Skip to content
 

Qué hacer cuando hospitalizan a tu pariente

Cómo planear su estadía y disminuir imprevistos.

In English | La internación de un ser querido puede dar lugar a sentimientos de miedo e inseguridad en el prestador de cuidados. Sin embargo, con un poco de planificación es posible que ambos puedan atravesar mejor esta experiencia antes, durante y después de la hospitalización.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Antes de la internación

Sin importar si tu ser querido debe someterse a una cirugía programada o ingresa a la sala de emergencias de forma imprevista, deberá contar con cierta información para que el equipo médico pueda brindar una atención eficaz. Ayúdalo a crear una tarjeta "para emergencias" para guardar en su billetera, que incluya la siguiente información:

  • Nombre
  • Fecha de nacimiento
  • Nombres y teléfonos de los médicos que lo atienden
  • Cualquier tipo de alergias (a medicamentos, tinturas terapéuticas, alimentos, etc.)
  • Medicamentos que toma en la actualidad y dosis para cada uno
  • Problemas médicos actuales o anteriores
  • Cirugías previas
  • Información sobre el seguro de salud
  • Información de contacto de los principales prestadores de cuidado, como así también de un pariente, amigo o vecino que viva cerca y pueda ayudar con el cuidado del hogar o de una mascota, si fuera necesario

Si tu ser querido ha designado a un apoderado para la toma de decisiones relativas a la salud (mediante un poder especial) a fin de que tome decisiones médicas en caso de no poder tomarlas por sí mismo, incluye en la tarjeta el nombre e información de contacto de esa persona. Si no ha designado a un apoderado de este tipo, recomiéndale que lo haga. Tu ser querido también puede redactar un testamento en vida. Mientras tanto, incluye el nombre y la dirección de uno o más contactos de emergencia. Al menos uno de los contactos debe vivir cerca de tu pariente y contar con un permiso según la ley HIPAA (Ley de Portabilidad y Responsabilidad de los Seguros de Salud).

Conserva una copia de esta información en tu billetera o cartera.

Durante la internación

Una vez que tu ser querido ha sido admitido al hospital, averigua el nombre del médico cabecera —la persona que coordinará los servicios de atención médica— y consulta cuál es la mejor forma de contactarlo. Asimismo, asegúrate de que la información de tu ser querido incluya tu teléfono.

No dudes en preguntar a los médicos y enfermeros sobre la afección de tu ser querido y las opciones de tratamiento. Asegúrate de comprender y estar de acuerdo con el plan de tratamiento

Ten en cuenta que en tanto tu ser querido sea capaz de tomar decisiones —y de comprender sus consecuencias—, tiene derecho a decidir el curso de su tratamiento e incluso a negarse a recibirlo aunque usted, su médico y otros parientes se opongan. Si tu ser querido no puede tomar decisiones por sí mismo y tú debes actuar como su apoderado para la toma de decisiones médicas, usa su testamento vital como guía para garantizar que se cumplan sus deseos. Como apoderado, la función no es expresar tus propios deseos, sino los de tu ser querido.

Manten informados a los parientes y amigos de tu ser querido. Para ahorrar tiempo, puede publicar información actualizada en un sitio web como Lotsa Helping Hands, CaringBridge o CarePages. Si te sientes abrumado por la gran cantidad de llamadas telefónicas, designa a otra persona para que las responda y propocione información actualizada, o graba un breve mensaje con las últimas noticias en tu correo de voz.

Planificación del alta hospitalaria

Tan pronto como sea posible tras ser admitido en el hospital, mantén una conversación con el enfermero, trabajador social u otro profesional responsable de ayudarlo a planificar el alta hospitalaria de tu ser querido. No esperes hasta el momento del alta. Tú, tu ser querido y el planificador de altas hospitalarias deben colaborar para decidir si el paciente regresará a su vivienda, a la casa de un pariente o amigo, a un centro de rehabilitación o a un hogar para el cuidado de personas mayores con discapacidades, como también quién le brindará la atención médica necesaria.

Con anterioridad al alta, toma nota del nombre y teléfono del planificador de altas hospitalarias y de los médicos que le brindaron atención médica a tu ser querido, además de instrucciones sobre medicamentos, equipamiento médico en el hogar, dieta, ejercicio y citas médicas de seguimiento. Consulta qué síntomas o efectos secundarios esperar y cuándo es necesario llamar al médico.

En caso de que tu ser querido regrese a su propia vivienda o tú lo recibas en su casa, consulta acerca de los servicios de cuidado a los que puede acceder. Consulta con anticipación si el seguro de tu ser querido cubrirá los costos de un enfermero domiciliario, cuidados de hospicio en el hogar u otros servicios recomendados por el personal del hospital. Obtén información detallada acerca de Medicare, Medicaid y otros beneficios públicos.

Si te sientes abrumado o no estás conforme con el plan de alta, comunícaselo con franqueza al planificador de altas. La lista de verificación para la planificación de altas hospitalarias de Medicare puede ayudarlos a ti y a tu pariente a verificar si cuentan con toda la información necesaria antes del alta.

Haz una lista de todo lo que necesitas hacer en los próximos días y semanas, y pide ayuda a amigos, parientes y miembros de la comunidad.

Y, por último, no te olvides de tu salud. Para ser un buen prestador de cuidados, es esencial que descanses adecuadamente y te tomes el tiempo necesario para liberarte del estrés.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto