Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

'Skyfall': Renovarse o morir

La nueva película del agente 007 es una de las mejores de la serie.

Director: Sam Mendes
Elenco: Daniel Craig, Javier Bardem, Judi Dench, Ralph Fiennes, Naomie Harris, Albert Finney y Ben Whishaw 
Guionistas:Neal Purvis, Robert Wade y John Logan. Basada en los personajes creados por Ian Fleming.
Duración: 143 minutos

 

Humano, demasiado humano. Así es el James Bond de Skyfall, la vigésimo tercera película de la serie, que renueva y actualiza al agente 007. La pregunta inevitable cuando la franquicia llega a sus 50 años es si todavía tiene sentido en estos tiempos un espía creado durante la “Guerra Fría”. La cinta dirigida por Sam Mendes se responde a sí misma con argumentos a favor y en contra vocalizados por diferentes personajes. Skyfall es una auto reflexión no sólo sobre la viabilidad de Bond como vehículo de entretenimiento, sino como un héroe de acción que está envejeciendo y fuera de paso con los tiempos. Por ello, muy adecuadamente, la historia arranca con la muerte del personaje.

Vea también: Estrenos del otoño.

Durante una misión en Turquía, el agente 007 (encarnado por tercera vez por Daniel Craig) recibe un disparo y cae al océano, a lo que tendría que ser una muerte segura. Desde los créditos se establece el tono que seguirá la película con la melancólica música y voz de Adele: 

“This is the end

Hold your breath and count to ten

Feel the earth move and then…” 

Con una animación lírica vemos caer a Bond lentamente en una vorágine que lo arrastra hasta al fondo del mar. La película lo rescata, naturalmente, pero no como el anacrónico héroe de acción de siempre, sino como un ser humano de carne y hueso. Sí, Bond regresa de entre los muertos, pero no en plena forma. En lugar de pretender perpetuar la figura irreal del hombre infalible, elegante y siempre rodeado de mujeres bellas en lugares exóticos, Skyfall moderniza a 007 y lo presenta como un hombre que suda y sangra, que duda y sufre.

Daniel Craig protagoniza al agente 007 en la última película de James Bond- Skyfall

Foto: Francois Duhamel

Daniel Craig como James Bond en 'Skyfall'.

De hecho, cuando regresa a trabajar, algunos en la agencia de espionaje piensan que lo mejor sería que se retirara. El inteligente guión de Neal Purvis, Robert Wade y John Logan da lugar a la parodia auto referencial. “Este es un oficio para gente joven” le recuerda Gareth Mallory (Ralph Fiennes), su nuevo jefe en MI-6. “Juventud no es siempre señal de innovación”, argumenta  Bond en otro momento. Pero, M (Judi Dench) está convencida de que a pesar de las secuelas emocionales y físicas que le dejó su roce con la muerte, Bond debe ser reinstaurado en el servicio activo. Antes, el agente tiene que comprobar que todavía puede soportar los rigores del trabajo y lo someten a varias pruebas en las que queda claro que los años no han pasado en balde y que su cuerpo le ha pasando la factura por sus excesos.

Daniel Craig protagoniza al agente 007 en la última película de James Bond- Skyfall

Foto: Francois Duhamel

Daniel Craig como James Bond, el agente 007, en 'Skyfall'.

Por otra parte, en lugar de que la película sea como muchas de las otras, un desfile de gente bonita, es un foro para el lucimiento de algunos de los mejores actores de habla inglesa del momento. Además de Dench y Fiennes, el genial Ben Whishaw interpreta a Q como un geek cuya enclenque figura y descomunal inteligencia solo le permiten funcionar en el mundo virtual. Q informa a Bond que la época para artefactos aparatosos y coches que disparan quedó atrás. Los artículos que le proporciona son tan simples y elementales como una pistola y un radio. Atrás quedaron el barroquismo y la exageración de los instrumentos especiales que en una carrera por superarse con cada nueva entrega aumentaban en tamaño y complejidad, pero disminuían en originalidad y buen gusto.   

En este y otros sentidos Skyfall revela su determinación por simplificar y volver a la esencia. Esto, sin despojarse totalmente de los elementos que constituyen el “sello” Bond. Aunque el mal no está concentrado en un Estado o ideología, sino disperso en el anonimato de la informática cuyos villanos son cyber terroristas trasnacionales, no podía faltar la figura de un temible antagonista, que en este caso es Raoul Silva, interpretado con desmesura por Javier Bardem. Su actuación es uno de los pocos excesos que se permite el filme, cuyo trazo es en general contenido y elegante.

 ¿Qué tan viable hubiera sido esta renovación del personaje con otro actor que no fuera Daniel Craig? Imposible imaginarlo. Craig es el actor más talentoso de todos los que han encarnado a Bond. Lejos de ser el galán ideal, su físico recuerda más bien al de un hombre que se ha forjado en las calles y con los puños, no en las relucientes escuelas de la clase alta británica, tomando champaña y vacacionando por Europa. Antes de Bond, Craig ya se había establecido como un magnifico actor que podía interpretar  roles de gran tesitura dramática como el poeta Ted Hughes en Sylvia (2003) o al asesino convicto de la novela de Truman Capote “A Sangre Fría” en Infamous (Historia de un crimen) (2006). De igual manera, sólo un director tan apto en el melodrama como Sam Mendes (Revolutionary Road (2008) y American Beauty (1999)) podía haberle devuelto al personaje de Bond su dimensión humana. Skyfall no solo es la mejor, sino quizás, la cinta más inteligente de toda la serie de James Bond.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO