AARP Bulletin

Maltrato a ancianos: cuando el cuidado de otros se vuelve una pesadilla

La mayoría de familias recurre a contratar auxiliares del cuidado a domicilio, pero ¿qué pasa si las cosas no son lo que parecen?

In English | Cuando contrataron a Denise Goodwin para realizar quehaceres domésticos y otras tareas en el hogar de Carolyn y Gerald Rabourn en San Diego, la acogieron con los brazos abiertos. Carolyn, de 91 años, quien se encontraba en la etapa final de un cáncer de pulmón, recibía cuidados paliativos en el hogar, y Gerald, de 88 años, un aficionado al tenis y a los ejercicios durante toda una vida, estaba agotado de la lucha diaria de apoyar y ayudar a su esposa.

“A él le parecía simplemente maravillosa”, dijo Bill Mitchell, fiscal adjunto del condado, de la opinión que tenía Gerald Rabourn de Goodwin. “Prácticamente la vio como su ángel”.

Sin embargo, después de que Carolyn falleció, Goodwin no solo se encargaba de la casa sino que empezó a apoderarse de todo. Primero, huyó con casi $600,000 en bienes, entre ellos el título de propiedad del hogar de los Rabourn. Cuando el dinero desapareció, también lo hizo Gerald Rabourn, en circunstancias misteriosas. Cuando la arrestaron en el 2011, Goodwin se alistaba para irse en un crucero por el Mediterráneo; después, la acusaron formalmente del asesinato de Gerald Rabourn.

Ve también: 10 preguntas que debes hacer antes de contratar a un auxiliar »

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Maltrato a ancianos

“...cuando llevas a alguien a tu hogar, necesitas asegurarte de que es quien dice ser”, aconseja Mary Weaver, la hija de Gerald Rabourn. — Matthew Mahon/REDUX

Cada día, en millones de hogares en el país, hay una gran cantidad de auxiliares de cuidados en el hogar ayudan a cubrir las necesidades básicas de las personas mayores —cocinar, limpiar y ayudar con las actividades de la vida diaria—. Casi 10 millones de adultos de 65 años o más reciben cuidados en el hogar o en instalaciones de cuidado residencial distintas a los hogares geriátricos. Se prevé que ese número se disparará a medida que la población mayor de 65 años aumente de los 40 millones actuales a más de 70 millones en el 2030, según cifras de la U.S. Census Bureau (Oficina del Censo de EE.UU.).

Mientras que muchos auxiliares de cuidados en el hogar son excelentes, otros, como Goodwin, podrían ser tu peor pesadilla. El maltrato financiero, físico y emocional (en inglés) va en aumento, si así lo indican el número de órdenes de arresto y quejas de maltrato. La investigación indica que 1 de cada 10 personas de 60 años o más han experimentado algún tipo de maltrato a los ancianos. Sin embargo, a pesar de que los fiscales en todo el país tienen el maltrato a las personas mayores en la mira, muchos casos no se denuncian. A algunas personas mayores les da miedo de que si se quejan, terminarán en un hogar geriátrico. Quienes padecen demencia tal vez no puedan acordarse de que los han maltratado: los estudios muestran que más de un tercio de las personas con demencia sufren maltrato psicológico o físico a manos de sus prestadores de cuidados. Mientras tanto, sus guardianes y defensores naturales —sus familiares— a menudo viven a cientos o miles de millas de distancia.

Veamos el caso de Ruthann Jacox, una mujer de Tucson, Arizona con esclerosis múltiple cuyo único hermano vivía en Pensilvania. Jacox, quien nunca se casó, había contratado a una auxiliar para prestarle cuidados. Esa persona luego le racionó la comida y el agua para no tener que llevarla al baño. Solamente después de que Jacox fue hospitalizada con úlceras de decúbito hasta los huesos fue que se denunció el maltrato al servicio de protección de adultos. Más tarde, Jacox —una enfermera jubilada— falleció. Su auxiliar fue sentenciada a dos años de cárcel.

Una industria sin reglamentos

La Dra. Laura Mosqueda es codirectora del National Center on Elder Abuse (Centro Nacional sobre Maltrato de Personas Mayores), una iniciativa financiada por el gobierno federal que sirve como organismo coordinador y centro de intercambio de información para la investigación y capacitación sobre el maltrato, la negligencia y la explotación de personas mayores. Ella menciona que la culpa la tiene la intersección entre una población creciente de personas mayores y el sector de los empleados de cuidados domiciliarios, una industria floreciente y prácticamente sin reglamentos.

Para comenzar, no hay reglamentos federales que apliquen a los empleados de cuidados domiciliarios, aparte de los amplios estándares para el cuidado que se proporciona a quienes tienen Medicaid. Solo aproximadamente la mitad de los estados requiere que las agencias de cuidados domiciliarios lleven a cabo algún tipo de capacitación para sus empleados. Solamente 15 estados requieren que las agencias realicen revisiones periódicas en el hogar para asegurarse de que los empleados estén haciendo su trabajo. La mayoría de los estados requieren verificación de antecedentes penales para los empleados de cuidados domiciliarios, pero no requieren que las agencias verifiquen los antecedentes en otros estados.

Descuentos para Socios de AARP — Ahorros para la casa, tecnología, asistencia legal, celulares y MÁS

Un estudio del 2012 publicado en la Journal of the American Geriatrics Society descubrió que menos de un tercio de las agencias de cuidados domiciliarios examinaban a sus empleados para verificar si usaban drogas ilícitas, y solo el 16% hacían pruebas de que tenían conocimientos básicos para prestar cuidados en el hogar. “Las personas que trabajan [en hogares] tratan de hacer lo mejor que pueden, pero el problema es que no siempre cuentan con el apoyo de las agencias que los contratan”, dijo la coautora del estudio, la Dra. Lee Lindquist, jefa de geriatría de Northwestern University Feinberg School of Medicine. “Las agencias cobran $50 o más por hora, pero se quedan con muchas de las ganancias en vez de invertirlas en educación, capacitación y supervisión”.

Los asistentes para la atención personal y los auxiliares de cuidados en el hogar son la segunda y tercera ocupación de más rápido crecimiento del país, según la U.S. Bureau of Labor Statistics (Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU.).  Esto no ha llevado a sueldos ni beneficios más altos para los empleados.

Uno de cada cuatro empleados de cuidados en el hogar viven en hogares con ingresos por debajo del nivel federal de pobreza, y un tercio no tiene seguro médico, según el Paraprofessional Healthcare Institute, un grupo de defensa e investigación con sede en Bronx, Nueva York. Las largas horas y los sueldos bajos —el sueldo medio es $9.61 la hora— contribuyen a la alta tasa de rotación y al cuidado inconstante.

Siguiente: El papel de la familia. »

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Publicidad

Cerdito en la carretera - AARP Driver Safety

Toma el nuevo curso de conducción AARP Smart Driver para refrescar tus conocimientos.

Publicidad

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Advertisement

Recursos

¿Eres un abuelo que cría a su nieto?

Visita la página informativa de recursos por estado.

Guía para las familias

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos.

Publicidad