En busca de un sueño reparador

Según los expertos, las personas en Estados Unidos duermen una a dos horas menos cada noche. ¿Qué nos mantiene despiertos? ¿Existe alguna manera de lograr que una nación inquieta se acueste a dormir?

Mujer adulta utilizando un computador en la cama

Mantenerse ocupado frente a pantallas electrónicas hasta muy tarde nos roba el sueño. — Getty Images

In English | Me va a ser imposible poder quedarme dormido.

Tengo la cara cubierta de parches adhesivos blancos y pegajosos, cada uno lleno de alambres multicolor. Varios sensores adicionales se encuentran enterrados en mi cabello, pegados al cráneo; tengo puesto un tubo nasal con una cosita rara que cuelga bajo mi nariz. Más de estos parches con alambres están pegados en varias partes de mi pecho, y un par de ellos serpentean bajo mi ropa y bajan por cada pierna. Cuando camino, voy arrastrando una maraña de cables.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Un empleado en la clínica del sueño ubicada en las afueras de Baltimore con mucha paciencia me ha colocado todos estos sensores, un proceso que se ha demorado unos 30 minutos. Me recuerda un poco a lo que podría sentir un astronauta al ponerse su traje espacial. Una vez terminado el proceso de completamente enmarañarme en esta red de alambres, me mandan a acostarme, donde me colocan aún más sensores, incluido un oxímetro de pulso que colocan en la punta de un dedo. Entonces, conectan todos los alambres a una serie de enchufes en la pared. Si deseo levantarme durante la noche, debo pedir ayuda para que un auxiliar me desconecte primero.

Una vez acostado, debo quedarme en cama por las próximas siete horas, mientras una cámara de visión nocturna, un micrófono y todos estos alambres graban cada movimiento y resoplido. Conocidos como polisomnografías, estas pruebas están diseñadas para monitorizar una serie completa de procesos físicos, desde las ondas cerebrales y los movimientos oculares y de las extremidades hasta la actividad cardíaca y los niveles de oxígeno en la sangre. En conjunto, todos estos sensores pueden pintar un cuadro exquisitamente detallado de un estado físico sorprendentemente misterioso y cada vez más elusivo: el de la persona durmiente.

Pero antes de que todo esto pueda suceder, primero tengo que quedarme dormido.

Despiertos en Estados Unidos

Para millones de personas, lograr tener un sueño reparador se ha convertido en prácticamente una oscura obsesión. En el espacio de unas pocas generaciones estamos durmiendo, en promedio, una hora menos por noche que nuestros antepasados. En 1942, solo un 11% de las personas en Estados Unidos dormían seis o menos horas cada noche. En el 2013, un 40% lo hizo. Los adultos mayores son más vulnerables a los trastornos del sueño, especialmente la apnea obstructiva del sueño, un problema respiratorio intermitente que provoca trastornos graves de salud.

Tantas personas parecen estar durmiendo tan poco que en el 2011, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) declararon el pésimo estado del sueño de la nación un problema de salud pública: según el último estudio de los CDC, unos 80 millones de adultos en Estados Unidos no duermen lo suficiente. Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) declaran que 70 millones de adultos sufren dificultades al dormir. En una encuesta realizada en el 2015 sobre las principales quejas de salud, los trastornos del sueño alcanzaron el segundo lugar. "Antes no figuraban entre las cinco principales", dice Timothy Morgenthaler, neumólogo de la Mayo Clinic y expresidente de la American Academy of Sleep Medicine (Academia estadounidense de medicina para el sueño). "¿Existe una crisis de sueño? Bueno, ¿qué constituye una 'crisis'? Estos problemas definitivamente han aumentado radicalmente en los últimos años".

Los expertos han identificado varias razones, incluidas la creciente obesidad y el número sin precedentes de adultos que toman medicamentos tales como los antidepresivos. Pero para muchos, dormir menos es algo que eligen hacer: miran la televisión, pasan el tiempo en Facebook u ocupados frente a pantallas electrónicas hasta muy tarde en la noche. Según los estimados de Nielsen, el adulto promedio dedica más de 11 horas cada día a estas actividades. Todos esos teléfonos inteligentes, tabletas y televisores en conjunto conspiran para robarnos el sueño a través de la luz de alta intensidad que transmiten y que confunden a nuestro ritmo circadiano, que se evolucionó para seguir los ciclos de la luz natural del día.

También estamos sujetos al fenómeno de los lugares de trabajo conocido como el "reproche del sueño": cuando los empleados perfeccionistas hacen alarde de lo tarde que se quedan trabajando y lo temprano que se levantan. Esto en realidad no es nada nuevo: Thomas Edison, campeón de los de poco dormir, afirmaba no necesitar más de cuatro horas de sueño y les exigía lo mismo a sus empleados. Él es una figura formativa en lo que el profesor de historia laboral de Penn State, Alan Derickson, en su libro Dangerously Sleepy, denominó "el culto del insomnio varonil". (Un ejemplar de la época: Charles Lindbergh, que declaró haberse mantenido despierto unas 63 horas durante su vuelo transatlántico). "Siempre escuchamos a la gente hablar de la 'falta de sueño' como si esto fuera una calamidad. Es mejor denominarlo como una pérdida de tiempo", alguna vez proclamó Edison. "En realidad no existe ninguna razón por la cual los hombres deben acostarse a dormir".

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Publicidad

Ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad