Skip to content
 

5 razones para no mudarte a una casa más pequeña en la jubilación

Con el aumento de las tasas hipotecarias, quizá sea mejor quedarte donde estás.

Cajas de cartón apiladas

Catherine Falls Commercial/Getty Images

In English

Reducir el tamaño de tu casa en la jubilación podría liberar dinero y disminuir la carga de tener una gran vivienda. Pero también hay razones para querer quedarte, en especial, el aumento de las tasas de interés de las hipotecas y el aumento de la inflación.

"Una gran cantidad de personas que se queda a vivir en casa ya tiene tasas de interés y pagos hipotecarios bajos", dice Linda McCoy, presidenta de la National Association of Mortgage Brokers. "Si se mudan en este momento, estarán pagando más por reducir el tamaño de la casa en la que viven".

Los precios de la vivienda también se están disparando. En mayo, subió un 14.8% con respecto al año anterior, y el precio promedio de venta de $407,600 de las viviendas existentes superó los $400,000 por primera vez, según la National Association of Realtors. Incluso si a los jubilados no les importa tener una tasa de interés más alta, tendrán que pagar más que antes de la pandemia para reducir el tamaño de su casa.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


El costo asequible de la vivienda es una razón importante para no venderla, pero no es la única. Aquí tienes otras cinco:

1. No hay adónde ir

Los jubilados que quieren cambiar una casa grande por otra más pequeña no tienen opciones infinitas. El inventario es escaso y las propiedades son caras. Las que son viables pueden estar fuera de su alcance. Sin tener adónde ir, algunos jubilados están optando por quedarse donde están. "Los precios han subido y puedes poner a la venta casas por probablemente $100,000 o $200,000 más que hace dos años, pero ¿qué vas a comprar?", dice Carolyn Morganbesser, vicepresidenta adjunta de apertura de hipotecas de Affinity Federal Credit Union. "Digamos que tienes la suerte de encontrar algo. ¿Cuánto vas a gastar?".

2. Puedes darte el lujo de quedarte donde estás

Para algunos jubilados, mudarse a un lugar más pequeño es una forma de liberar dinero para vivir. Pero si puedes permitirte conservar tu casa actual y gozas de buena salud, reducir el tamaño de tu vivienda no tiene por qué ser una conclusión obligada. Puedes esperar a que mejore el mercado o envejecer en una comunidad a la que estés acostumbrado. "Si se sienten cómodos mental, física y financieramente, tal vez se queden", dice Kent Pearce, director administrativo y asesor financiero sénior de Merrill Lynch Wealth Management.

3. Tus hijos adultos vuelven al hogar

Tiene sentido reducir el tamaño del hogar si el nido ha quedado vacío, pero la pandemia de la COVID-19 nos ha enseñado que es posible que los hijos no se hayan ido para siempre. Desde antes de la pandemia, muchos hijos volvían a casa. ¿Qué mejor razón que esa para no mudarse? "Las tres variables para no mudarse a una vivienda más pequeña son la ubicación, la familia y los servicios", dice Pearce. "Estamos viendo que muchos jóvenes vuelven a casa después de la universidad hasta que mejora su situación".

4. Quieres sacar provecho del valor líquido de tu vivienda

Vender tu casa no es la única forma de liberar dinero. En un mercado inmobiliario difícil y con tasas hipotecarias en alza, una línea de crédito con garantía hipotecaria, o HELOC, es otra opción. Es una forma de tener acceso al valor líquido de tu casa a bajo costo sin venderla. 

5. Prefieres envejecer en tu casa

A pesar de todo lo que se dice sobre mudarse a un lugar más pequeño, hay un gran número de personas mayores que quieren envejecer en su casa. Les gusta su casa, la ubicación, la comunidad y su estilo de vida. Simplemente tienen pocas razones para mudarse. En las respuestas a la Encuesta de preferencias de AARP 2021 sobre hogar y comunidad, cerca de tres cuartas partes de los adultos mayores de 50 años dijeron que querían quedarse en sus casas o comunidades actuales el mayor tiempo posible. Además, el 69% estarían dispuestos a compartir su casa con un familiar (que no sea su cónyuge) y el 54%, con un amigo al envejecer.

Donna Fuscaldo es una redactora y editora que colaboradora en finanzas personales y salud. Lleva más de dos décadas escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como el Wall Street Journal, Forbes, Investopedia y HerMoney.