualquier confusión al principio.

Manten las rutinas intactas
Una de las dificultades de una mudanza es la manera en que interrumpe las rutinas cotidianas. Por ejemplo, si tu ser querido disfruta oír música mientras cena, asegúrate de poner el radio primero en la lista de cosas por hacer el día de la mudanza. O si él disfruta leer antes de acostarse, empaca sus últimos libros y revistas junto con sus artículos imprescindibles y asegúrate de que el dormitorio tenga suficiente luz para leer. Estas pequeñas comodidades ayudan mucho durante la fase de transición de una mudanza.

Qué hacer primero
Si tu ser querido piensa quedarse en su nuevo hogar enseguida, asegúrate de acomodar la cama, el baño y los artículos básicos de la cocina primero. Ten listas sábanas y mantas limpias antes de la mudanza para poder tender la cama en cuanto esté armada. Luego, coloca toallas (también limpias de antemano), alfombras y artículos de tocador en el baño. Finalmente, en la cocina, desempaca por lo menos un juego de utensilios, un juego de platos, tres o cuatro vasos y tazas para tenerlos cómodamente a mano los primeros días.

Detalles agradables
Comprender las emociones que está sintiendo tu ser querido es el mejor gesto que tu puedas tener en este momento. Como detalles reconfortantes, considera acomodar fotografías y recuerdos en la nueva área (aunque los tenga que colocar sobre cajas desempaquetadas), abastecer el refrigerador con los alimentos favoritos, arreglar flores frescas o salir a cenar con tu ser querido el día de la mudanza.

Para el cuidador
No te olvides de tomar un descanso tan pronto puedas. Ayudar a mudar a un ser querido te afectará a ti también. Está alerta a las señales de tu propio cuerpo y cuándo parar. Descansa a menudo, aparta tiempo para ti y recuerda mantenerte al día con tu vida. Durante el caos de la mudanza, es fácil olvidarte de tus propias prioridades. Recuerda pagar las cuentas a tiempo, solicitar el apoyo de amigos y familiares y pedir ayuda cuando la necesites.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto