Frank Sinatra, el incomparable

Conquistó al mundo con su voz y esos famosos ojos azules.

Triunfó al cruzar el río

Nació en la ciudad de Hoboken, Nueva Jersey, un 12 de diciembre hace exactamente 100 años. Desde niño soñó con triunfar en Manhattan. Alentado por sus padres, que eran inmigrantes italianos, no solo logró su objetivo inicial sino que se transformó en un titán indispensable de la cultura popular del siglo XX. Un prolífico y brillante cantante —aunque no sabía leer música ni tocar un instrumento— que además fue un extraordinario actor de cine, director y productor.

Michael Ochs Archives/Getty Images

Comienza “La voz”

En septiembre de 1942, Sinatra presenta su último concierto como cantante en la orquesta de Tommy Dorsey, que lo hizo famoso. Pero quería ser dueño absoluto de su carrera, y a partir de entonces desata una ola de histeria entre las adolescentes de la época. En marzo de 1946, edita su primer LP, The Voice of Frank Sinatra. Un disco conceptual por el clima melancólico que unifica a temas como "Someone To Watch Over Me" y "These Foolish Things".

vía Amazon.com

Amores e hijos

Sinatra y su primera esposa, Nancy, se casaron en 1939 y tuvieron tres hijos, Nancy, Frank Jr. y Tina. El matrimonio no sobrevivió las numerosas aventuras del cantante y se divorciaron en 1951. Nancy nunca volvió a casarse. Los dos hijos mayores del matrimonio, Nancy y Frank Jr., siguieron los pasos de su padre en la música, aunque sin tanto éxito. Tina se dedicó a la actuación y a la producción de televisión.

Hulton Archive/Getty Images

Una caída estrepitosa...

Es difícil comprenderlo bajo la perspectiva que tenemos hoy de Sinatra como una leyenda, pero a fines de los años 40 parecía que su carrera estaba terminada. Las ventas de sus LPs habían bajado drásticamente y las películas en que actuó tuvieron poco éxito. Como si esto fuera poco, tuvo serios problemas impositivos, y a principios de los años 50, decidió refugiarse en Las Vegas. Allí inició una serie de conciertos en casinos y clubes nocturnos que eventualmente serían aclamados mundialmente.

Alamy

… y una subida incontenible

En 1953, comienza un retorno a la gloria tan inesperado como espectacular. Se estrena y causa furor From Here to Eternity, película sobre los traumas psicológicos de tres soldados instalados en Hawái a fines de la Segunda Guerra Mundial. Apoyado en excelentes actuaciones y la sólida dirección de Fred Zinnemann, el film cosecha ocho premios Oscar, incluyendo uno para Sinatra como mejor actor de reparto. Eufórico, le confiesa a sus amigos que, finalmente, su buena estrella había regresado.

Cortesía Everett Collection

Los años de Capitol Records

El apogeo cinematográfico tuvo un paralelo musical: en 1953, Sinatra firmó un contrato con Capitol Records y conoció a Nelson Riddle, un sofisticado orquestador. En 1955, graba el que probablemente es el mejor LP de su carrera, In the Wee Small Hours, un disco sobre la soledad y la desesperanza. La voz de Sinatra parece flotar sobre una nube de tristeza y se cree que reflejaba el fracaso de sus dos matrimonios, con Nancy, su amor adolescente, y la volcánica actriz Ava Gardner.  

CBS Photo Archive/Getty Images

En busca del segundo Oscar

En agosto de 1955, la revista Time declara que la segunda carrera de Sinatra es todavía más brillante que la primera. Ese año protagoniza The Man with the Golden Arm, poderoso drama del director Otto Preminger sobre un adicto a la heroína que intenta alejarse de las drogas. En una escena escalofriante —improvisada a pedido del cantante— Sinatra expresa el horror físico y mental de un adicto en pleno síndrome de abstinencia. No sorprendió que lo nominaran al Oscar como mejor actor principal.

OTTO PREMINGER FILMS/Alamy

Bajo mi piel

A los 40 años, Sinatra regresa al estudio de grabación acompañado por su socio de exquisito buen gusto, el arreglista Nelson Riddle. Songs For Swingin’ Lovers! (1956) tiene una estética más juvenil y cercana al jazz. En medio de la noche, Sinatra llamó a Riddle para pedirle más canciones. Su arreglo de "I’ve Got You Under My Skin" de Cole Porter —realizado en el auto camino al estudio mientras su esposa manejaba— fue para Sinatra el momento favorito de su carrera musical.

ABC Photo Archives/Getty Images

Vaya pandilla

En los años 60, Sinatra ganaba más de $20 millones al año, gracias a sus productoras de cine y televisión, negocios musicales e intereses en los casinos de Las Vegas. Fue entonces que decidió abandonar a Capitol (donde grabó sus mejores discos) y fundar su propia discográfica, Reprise Records. Así tendría absoluto dominio sobre sus grabaciones. También participó en una serie de conciertos y películas con Dean Martin y Sammy Davis, Jr., un grupo de amigos recordado como “The Rat Pack”.

Underwood Archives/Getty Images

Un candidato inolvidable

Era extraordinaria la sensibilidad de Sinatra para elegir películas inteligentes, repletas de intensidad y personajes contradictorios. En 1962, trabaja con el joven director John Frankenheimer en The Manchurian Candidate, adaptación de una de sus novelas favoritas sobre un veterano prisionero de guerra involucrado en un complot político. Sinatra se obsesionó con el papel, pasando noches en vela tratando de memorizar sus diálogos. Filmada en blanco y negro, fue una película revolucionaria para la época y uno de los roles más memorables del cantante.

Alamy

Un amor breve pero intenso

En octubre de 1964, durante la filmación de la película de aventuras Von Ryan’s Express, Sinatra, de 48 años, conoce a una hippie de 19 primaveras llamada Mia Farrow. Sería su tercera esposa, pero muy brevemente. Mientras tanto, dirige su único largometraje, None but the Brave (1965), recio drama antibélico sobre dos patrullas, una estadounidense y otra japonesa, que deben aprender a convivir en una isla desierta durante la Segunda Guerra Mundial. En su momento, la película fue ignorada injustamente por la crítica.

Bill Eppridge/Getty Images

El valor de la experiencia

En 1965, a punto de cumplir 50 años, Sinatra continúa con su ciclo de LPs conceptuales con otro de sus mejores discos. September of My Years ofrece una dulce reflexión sobre el paso del tiempo y la juventud que se fue para no volver. La voz del cantante —más madura, derrochando personalidad— le agrega un valioso peso emocional a temas como "It Was A Very Good Year", que lo fascinó cuando fue interpretado originalmente por The Kingston Trio.

John Dominis/Getty Images

La canción perfecta

En 1966, Jimmy Bowen, ejecutivo de la Reprise, encontró una melodía alemana que le parecía idónea para la voz de Sinatra. La orquestación de "Strangers in the Night" —a ritmo de tango— fue realizada en un par de días, mientras que Sinatra grabó su parte en una hora. Esa misma semana, la canción empezó a sonar en la radio, convirtiéndose en el éxito internacional más grande de su carrera. Inclusive destronó a los Beatles del primer puesto en las listas de popularidad.

M. Garrett/Getty Images

Bossa y jazz

A principios de 1967, Sinatra graba su último gran LP, Francis Albert Sinatra & Antonio Carlos Jobim, una deliciosa colaboración con el pianista y compositor pionero de la bossa nova brasileña. La bossa tenía una fuerte influencia del jazz, y quizás por eso la voz de Sinatra suena cómoda y liviana entonando clásicos como "The Girl From Ipanema", "Corcovado" y "Dindi", mientras que la suave voz de Jobim se acopla sin problemas, creando un clima de bohemia panamericana.

NBC/Getty Images

Los duetos más exitosos

En los años 80, la voz de Sinatra ya no tenía la frescura del pasado, pero el público seguía fascinado por su carisma. En 1993, graba Duets, un LP de duetos con cantantes como Julio Iglesias y Aretha Franklin que se convierte en el disco más vendido de su carrera. Sin embargo, la decisión de grabar los temas por separado le agrega una frialdad al proyecto y a su inevitable secuela, Duets II en 1994. Este sería su último disco.

vía Amazon.com

Escuchamos “La voz” por última vez

Sinatra dio sus conciertos finales en 1994 y en 1995. Sufrió serios problemas de salud durante sus últimos años y falleció en Los Ángeles de un ataque al corazón el 14 de mayo de 1998. Estuvo acompañado por su cuarta esposa, Barbara, con la que se casó en 1976. Tenía 82 años y durante su carrera artística —de una voracidad insaciable— logró lo que hoy parece imposible: ser rey indiscutible de la música popular durante varias décadas.

Ron Galella/Getty Images

  • Pinterest
  • Google+

 

NO TE PIERDAS

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Publicidad

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad