Skip to content
 

Entabla una conversación con los adultos mayores sobre las renovaciones de su vivienda

Cómo lograr una charla productiva de temas delicados como el envejecimiento en el hogar.

Hombre habla con una mujer mayor en su casa.

SDI PRODUCTIONS/GETTY IMAGES

In English

Cuando llega la etapa de la vejez, es necesario encontrar un equilibrio entre ayudar los seres queridos a conservar la independencia y la dignidad y, al mismo tiempo, garantizar que los espacios donde viven sean seguros y cómodos.

Es importante comenzar con 'la charla', o varias charlas, sobre la planificación y el pago del lugar donde vivirán tus familiares a medida que cambien sus necesidades financieras o de salud. Las familias a menudo evitan estas conversaciones desafiantes porque pueden ser incómodas y emocionales, y las buenas intenciones pueden malinterpretarse. Pero tal vez tus opciones sean limitadas si retrasas la discusión hasta que ocurra una crisis, como una caída o los primeros signos de demencia.

"Muchas personas esperan y reaccionan en lugar de tomar la iniciativa", dice Ryan McEniff, propietario de Minute Women Home Care, un proveedor de auxiliares de cuidados en el hogar en Lexington, Massachusetts, y miembro de la junta del National Aging in Place Council. "No necesitas planes detallados, pero sí tener un par de componentes básicos. Investiga".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Los expertos que se especializan en temas de la vejez están de acuerdo en que el enfoque correcto es fundamental. Parte de eso es asegurarse de que los adultos mayores entiendan que cualquier preocupación por su bienestar proviene de tu amor.

Trata de ver el punto de vista de la otra persona y mantén una conversación colaborativa, dice Ali Hall, consultora de Motivational Interviewing Network of Trainers, con sede en San Francisco. "Tener una intención oculta o manipular a la persona para que haga algo no es la forma de hacerlo", advierte. "Busquen soluciones juntos".

Primero, descubre qué es lo que más le preocupa a tu ser querido, dice Hall. "Por lo general, las personas se quejan de lo que no quieren; la otra cara de la moneda es lo que sí quieren".

Da prioridad a la autonomía y la independencia y propón opciones limitadas y preevaluadas. Explica siempre por qué ofreces una opción en particular y pregúntale a la persona qué es lo que más le conviene. A continuación, algunos temas sobre los que hablar.

Envejecer en el hogar

Una de las preguntas más importantes sobre la vivienda que debes hacerle a tu familiar, según Hall, es: "¿Quieres quedarte aquí?". Según una encuesta de AARP, el 77% de los adultos mayores en Estados Unidos quieren vivir en sus hogares el mayor tiempo posible.

Si la prioridad es envejecer en el hogar, discute cómo hacer que la vivienda sea más segura y cómoda a medida que cambien las necesidades, lo que puede requerir hacer cambios y adaptaciones en el hogar. La encuesta de AARP encontró que más de un tercio de las personas en el país consideran hacer modificaciones simples, como agregar una rampa afuera o un pasamanos en las escaleras, y una cuarta parte planea una renovación importante, como construir una ampliación.

Insiste en las ventajas de hacer pequeños cambios, como mejorar la iluminación, para envejecer mejor en el lugar, aconseja Hall. Muchas personas mayores están abiertas a los cambios, pero "los beneficios deben superar la incomodidad de la conversación", dice Lisa Cini, experta en diseño de viviendas para adultos mayores y fundadora de Mosaic Design Studio en Columbus, Ohio.

La seguridad en casa

¿Qué sucede si tu ser querido se cae o deja la estufa encendida? Si la seguridad física es una preocupación, los expertos recomiendan centrar la conversación en sus valores en común: seguridad, salud, independencia, felicidad y comodidad. Considera obtener una evaluación profesional para determinar si la vivienda está adecuada para envejecer en el hogar y para identificar posibles riesgos de seguridad.

"Dile, 'como X es importante para ti, ¿qué podemos hacer ahora mismo para que estés más seguro en tu hogar? Podemos probar [estas opciones] y ver cómo funcionan'", sugiere Hall. Ella agrega que es útil proporcionar materiales publicados, como un folleto sobre fracturas de cadera que pueden revisar y discutir juntos.

Además, investiga los servicios comunitarios y los apoyos de cuidados en el hogar que hacen que envejecer en casa sea más seguro y accesible. La forma en que los miembros de tu familia responden a las distintas opciones puede decirte algo importante sobre su forma de pensar.

Mudarse del hogar

Una de las discusiones más preocupantes puede ser acerca de sacar a una persona mayor de un hogar lleno de recuerdos y artículos preciados. Es un lugar donde se sienten cómodos, pero en algún momento puede ser práctico o incluso necesario mudarse a un espacio diferente.

Conversar anticipadamente es clave para hacer transiciones sin problemas, ya sea que se trate de iniciar cuidados en el hogar, o mudarse a un centro de vida asistida o de cuidado de la memoria, dice McEniff. Investiga qué está disponible, las diferencias en los arreglos de vivienda, y los niveles de atención y los costos. La atención (que no es médica) en el hogar se acerca a los $40 por hora, con mínimos semanales, pero una gran cantidad de personas necesita pocos cuidados, agrega McEniff.

Mudarse con otros

La cantidad de personas que vive en hogares multigeneracionales se ha cuadruplicado desde 1971, principalmente debido a las necesidades económicas y de cuidado, según un informe del Pew Research Center.

Los expertos dicen que si estás considerando cuidar a un ser querido mayor en tu hogar, hay muchas cosas que debes considerar y discutir para evitar confusiones y malentendidos.

Comienza por preguntarte qué es importante para el ser querido que se traslada y para ti, dice Cini, quien escribió sobre su experiencia compartiendo una casa con cuatro generaciones de su familia durante casi cinco años en Hive: The Simple Guide to Multigenerational Living. Es posible que quieras establecer algunas reglas básicas y límites. ¿Están prohibidas algunas habitaciones? ¿Quién comprará los comestibles? ¿Cómo se manejarán las tareas?


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Finanzas

Los expertos advierten que estas conversaciones difíciles pueden volverse aún más complejas cuando se trata de dinero.

"A nadie le gusta hablar de dinero. Los adultos mayores sienten que no es asunto que concierna a sus hijos adultos o no quieren agobiarlos", dice Arvette Reid, directora de servicios al cliente de Lifecare Affordability Plan, que ayuda a las familias a planificar y pagar las necesidades de vivienda y atención médica.

El primer paso debería ser reunir los documentos financieros de tu familiar, incluidos testamentos y extractos bancarios y de pensiones, dice Reid. Luego investiga las opciones para generar ingresos, como los beneficios del Seguro Social, la pensión, las inversiones, una hipoteca revertida, el seguro de cuidados a largo plazo y el seguro de vida.

Reid y su esposo querían que su padre se mudara de su hogar de dos acres a una comunidad de vida independiente más cercana a ellos cuando su vista comenzó a deteriorarse y se volvió inestable. Pero estaba preocupado por las finanzas. "Él no tenía una hipoteca, así que hablamos sobre cómo podría pagar la cuota mensual vendiendo su casa", dice Reid. "Tienes que empezar a hacer preguntas y revelar la realidad".

En última instancia, todo se reduce a la tranquilidad de ambos. "La única forma en que obtendrás tranquilidad con respecto a la atención médica y la vivienda es considerar la salud y las finanzas juntas", dice ella. "No puedes mirarlas por separado".

Sheryl Jean colabora con artículos sobre envejecimiento, negocios, tecnología, viajes, salud y temas de interés humano. Fue reportera de varios periódicos metropolitanos y sus artículos también se han publicado en el Chicago Tribune y The Dallas Morning News, y en el sitio web de la American Heart Association.