Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Cómo, cuándo y dónde los adultos mayores pueden vacunarse y recibir dosis de refuerzo contra la COVID-19

Ahora se recomiendan las dosis de refuerzo para muchas personas dos o seis meses después de su primera ronda de vacunas, dependiendo de la vacuna que se recibió.

In English

Más de 197 millones de personas en Estados Unidos —y más del 86% de los adultos de 65 años o más— han recibido la vacuna completa contra la COVID-19, y ahora hay vacunas disponibles para todas las personas de 5 años o más. Eso equivale a aproximadamente dos tercios de la población de Estados Unidos que puede vacunarse, pero son casi 100 millones las personas que no están completamente vacunadas.

En gran parte del país, es relativamente fácil vacunarse, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ahora recomiendan los refuerzos dos o seis meses después de la primera ronda de vacinas, dependiendo de cuál recibieron.

Más de 41 millones de personas ya han recibido un refuerzo de Pfizer, Moderna o Johnson & Johnson. Esto es lo que los adultos mayores necesitan saber sobre cómo vacunarse y qué esperar de las dosis de refuerzo.

¿Quién puede vacunarse? ¿Quién puede recibir la vacuna de refuerzo?

La vacuna de Pfizer está aprobada para todas las personas de 5 años o más, y las de Moderna y Johnson & Johnson están disponibles para toda persona de 18 años o más. La vacuna de Pfizer es actualmente la única para la cual la FDA pasó de la autorización para uso de emergencia a la aprobación completa para personas de 16 años en adelante.

Los CDC recomiendan las vacunas de refuerzo para todos los adultos. A quienes se les administró la vacuna de Johnson & Johnson deberían recibir una vacuna de refuerzo al menos dos meses después de la primera. Los que recibieron las vacunas de Pfizer y Moderna deberían recibir el refuerzo seis meses después de su serie inicial de dos inyecciones.

Los tres fabricantes de vacunas están investigando cómo las poblaciones más jóvenes responden a sus vacunas. La vacuna de Pfizer para personas de 5 a 11 años es un tercio de la dosis que se administra a personas de 12 años o más, y se administra en dos dosis, con tres semanas de diferencia, según las recomendaciones de los CDC. Las vacunas para niños están disponibles en consultorios médicos y ciertas farmacias minoristas.

¿Dónde puedo vacunarme o recibir un refuerzo?

El sitio web Vacunas.gov del Gobierno federal te permite buscar proveedores de vacunas y dosis de refuerzo por código postal, con enlaces a citas, y muchos sitios permiten visitas sin cita previa. Si necesitas ayuda para encontrar un proveedor de la vacuna, envía un mensaje de texto con tu código postal al 438829 o llama a la línea gratis de los CDC al 1-800-232-0233 (TTY: 888-720-7489).

Muchas clínicas de salud de los condados, además de consultorios médicos y farmacias —incluidas las grandes cadenas como CVS, Walgreens y Walmart— aceptan citas de vacunación, y muchas de ellas ofrecen las vacunas sin cita previa. Consulta los sitios web de las farmacias para ver las opciones con y sin cita previa. Los veteranos pueden vacunarse a través de los centros del Departamento de Asuntos de Veteranos. Para los residentes y el personal de los centros de cuidados a largo plazo, las vacunas generalmente están disponibles en los mismos centros.

Los sitios de vacunación masiva que aparecieron en todo el país en los primeros días de la distribución de la vacuna han cerrado en su mayoría.

¿Hay efectos secundarios?

Algunas personas nunca desarrollan efectos secundarios, pero muchas experimentan dolor en el lugar de la inyección, fiebre, escalofríos, dolores de cabeza, dolores musculares o dolor en las articulaciones, entre otros síntomas. Estas reacciones son temporales, pero los expertos dicen que debes evitar hacer grandes planes en los días siguientes a tu cita como medida de precaución.

Los efectos secundarios más graves, entre ellos un pequeño número de reacciones alérgicas, son poco comunes. La vacuna de Johnson & Johnson se ha relacionado con coágulos sanguíneos inusuales y graves en un pequeño número de personas, especialmente en mujeres de 50 años o menos.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Si me vacuno, ¿puedo contraer COVID-19?

Las tres vacunas autorizadas en Estados Unidos reducen el riesgo de infecciones por COVID-19 y son muy eficaces para prevenir enfermarse de gravedad y morir por la enfermedad. Pero se han documentado infecciones posvacunación, aunque rara vez, y por lo general presentan síntomas leves a moderados.

Según los CDC, de los más de 189 millones de personas en el país que estaban completamente vacunadas al 18 de octubre, una pequeña fracción (0.02%) fueron hospitalizadas o murieron a causa de una infección posvacunación. Los adultos de 65 años o más han representado aproximadamente dos tercios de las hospitalizaciones y casi 9 de cada 10 muertes de personas en Estados Unidos completamente vacunadas.

¿Mi empleador puede exigir que me vacune?

Técnicamente, sí. La Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC) de EE.UU. ha dicho que las leyes federales de protección laboral “no impiden que un empleador exija que todos los empleados que entran físicamente al lugar de trabajo estén vacunados contra la COVID-19”. Y la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) emitió una orden de vacunación, que entrará en efecto el 4 de enero, para las empresas con 100 o más trabajadores. Los empleados de estas empresas deberán vacunarse o hacerse pruebas semanales de detección de COVID-19 antes de entrar al trabajo.

De manera similar, se han anunciado requisitos de vacunación para todos los trabajadores y contratistas federales y para todos los trabajadores de la salud en centros que reciben dinero de Medicare y Medicaid, incluidos los hogares de ancianos. Ciertos estados individuales, entre ellos Nueva York y California, también han introducido mandatos de vacunación para los maestros y otros trabajadores, y exigen que quienes no reciben la vacuna se sometan a pruebas regulares, usen mascarilla y practiquen el distanciamiento social.

Pero otras leyes federales pueden sustituir las directivas de la EEOC de modo de otorgar adaptaciones para las personas que no desean vacunarse debido a razones médicas o religiosas válidas. Es posible que a esos trabajadores se les exija que usen una mascarilla en la oficina o que no entren en absoluto.

Adultos mayores hacen la fila para recibir la vacuna contra la COVID-19

MARTA LAVANDIER/THE ASSOCIATED PRESS

Residentes mayores de Florida mientras se les toma la temperatura antes de recibir la segunda dosis de la vacuna de Pfizer contra la COVID-19 en el Jackson Health System de Miami.

¿Podré recibir una dosis de refuerzo en el mismo lugar en el que me vacuné?

Vacunas.gov está dirigiendo a las personas a programar citas para recibir la dosis de refuerzo en algunas farmacias y centros de salud que actualmente ofrecen las vacunas iniciales. Pero es posible que tengas que ir a un nuevo lugar si recibiste las vacunas en un centro de vacunación masiva, ya que muchos cerraron hace ya varios meses. El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy (demócrata), ha dicho que su estado “casi con certeza” reabrirá algunos sitios de vacunación masiva para distribuir las dosis de refuerzo, pero la Casa Blanca todavía no ha indicado apoyo para los sitios de vacunación masiva a nivel nacional.

Los residentes y el personal de los centros de cuidados a largo plazo también pueden pasar por un proceso diferente al que tuvieron en el invierno, cuando se establecieron clínicas de vacunación a través de una colaboración federal con CVS, Walgreens y otras farmacias.

¿Mi vacuna inicial determina que dosis de refuerzo debo recibir?

No, los CDC dicen que es seguro y eficaz elegir qué vacuna recibes como refuerzo, ya sea la que obtuviste inicialmente u otra.

Las personas inmunodeprimidas ya podían recibir la vacuna de refuerzo, ¿no es así?

No exactamente. Los CDC recomiendan que ciertas personas inmunodeprimidas, incluidas las que están recibiendo tratamiento contra el cáncer o toman ciertos medicamentos inmunosupresores, reciban una tercera dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna al menos 28 días después de recibir la segunda dosis. Es posible que el sistema inmunitario de estas personas no responda lo suficiente a solo dos dosis de la vacuna. Se espera que solo alrededor del 3% de la población adulta de Estados Unidos necesite una tercera vacuna. Si crees que puedes reunir los requisitos para recibir una tercera dosis, los CDC recomiendan hablar con tu proveedor de atención médica sobre tu enfermedad y determinar si tiene sentido recibir una dosis adicional.

Las terceras vacunas están disponibles en los mismos lugares que ofrecen las vacunas contra la COVID-19. Si recibiste una vacuna de un centro de vacunación masiva que cerró desde entonces, usa vacunas.gov para encontrar un proveedor de vacunas cerca de ti.

Si ya estoy completamente vacunado, ¿realmente necesito una dosis de refuerzo?

Muchos expertos en salud dicen que sí, si eres un adulto mayor o si tu trabajo te expone a otras personas infectadas. Estudios recientes de los CDC y Mayo Clinic sugieren que las vacunas contra la COVID-19 son muy eficaces en las semanas y los meses después de la inoculación completa, pero que la fuerza de la protección con el tiempo comienza a disminuir.

“Independientemente de la vacuna evaluada, todas las vacunas siguen siendo eficaces para prevenir la hospitalización y la enfermedad grave. Pero pueden ser menos eficaces en la prevención de infecciones y enfermedades leves recientemente”, dijo la Dra. Sara Oliver, funcionaria del servicio de inteligencia sobre epidemias de la División de Enfermedades Virales de los CDC, durante una reunión del panel asesor de los CDC a fines de agosto.

Las autoridades de salud han señalado que el concepto de una vacuna de refuerzo no es nuevo y que muchas vacunas se vuelven menos eficaces con el tiempo.

Andrew Soergel cubre temas de hogares de ancianos y de política federal y estatal para AARP. Anteriormente, fue reportero sénior de temas de economía en U.S. News & World Report y recibió la beca Economics of Aging and Work a través de Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research en University of Chicago.