Conoce más

Abrir
Dunkin Donuts

Dunkin' Donuts

Los socios reciben una dona gratis

Guia de la ley de salud

Mi Ley de Salud

Cómo la ley funciona para tu familia

Annas Linens

Anna's Linens

Ahorros en tus compras 

Becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Lo que necesitan tus hijos y nietos para entrar a la universidad. Recursos

Videos

AARP Español

¡Subscríbete al canal de consejos en YouTube!

Seguridad para
Conductores

Apúntate a un curso en línea; se voluntario y ayúdanos a promover un curso; busca un curso presencial para ti. Ir

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. ¡Juega ya!

horóscopo

Horóscopo de AARP

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

Cerca del fin

Balance de la guerra en Irak

Las tropas de combate estadounidenses han comenzado a salir de Irak.

Tropas americanas de regreso a casa


— Chris Hondros / Getty Images

Mientras Estados Unidos reduce su papel militar en Irak, los norteamericanos siguen divididos, igual que antes de que el conflicto empezara hace siete años, sobre si los costos de la guerra han sido mayores que los beneficios.

Según el cronograma y los planes del presidente Barack Obama, las tropas de combate estadounidenses abandonarán Irak hacia fines de agosto, dejando unos 50.000 responsables del entrenamiento de las fuerzas de seguridad locales y de brindar apoyo en operaciones antiterroristas. La retirada se completará a finales de 2011.

La decisión del antecesor de Obama —George W. Bush— de usar la fuerza militar contra Saddam Hussein con el falso argumento de que poseía armas de destrucción masiva, dividió a la sociedad estadounidense y volvió a buena parte del resto del mundo contra Estados Unidos.

Pero mientras Irak emerge lentamente de una guerra larga y sangrienta entre alentadoras señales de estabilización de la seguridad y su frágil gobierno gana confianza, muchos se preguntan si la misión fue un éxito estratégico, un fracaso o una combinación de ambos.

Los partidarios de la guerra afirman que el derrocamiento de Saddam en 2003 dio una nueva forma a toda la región y que deshacerse de un personaje tan molesto que inició una guerra contra Irán, invadió Kuwait y supuestamente intentó producir armas de destrucción masiva solo puede haber valido la pena. Y que si a ello agregamos el fin de décadas de un régimen represivo y violento para reemplazarlo por un gobierno democrático y cordial con Washington, no puede haber ninguna duda.      

Los detractores de la guerra ponen el acento en la pérdida de vidas y dinero. Más de 4.400 soldados estadounidenses han muerto, y, aunque no hay cifras oficiales, se estima que más de 100.000 civiles iraquíes perecieron en el conflicto. Para los contribuyentes de Estados Unidos, la factura supera el billón de dólares.

También apuntan al daño que ha sufrido la credibilidad de Estados Unidos ante el mundo, la creciente tensión con Irán y al hecho de que la guerra de Irak desvió recursos millonarios y necesarios en la lucha contra los talibanes y la red Al Qaida en Afganistán, donde se planearon los atentados del 11 de septiembre de 2001.

"Hay que hacer una evaluación de los objetivos políticos alcanzados y de si Estados Unidos está mejor ahora que antes de la guerra", dijo William Nash, general retirado del ejército estadounidense. "Mi opinión es que hay más cosas negativas que positivas".      

Según Nash, Estados Unidos se ha debilitado estratégicamente en la región a causa de la guerra. "¿A qué precio nos deshicimos de un mal tipo?", se pregunta.      

Por el contrario, Thomas Donnelly, del American Enterprise Institute en Washington, cree que la ausencia de Saddam "ha cambiado totalmente el entorno de seguridad" en Medio Oriente. La guerra "valió la pena", según Donnelly, quien admite, sin embargo, que la ocupación duró más tiempo de lo previsto.

Pero "los beneficios estratégicos son inmensos", subraya. "Un país que en el mejor de los casos era un problema para Estados Unidos, y con frecuencia un enemigo de Estados Unidos, es ahora una especie de aliado.

De cualquier forma, reina el consenso de que Irak enfrenta un futuro difícil. Aunque la violencia está lejos de alcanzar los niveles de 2006 y 2007, los atentados terroristas persisten y, solo el mes pasado, mataron a decenas de personas. Para Nash, el futuro de Irak "tiene más turbulencia que estabilidad".

Incluso en los momentos más complicados de la guerra, Bush siempre expresó su confianza en que Irak iba camino a una situación mejor, incluso cuando el país amenazaba con estallar en medio de una guerra civil entre sunitas y chiitas.

Algunas señales apuntan en esa dirección, pero serán los historiadores quienes responderán si la guerra valió la pena o no.

Esa misma pregunta fue planteada a principios de año a Condoleezza Rice, ex consejera de Seguridad Nacional y secretaria de Estado del presidente Bush. Su respuesta: "Los titulares de hoy y la historia son pocas veces la misma cosa. Y si uno se concentra demasiado en los titulares, no hará nada que conduzca a un juicio más favorable de la historia".

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

El tío Sam
a tu servicio

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s