Conoce más

Abrir
Teatros Regal

Regal Cinemas

Los socios ahorran en taquillas.

¿Buscas empleo?

Recursos para encontrar trabajo.

Annas Linens

Anna's Linens

Ahorros en las compras.

Driver Safety

AARP Driver Safety

Toma el curso en línea hoy.

Becas

Lo que necesitan tus hijos y nietos para entrar a la universidad. Recursos

Videos

AARP Español

¡Subscríbete al canal de consejos en YouTube!

Seguridad para
Conductores

Apúntate a un curso en línea; se voluntario y ayúdanos a promover un curso; busca un curso presencial para ti. Ir

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. ¡Juega ya!

horóscopo

Horóscopo de AARP

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

Apoyo a mujeres

Una defensora por naturaleza

Desde 1970, Sandra Ramos se ha dedicado a la lucha por los derechos de las mujeres maltratadas.

Sandra Ramos, la fuerza de sus hermanas

— Gina LeVay/Redux

In English | Sandra Ramos ha pasado su vida adulta luchando para asegurarse de que las mujeres maltratadas cuenten con el apoyo y los servicios que necesitan. Y no planea detenerse.

El saludo del correo de voz de Sandra Ramos anuncia a las personas que llaman que se comunicaron con el número de teléfono de “la servidora de la diosa”. No se encuentra disponible, explica, porque es muy probable que se encuentre "haciendo del mundo un mejor lugar".
 
Desde 1970, Ramos, de 67 años de edad, se ha dedicado a la lucha por los derechos de las mujeres maltratadas y de sus hijos. Fundó el primer refugio para mujeres maltratadas de Estados Unidos en los años 70 y con el correr de las décadas se ha alzado en contra de los funcionarios y del sistema judicial con un fervor inquebrantable y, algunas veces, con estilo teatral. En la actualidad, trabaja como directora ejecutiva de Strengthen Our Sisters (Fortalezcamos a nuestras hermanas) una entidad sin fines de lucro que fundó en la zona norte de Passaic County, Nueva Jersey. La organización administra siete refugios habilitados, varios hogares de transición en donde las mujeres que sufren abusos pueden pasar períodos más extensos y un centro de cuidado infantil. Y es una de las más reconocidas e infatigables defensoras de la mujer maltratada del país.
   
“Representa un icono del activismo contra la violencia familiar —indica Arlene Holpp Scala, quien dirige el Departamento de estudios sobre la mujer, de William Paterson University, una de las dos facultades de Nueva Jersey en las que Ramos dicta cursos sobre violencia doméstica—. Ha luchado para conseguir apoyo económico para programas para mujeres maltratadas. Se alza contra el sistema, contra la gente que no siente compasión por los sobrevivientes de la violencia doméstica. Sus alumnos, aquí en la universidad, se electrizan con su conocimiento y su pasión.”
    
A pesar de los elogios y los numerosos premios nacionales que ha recibido, Ramos, que tiene una maestría en antropología urbana aplicada de la universidad City College de Nueva York, sigue siendo pragmática.
   
“Esto representa una misión, una pasión para mí —comenta Ramos en su típico tono de voz suave, pero con determinación—. No lo llamo trabajo. No digo: `Me voy a trabajar.´”
   
Es una pasión que, literalmente, apareció en su vida en 1970. Fue el momento en que una mujer que huía de su abusador golpeó la puerta de Ramos en busca de refugio. La mujer, según Ramos, era la madre de niños a los que Ramos les daba clase en una escuela dominical dirigida por una iglesia Unitaria. Ramos alojó a la familia en su casa y se corrió la voz sobre su buena acción. Finalmente, el número de mujeres maltratadas que vivían en su casa con sus hijos se elevó a 22. Ramos, que por entonces trabajaba de camarera en un club de jazz de Manhattan, señaló que le llamaba la atención la falta de recursos para las mujeres que huían de quienes las maltrataban.

La gente a menudo se pregunta si su apasionado compromiso por ayudar a las mujeres maltratadas tiene su origen en una experiencia personal de violencia doméstica. No completamente, indica Ramos.

“Siempre he tenido un sentimiento muy fuerte contra la injusticia —comenta—. Cuando era niña, siempre decía:`No es justo´. Mi madre, a su vez, decía: `La vida no es justa´, y yo le respondía: `Entonces, tenemos que hacer que lo sea.´”

Así es que, cuando Ramos se dio cuenta de que no había un sistema que ayudase a las mujeres y a los niños maltratados, se negó a aceptar el status quo y decidió convertirse en una agente del cambio. “La gente se acercaba a mí porque no tenían otro lugar adónde ir —comenta—. Necesitaban una gran cantidad de servicios, necesitaban grupos de apoyo, capacitación laboral, solidaridad.” Según ella, sin todos esos elementos para ayudarlas a ser autosuficientes, era más probable que volvieran a sus abusadores, de quienes dependían.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Payless

Los socios disfrutan de ahorros especiales en alquiler de autos de PaylessCar.com.

Dunkin Donuts

Los socios pueden recibir una dona GRATIS con la compra de una bebida grande o extragrande en Dunkin' Donuts.

Repair Pal

Los socios ahorran un 10% (hasta $50) en reparaciones de autos en los talleres certificados RepairPal.