Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

'Soy dichoso’, 'Indestructible' y otros discos clásicos de Ray Barretto

Música de espías, psicodelia y mucha, mucha salsa.

  • Señor 007 (1965)

    Un LP único en la discografía de Barretto, no tan trascendental como todo lo que vendría después, pero irresistible como propuesta musical. Interesado en las majestuosas melodías que el compositor inglés John Barry había escrito para acompañar las primeras cuatro películas de James Bond, Barretto adapta algunos de los temas más seductores a un ambiente tropical. Se destacan el swing de 007 y las texturas misteriosas de Search For Vulcan.

    1 of 12
  • Acid (1968)

    No es casualidad que el tema de apertura se titule El nuevo Barretto. El primer disco del conguero para la Fania marca un cambio de dirección, con un conjunto aguerrido que fusiona la salsa tradicional con la nueva moda del boogaloo. Adalberto Santiago canta los temas en español, mientras Pete Bonet se encarga del material en inglés. Un disco histórico, sabroso, que solo podría haber sido grabado en un lugar: Nueva York, paraíso de la nueva ola afrocaribeña.

    2 of 12
  • Together (1970)

    Un LP todavía más explosivo que Acid. Barretto canta el tema principal e introduce los conceptos de unidad social y racial que también empezaba a manejar Eddie Palmieri. Hipocresía y falsedad tiene el sonido salsoso que causaría sensación durante los próximos años, en gran medida gracias a los soneos del gran Adalberto Santiago. Maravillosa interpretación de Tin Tin Deo, composición de jazz de Dizzy Gillespie y el conguero cubano Chano Pozo.

    3 of 12
  • Barretto Power (1970)

    Empiezan a llegar los éxitos masivos, los himnos salseros que conquistarían un lugar en la pista de baile durante las próximas décadas. Quítate la máscara es el primero en un disco que enfatiza la salsa sobre el Latin soul. Adalberto Santiago afinca su talento en temas como Oye la noticia y De qué te quejas tú, acompañado de monstruos como Héctor Lavoe y Justo Betancourt en los coros. Queda espacio para un cadencioso bolero con nostálgicos acentos de trompetas: Sé que volverás.

    4 of 12
  • The Message (1971)

    La foto de la portada lo dice todo: la orquesta genera un masacote tropical sobre la estrecha tarima de un club nocturno. La revolución salsosa de los años 70 en Nueva York ha comenzado y Ray es uno de sus protagonistas. Quizás su mejor disco, con el infartante Arrepiéntete encapsulando el frenesí devastador de la salsa dura. Pero también están Flor de los lindos campos de Tite Curet Alonso, el bolero Alma con alma y el histrionismo teatral de O elefante.

    5 of 12
  • Oferta de AARP

    Suscríbete a nuestro Boletín y diviértete cada día con reseñas de cine, música y libros y juegos.
    Únete a AARP hoy mismo y disfruta la vida un poco más.

    6 of 12
  • Que viva la música (1972)

    Los discos que Barretto había venido grabando para la Fania con la voz de Adalberto Santiago, los timbales de Orestes Vilató y el piano de Luis Cruz crecían paulatinamente en intensidad, y en este LP alcanzan su punto de ebullición. Sólo éxitos a pura salsa, desde una lectura moderna del Bruca manigua de Arsenio Rodríguez hasta La pelota, Cocinando y Qué viva la música. Al terminar este disco, gran parte de la orquesta —incluyendo Santiago— abandona a Barretto para formar la Típica 73. Un golpe casi letal.

    7 of 12
  • The Other Road (1973)

    Justo en la cúspide de su carrera, Barretto sufre el abandono de sus músicos y permanece momentáneamente en estado de confusión. Mientras planea reconstruir su orquesta, le pide a Jerry Masucci, dueño de la Fania, que le permita grabar un disco de jazz. Adoptando el estilo psicodélico de bandas de la época como Mahavishnu Orchestra y Return to Forever, el conguero produce un gran LP, rodeado de una soberbia banda que incluye al virtuoso baterista estadounidense Billy Cobham. Grabado durante una noche —desde las 12 hasta las 6 de la mañana, según Barretto— es considerado un disco de culto.

    8 of 12
  • Indestructible (1973)

    Mientras la Típica 73 desarrolla una identidad propia, Barretto demuestra que el que ríe último ríe mejor con una flamante banda y un disco arrebatado, lleno de éxitos y con sabor a venganza. El formidable Tito Allen es el nuevo cantante en temas como El hijo de Obatalá y Llanto de cocodrilo, secundado por Héctor Lavoe y el panameño Meñique en coros. En Indestructible, Barretto le deja un recadito a sus viejos compañeros, mientras que la desopilante portada (obra de Izzy Sanabria) lo muestra como un Clark Kent latino, ocultando un traje de Superman debajo de su camisa.

    9 of 12
  • Rican/Struction (1979)

    Años más tarde, el sonero Adalberto Santiago recibe un llamado de Barretto y lo invita a grabar otro disco juntos. Santiago acepta con gusto y se encuentra con un Barretto distinto, de tendencias progresivas, generando una fusión casi épica de salsa con jazz. Este es probablemente el disco más sofisticado de Barretto, desde el comienzo victorioso de Al ver sus campos hasta el bolero de Agustín Lara Piensa en mí, interpretado como una balada electrónica de jazz.

    10 of 12
  • Tremendo trío (1983)

    Barretto grabaría dos discos con Celia Cruz. Éste es el mejor, y presenta a un “tremendo trío” con Adalberto Santiago, que estuvo feliz de compartir el repertorio con La Reina. Lo grabaron juntos en el estudio, y compartieron chistes e inspiraciones, efervescencia que se nota en el éxito Nadie se salva de la rumba. En Ya no puede ser, Celia combina a la perfección con el swing de la orquesta, mientras que Caminando exhibe la onda nostálgica de su compositor, Rubén Blades.

    11 of 12
  • Cortesía Outsider Pictures
    12 of 12


También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO