Conoce más

Abrir
Carro de compras

Cupones de Ahorro

Acceda a cupones de comestibles gratis

Guia de la ley de salud

Mi Ley de Salud

Cómo la ley funciona para su familia

Grandmother and granddaughter blow out candles on a birthday cake

Toys "R" Us

Ahorros en tiendas de lunes a jueves

Centro de recursos para la familia - Cuidado de ancianos

¿Estás cuidando de un ser querido?

Encuentra recursos  aquí

Becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Lo que necesitan tus hijos y nietos para entrar a la universidad. Recursos

Videos

AARP Español

¡Subscríbete al canal de consejos en YouTube!

Seguridad para
Conductores

Apúntate a un curso en línea; se voluntario y ayúdanos a promover un curso; busca un curso presencial para ti. Ir

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. ¡Juega ya!

horóscopo

Horóscopo de AARP

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

Los hispanos y la lucha por los derechos civiles de la comunidad LGBT

Los disturbios de Stonewall 40 años después, un aniversario que marca un hito.

Nota del editor: El 28 de junio marca un hito en la historia de los derechos civiles, un hito en el que los hispanos desempeñaron un rol clave. Ese día, en 1969, el movimiento por los derechos de los homosexuales impulsó, en Greenwich Village, Nueva York, la realización de lo que hoy se conoce como los disturbios de Stonewall. Aquí repasamos el rol que desempeñaron los hispanos, cuán lejos hemos llegado y cuánto más nos falta recorrer.

Es difícil imaginar a la policía esposando, acosando y arrestando a personas homosexuales sólo por reunirse en público. Para quienes han crecido en un mundo que ofrece cada vez más protección legal para la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT), es difícil creer que hace sólo cuatro décadas, los empleos, las familias y los hogares de la gente se veían amenazados, sus vidas restringidas y, aún peor, arruinadas.

El 28 de junio marca un hito en la historia de los derechos civiles, un hito en el que los hispanos desempeñaron un rol clave. Ese día, en 1969, el movimiento por los derechos de los homosexuales impulsó la acción de un modo espectacular en el barrio de Greenwich Village de Nueva York, con la participación de hispanos como Sylvia Rivera, una transexual puertorriqueña-venezolana.

El movimiento por los derechos de los homosexuales ha avanzado mucho, pero la lucha por la igualdad continúa. Mientras nuestra nación recuerda Stonewall —y su impacto sobre los derechos de los homosexuales de manera global—, hoy, los latinos encabezan la carga destinada a ayudar a la sociedad a dejar atrás la violencia, la intolerancia y la desigualdad en pos de una cultura más abierta que acepte e incluya cada vez más a los LGBT.

Hito y metáfora

Cuando la policía intentó arrestar a las personas reunidas en y alrededor de Stonewall Inn —un bar para homosexuales, entre los que había muchos latinos—, los LGBT se resistieron, rechazando una nueva violación de sus derechos civiles. Esto generó disturbios.

“Los disturbios de Stonewall representaron un llamado de acción para la comunidad LGBT en el sentido de que necesitábamos unirnos —indica John D. Acosta, de 55 años de edad, fundador del Proyecto AZTECA, una organización de apoyo y derivación para adultos mayores LGBT del sur de California—. Siempre existimos, pero nunca estuvimos unidos. Temíamos ser acosados, arrestados, echados, desalojados y llevados ante consejos de guerra. En algunos aspectos, ha sido todo un reto, especialmente para la comunidad hispana.”

La Dra. Yanira Cruz, presidente y directora ejecutiva del National Hispanic Council on Aging (Consejo Nacional Hispano sobre Envejecimiento), considera que Stonewall representa tanto un hito como una metáfora de luchas que continúan. “Al reflexionar sobre Stonewall, [veo que] seguimos enfrentando conflictos similares”, expresa.

Cruz dice que la cultura hispana a menudo hace que le resulte especialmente difícil a la comunidad LGBT adulta mayor ser abierta respecto de su sexualidad, y cita cuatro motivos.
 
En primer lugar, la idea de hispanos LGBT es un concepto relativamente nuevo. “En nuestra cultura —comenta—, la familia es tan importante que nadie quiere arriesgarse a ser rechazado por ella.”

Segundo, la realidad es que muchos latinos aún rechazan las diferencias. “Por ejemplo —señala— la salud mental también es un tabú en la comunidad hispana. Queremos esconder debajo de la alfombra cualquier cosa diferente o que represente un estigma social.”

El tercer motivo es el efecto de la cultura machista. “El machismo es la raíz de la homofobia”, dice. Debido a que los “machos” generalmente no piden ayuda, los hombres de la comunidad LGBT adulta mayor evitan especialmente solicitar servicios como apoyo sanitario, cuidados y vida asistida, y asesoramiento financiero.

El cuarto desafío, asegura, es la religión. “Nuestra comunidad ha sido profundamente católica —dice—. A pesar de que el rol de la iglesia sigue siendo prevalente, está cambiando muy rápidamente. Sin embargo, muchas de las objeciones morales y religiosas provienen de la iglesia.”

La experiencia de vida de Acosta refleja las afirmaciones de Cruz.

Como homosexual, señala, “la iglesia me dijo: ‘Te irás al infierno’; la familia, que debía casarme y vivir una vida tradicional. Entiendo completamente por qué los adultos mayores LGBT no quieren ser vistos como homosexuales. Los LGBT de edad avanzada no buscan tanta ayuda. Se nos inculca que dependamos de nuestras familias.

“Pero —continúa Acosta— es un círculo vicioso, porque la familia no siempre es tan colaboradora con los LGBT mayores. Es por ese motivo que los recursos locales y estatales son muy importantes para la comunidad latina LGBT”. Él considera que disponer de esos recursos es más fácil para los hispanos, especialmente para los LGBT, cuando los familiares no se involucran. “Lidiar con una comunidad más pequeña —explica— es un camino más sencillo para salir de la tradición familiar."

Se sigue luchando, se sigue liderando

Cruz y Acosta también reconocen la necesidad de una mayor sensibilidad en el tratamiento de asuntos de LGBT dentro de la comunidad hispana. “La fobia es resultado de la ignorancia, por lo que necesitamos aumentar la conciencia y crear culturalmente un espacio para llevar adelante más conversaciones sobre asuntos de homosexuales y lesbianas”, señala Cruz.

En años recientes, esas conversaciones han sido promovidas a nivel local y nacional por organizaciones de derechos civiles de homosexuales hispanos como LLEGÓ (National Latino/a Lesbian, Gay, Bisexual, and Transgender Organization), Unid@s (The National Latina/o Lesbian, Gay, Bisexual & Transgender Human Rights Organization) y la Unity Coalition/Coalición Unida.

LLEGÓ, que comenzó a operar en octubre de 1987, en Washington D.C., durante la marcha por los derechos de lesbianas y homosexuales, se dedicó a construir una red nacional de homosexuales y lesbianas hispanos para educar y sensibilizar a latinos y no latinos en temas relacionados con la homofobia, el sexismo y la discriminación. Limitaciones financieras forzaron el cierre de la organización en 2004, pero, en 2007, Unid@s retomó la posta que había dejado LLEGÓ en términos de apoyo y alcance comunitario. La Unity Coalition/Coalición Unida, fundada en 2002, proporciona apoyo y servicios a LGBT en todo el país.

Los dirigentes políticos hispanos también han apoyado el movimiento. En 2004, en una de las asambleas de dirigentes hispanos más importantes sobre el tema, el representante Xavier Becerra (demócrata por el estado de California) se unió a los Representantes Charles A. Gonzalez (demócrata por el estado de Texas) y Raúl M. Grijalva (demócrata por el estado de Arizona), Unid@s y a varios grupos de derechos humanos hispanos en rechazo a cualquier intento de enmienda de la Constitución de EE. UU. para prohibir el matrimonio entre personas del mismo género. En una conferencia de prensa, en Capitol Hill, Becerra declaró: “Alguien está tratando de decir que ‘Sí, la segregación es igualdad’… Lucharemos contra eso porque es lo correcto. La ley nos exige que lo hagamos. Nuestra propia conciencia nos lo exige.”

Pero los latinos están lejos de unirse. La fuerte oposición a la igualdad continúa, especialmente entre grupos religiosos hispanos. En el mes de mayo, los líderes religiosos hispanos llevaron a cabo una concentración frente a la oficina del Gobernador de Nueva York, David Paterson, en Manhattan, en protesta por su apoyo al matrimonio entre homosexuales. Entre los opositores se encontraban el senador estatal Ruben Diaz Sr. del Bronx, Radio Visión Cristiana Internacional y la New York Hispanic Clergy Organization.

Los desafíos que vendrán

Los hispanos LGBT de 50 años de edad o más también enfrentan obstáculos adicionales: discriminación laboral, delitos por odio, leyes financieras/de herencia y una carencia mayor que la normal de seguros de salud.

¿A dónde deben recurrir los hispanos LGBT adultos mayores en busca de ayuda cuando hay tan pocos servicios hechos a su medida o que los reciban bien? El idioma y las barreras culturales aún limitan a muchos de ellos en el uso de servicios para el público en general. Luego, dentro de su propia cultura, enfrentan la homofobia. Según Cruz, además de la cultura machista, la homofobia es una de las razones principales por las que muchos hispanos LGBT adultos mayores no solicitan servicios. “Necesitan servicios en los que puedan mostrarse abiertamente como son, sin tener que esconderse", indica.

Siendo tan poco lo que se conoce acerca de las necesidades de los LGBT adultos mayores hispanos, Cruz espera que la investigación proporcione más respuestas. “Es difícil desarrollar programas y promover subsidios y legislación sin contar con la información necesaria.”

Y es difícil llegar a la comunidad sin visibilidad, según José Gutierrez, que trabajó para LLEGÓ y fundó el Latino GLBT History Project (Proyecto de Historia de los/las GLBT Latinos/as), que recolecta y preserva la historia de la comunidad LGBT de Washington D.C., con planes de expansión nacional. “Stonewall ayudó a crear mayor visibilidad para las personas LGBT latinas.” Los LGBT latinos necesitan recordar el rol que desempeñaron en el movimiento, señala, tanto para recordar el pasado como para lograr dinamismo para el futuro: “Es importante preservar nuestra historia para que las nuevas generaciones puedan realizar mayores cambios positivos dentro de la comunidad.”

El aniversario del hito de Stonewall sirve de recordatorio de que la igualdad para todos no es un hecho. Como escribió el autor y activista puertorriqueño Carlos Mock después de los primeros 100 días de Barack Obama como Presidente: “Todos debemos luchar nuestras luchas. Estos próximos cuatro años necesitan ser el momento en que los derechos de los LGBT se vuelvan tan inalienables como los de cualquier otra persona, en el que nuestras vidas, libertad y búsqueda de la felicidad sean tan indiscutibles como las de cualquiera”.

Acosta, Cruz y Gutierrez creen que el espíritu de Stonewall —y su impacto— está vivo cada vez que alguien se pone de pie en defensa de la igualdad.

“A veces se necesita que entre la gente haya un disturbio para que algunos asuntos sean tomados seriamente por la sociedad”, señala Cruz.

Estos enlaces son provistos solamente como fuentes de información. AARP no respalda, no tiene control y no se responsabiliza por estos sitios de enlace o por el contenido, publicidad, materiales, productos y/o servicios ofrecidos a través de sus páginas.

El tío Sam
a tu servicio

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Denny's Ranchero Tilapia

Los socios ahorran un 15% todos los días, a toda hora, en los restaurantes Denny's participantes.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 por entradas ePremiere de Regal que compran en internet. Se aplican condiciones.

AARP Debuts RealPad Tablet

Conéctate estés donde estés con RealPad. Conéctate, juega y comparte. Además, recibes soporte al cliente gratis todos los días, a cualquier hora.

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.