Skip to content

Informe de AARP: Casi el 40% de los hispanos que cuidan de un ser querido son milénicos

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Café Tacuba

El cuarteto mexicano imparte un toque único al rock de los 80 y de hoy.

Grupo musical Café Tacuba: Columna de Ernesto Lechner

Alejandro Godinez/LatinContent/Getty Images

CIUDAD DE MEXICO, MEXICO - NOVIEMBRE 10: Ruben Isaac Albarran Ortega, conocido como "Cosme" (D), y el resto de los integrantes del grupo mexicano Cafe Tacuba posan para el lente durante una sesión de fotos el 9 de noviembre de 2010 en Ciudad de México, México.

Café Tacuba bien podría ser comparado a inmortales del rock inglés como Los Beatles o Pink Floyd. Hace ya 20 años que el cuarteto proveniente de la Ciudad de México es una de las agrupaciones más creativas y talentosas de la música latinoamericana. Pero su música —que experimenta con sonidos electrónicos y las raíces del folklore latino— va mucho más allá del rock.

Vea también: Juanes cambia de ritmo en su nuevo disco.

Tacuba ha grabado dulces baladas e instrumentales de música clásica; temas bailables, bossa novas y versiones futuristas de huapangos y valses. Su discografía es accesible para todas las generaciones; intelectual y comercial a la vez.

El último disco de Tacuba salió en 2007 y ganó dos premios Latin Grammy. Su regreso ha sido esperado ansiosamente y el grupo decidió volver a la música con un experimento arriesgado.

Con las 10 canciones de su nuevo disco ya escritas, el cuarteto quiso grabarlas en vivo, acompañados por un público selecto, en diversos estudios: se realizaron sesiones en Buenos Aires, Santiago de Chile, Ciudad de México y Los Ángeles. Todo bajo la supervisión de los conocidos productores Gustavo Santaolalla y Aníbal Kerpel.

Tuve la fortuna de estar presente en una de las dos grabaciones realizadas en Los Ángeles. El estudio elegido se encuentra en el corazón de Hollywood, un lugar suntuoso donde alguna vez grabó Frank Sinatra. Dentro del estudio, los teclados, guitarras y bajos del cuarteto fueron ubicados en el centro de la habitación. Alrededor del grupo había hileras de sillas, para los invitados —más o menos 50 personas— como si se tratara de una tertulia musical.

Con la sonrisa cálida que lo caracteriza, el cantante Ruben Albarrán, conocido como "Cosme", nos dio la bienvenida y explicó el concepto detrás de la invitación: que la energía de los presentes llenase el disco de vibraciones positivas. Entre canciones, Cosme prendió incienso y se dirigió al público constantemente. Cuando grabó un coro adicional como agregado a una canción, pidió que bajaran las luces para inspirarse mejor.

Siguiente: Entérese cuando saldrá al mercado el nuevo disco. »

El nuevo trabajo, titulado El objeto antes llamado disco, saldrá a fines de este año. Se trata, sin lugar a dudas, de un momento feliz para la música latina contemporánea: uno de los mejores discos del 2012.

El primer indicio llegó con la ausencia de una batería para crear ritmos. Como en los primeros años del cuarteto, el elemento percusivo de las canciones fue generado por el tecladista Emmanuel Del Real con loops y ritmos electrónicos, permitiendo resaltar las exquisitas líneas melódicas del bajo de Quique Rangel, la guitarra de su hermano Joselo y la voz de Albarrán.

Del Real complementa todos los temas con un arsenal de sonidos estrambóticos en los teclados, pasando del melodrama de una balada a los ruiditos juguetones que parecen salidos de un éxito del pop inglés de los años 80.

El Café Tacuba de hoy es ruidoso, delicado, elegante y absolutamente preciso en la contundencia de los sonidos que busca crear. La participación de Joselo y Del Real como cantantes principales en un par de canciones le agregó frescura a la sesión, como si fueran un grupo de amigos que se juntó para crear música juntos sin pensar en el mercado o los deseos de las discográficas.

Terminadas las 10 canciones del disco, el público permaneció sentado, no queriendo retirarse del estudio. Con sonrisas y reverencias, el cuarteto nos recompensó con un bis, extraordinaria versión de “El baile y el salón”, proveniente del disco Re, de 1994.

El atrevido experimento musical de Tacuba fue un éxito rotundo, una página memorable para el libro —siempre vigente— del rock latinoamericano.

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para recibir artículos de interés. Vea una muestra »

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO