Skip to content
 

10 pueblos en EE.UU. donde se puede vivir bien en el 2022

El índice de habitabilidad de AARP identifica los lugares menos poblados donde vivir y prosperar.

Panorámica de la población de Great Neck, tulipanes en Orange City y una foto de Salida, Colorado

Great Neck, NY: Bloomberg/Getty Images / Tulipanes en Orange City, IA: Cortesía Orange City / Salida, CO: Jacob Boomsma/Getty Images

In English

Es un excelente momento para los pueblos pequeños.

Estas comunidades siempre han tenido sus aficionados, pero durante la pandemia muchas personas que trabajan a distancia se dirigieron a los pueblos pequeños para trabajar en lugares más tranquilos. Los atrajo el ritmo de vida más lento, en comunidades donde los residentes caminan a tiendas y restaurantes, charlan al aire libre con los vecinos sin sacrificar el acceso a una sólida conexión wifi y buena atención médica.

La herramienta de datos del índice de habitabilidad de AARP ha identificado las 10 comunidades pequeñas más habitables, con una población entre 5,000 y 24,999 habitantes. Es la primera vez que AARP reconoce los pueblos pequeños con las mejores clasificaciones en el país.

Prueba la herramienta del índice de habitabilidad de AARP

Infórmate sobre tu propia comunidad o cualquier localidad que te interese utilizando el índice de habitabilidad de AARP (en inglés). El índice emplea siete categorías y 61 indicadores para evaluar los pueblos y las ciudades. Los usuarios ingresan un código postal, estado, ciudad o dirección para obtener más información sobre la habitabilidad de las comunidades, desde el transporte y el medio ambiente hasta la atención médica y la participación cívica. Las localidades reciben una puntuación entre 0 y 100, y los usuarios pueden personalizar las búsquedas y comparar pueblos y ciudades.

Esta lista fue generada por el nuevo índice de habitabilidad de AARP, desarrollado en el 2015. A fin de determinar cuán fácil es vivir en las diferentes localidades, el índice considera criterios importantes para los adultos mayores de 50 años —y para la comunidad en general— como el medio ambiente, la accesibilidad a pie y un buen sistema de transporte público, entre muchos otros factores. Se pueden añadir detalles adicionales a estos datos individual explorando los elementos clave de la herramienta del índice de habitabilidad.

AARP también identifica las 10 mejores ciudades grandes, medianas y pequeñas, pero agregó los pueblos pequeños a la lista este año, porque “hay muchos estados como Vermont, Maine y Nuevo Hampshire donde realmente no hay comunidades más grandes que pudieran incluirse en la lista”, pero estos pueblos son excelentes lugares para vivir y prosperar, señala Jana Lynott, asesora sénior de política estratégica en el Instituto de Política Pública de AARP y directora de proyectos para el índice.

En general, los pueblos y las ciudades de todos los tamaños con las mejores puntuaciones “tienen buenos resultados en las características que apoyan a las personas (de cualquier edad y etapa de la vida) que quieren envejecer con comodidad en sus hogares y comunidades”, observa Shannon Guzman, asesora sénior de política estratégica en el Instituto de Política Pública de AARP.

La participación comunitaria incrementa la habitabilidad de un pueblo

Los pueblos pequeños tienen excelentes puntuaciones en algunas categorías donde las grandes ciudades quizás no sobresalgan, indica Guzman. Esto es cierto en particular en el área de la participación comunitaria, una de las siete categorías de habitabilidad que mide el índice de AARP. Estas categorías también incluyen la vivienda, los vecindarios, el transporte, el medio ambiente, las oportunidades y la salud.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


La participación comunitaria tiene en cuenta el costo y la velocidad de la banda ancha; la oportunidad de participación cívica; la tasa de votación; la participación social; y las instituciones culturales, artísticas y de entretenimiento. La participación comunitaria es una de las tres categorías en las que estos 10 pueblos destacados obtienen los mejores resultados, con una sola excepción. Incluso ese pueblo, Great Neck Plaza, en Nueva York, tiene una puntuación de 70 en participación comunitaria, una cifra más alta que la mayoría de sus competidores más poblados señala Lynott.

Falls Church, Virginia, por ejemplo, que mostró un desempeño superior al promedio en cada una de las clasificaciones mencionadas, obtuvo una puntuación perfecta (100) en participación comunitaria. Un factor que contribuye a esta participación es una ley estatal que permite la votación temprana, el voto en ausencia sin necesidad de justificación y la votación por correo, explica Lynott.

Muchas de las localidades de la lista de los 10 pueblos más habitables se encuentran cerca de lugares más poblados, de modo que los residentes tienen la opción de aprovechar con facilidad los servicios de la gran ciudad. Falls Church, por ejemplo, está a solo 10 millas de Washington D.C. y Great Neck Plaza a solo 16 millas de Manhattan.

Sin embargo, la lista también incluye lugares como Orange City, Iowa, y La Crescent, Minnesota, que están a más de 100 millas de la ciudad grande más cercana. Aun así, el 99.9% de los residentes de La Crescent y el 85.7% de los residentes de Orange City tienen servicio de banda ancha de alta velocidad a un precio competitivo, así como tasas muy altas de votación y de oportunidades (lo que incluye datos sobre la desigualdad de ingresos, las plazas de empleo por trabajador, el índice de graduación de la escuela secundaria y la diversidad de edad).

Los precios de la vivienda pueden ser altos

Los mismos criterios que hacen que las comunidades sean habitables y atractivas también hacen que estén en gran demanda y sean más caras. Las comunidades en demanda, tanto grandes como pequeñas, luchan por satisfacer las necesidades de vivienda de los residentes actuales y de las personas que quieren vivir allí en el futuro, indica Lynott. Sin embargo, Lynott señala que mientras que los pequeños pueblos de la lista de AARP tienen mejor puntuación en el ámbito de la vivienda que muchas ciudades, la vivienda no es una categoría que impulsa las puntuaciones.

La categoría de la vivienda considera no solo los datos de los costos mensuales de vivienda y la carga de esos costos como un porcentaje de los ingresos, sino que también incluye el porcentaje de unidades con entradas sin escalones y la disponibilidad de vivienda multifamiliar y de vivienda con subsidio.

El pueblo pequeño que ocupa el primer lugar en la lista es Aspen, Colorado, un destino turístico a 100 millas de Denver, con 246 días de sol y acceso a cuatro grandes zonas de esquí. Su puntuación según el índice de habitabilidad es de 72.

“Es una comunidad maravillosa con fantásticas actividades recreativas, restaurantes y un hermoso pueblo con mucha historia. Es un lugar estimulante”, indica el Dr. Dan Perlman, de 67 años, un médico y especialista en enfermedades infecciosas jubilado que quedó encantado con la zona cuando la visitó a mediados de la década de 1970. Después de vivir en Denver durante muchos años, compró una casa y se trasladó a Aspen en el 2018. “Hay abundancia de servicios para los adultos mayores y una amplia variedad de actividades para mantener la mente activa en lugares como el Aspen Institute y el Anderson Ranch Arts Center,” (en inglés) dice.

Sin embargo, los costos de vivienda representan un particular desafío para el pueblo, lo que se refleja en su puntuación de 58. Según Aspen Daily News (en inglés), el precio promedio de una vivienda unifamiliar en Aspen en el 2019 era de $5.1 millones, y el frenesí reciente en la compra de viviendas causó que la cifra promedio aumentara a $9.5 millones. Si basamos el cálculo en el costo por pie cuadrado, informa el periódico, Aspen es “potencialmente el mercado de bienes raíces residenciales más caro del país, y supera a mercados como las ciudades de Nueva York... y San Francisco”.

No obstante, los residentes caminan con mucha facilidad a las tiendas y a los servicios, y el transporte local es excelente, incluidos los servicios gratuitos de autobús y paratránsito. El pueblo también obtuvo un alto índice de participación cívica (97), con una tasa de votación del 82.6%; logró un 83 en la categoría de oportunidades, que incluye parámetros como el índice de graduación de la escuela secundaria (97.5%), la diversidad de edad, las plazas de empleo por trabajador y la desigualdad de ingresos. Perlman vendió hace poco su casa de Aspen y se trasladó “valle abajo” a Carbondale, Colorado (puntuación de 58 según el índice de habitabilidad de AARP), donde encontró una casa de tamaño similar a un precio más módico. Toma el autobús gratuito a Aspen y está en las pistas de esquí en 40 minutos. “Los residentes del valle disfrutamos de los servicios de Aspen, pero vivimos en una zona menos congestionada”, añade Perlman.

“Cada comunidad tiene sus desafíos y compromisos”, explica Rodney Harrell, vicepresidente de Familia, Hogar y Comunidad de AARP. “Quizás una comunidad tenga muchos parques, bibliotecas y tiendas de comestibles, pero viviendas muy caras o falta de acceso al transporte. Este índice ayuda a las personas a ser conscientes de las ventajas y desventajas al comparar las comunidades y ofrece a los líderes comunitarios información sobre qué es necesario mejorar en su comunidad. Nuestro objetivo es que las comunidades sean cada vez mejores”.

Stacey Freed es una colaboradora que cubre temas de remodelación, construcción, estilo de vida, educación y mascotas. Su trabajo ha aparecido en USA Today, Real Simple y This Old House. Su libro Hiking in the Catskills saldrá a la venta en julio.