Conoce más

Abrir
Teatros Regal

Regal Cinemas

Los socios ahorran en taquillas.

¿Buscas empleo?

Recursos para encontrar trabajo.

Annas Linens

Anna's Linens

Ahorros en las compras.

Driver Safety

AARP Driver Safety

Toma el curso en línea hoy.

Videos

AARP Español

¡Subscríbase al canal de consejos en YouTube!

Banco de datos
Electricidad

Costo de la electricidad por estado

Vea cuánto paga en su estado. Ir

Encuesta

 

Educación para conductores mayores

Tarde o temprano los conductores, incluso los que creen saberlo todo, descubren todo lo que no saben.

In English | Tarde o temprano, aun los sabelotodo que tienen mayor educación descubren todo lo que no saben. Descubrí esto en el programa Seguridad para Conductores de AARP, y también aprendí varias formas de evitar matarme. Nunca pensé que asistiría a otro curso de conducción, pero allí estaba. Diecisiete de nosotros sentados en pupitres escolares en la Biblioteca Margaret Sherry, de Biloxi, Misisipi.

Nuestro instructor para el curso era Roger Hayes, un alegre cincuentón de anteojos que ganaría cualquier concurso de semejanza con Richard Dreyfuss. Este instructor profesional, quien realiza la mayor parte de su trabajo detrás del volante, dicta clases sólo para AARP, y como otros instructores de AARP, es voluntario.

“¿Por qué estamos todos acá?”, preguntó con una sonrisa en su introducción, y contestó él mismo la pregunta: “El descuento. ¿No?”

Mis compañeros, todos asintieron. Estaban allí para obtener el certificado del curso de conducción de AARP, para poder conseguir descuentos en sus aseguradoras. Rápidamente, aclaró que tenía intenciones de enseñarnos cosas sobre cómo conducir bien, que nos mantendrían fuera de la sala de emergencias. Aunque la tasa de muertes por milla de conducción continúa disminuyendo, los accidentes de tránsito todavía matan a 40.000 estadounidenses por año. Los conductores mayores de 65 años están involucrados en más accidentes por milla que los que tienen entre 30 y 64 años, y cuando sobreviven, lo hacen en peores condiciones.

A pesar de las intenciones del instructor, no esperaba agregar algo nuevo a todos mis conocimientos sobre cómo conducir. He escrito sobre autos desde la década de los 70 y he asistido a todo tipo de cursos de conducción imaginables, tales como de competición, de policía y antiterroristas. No puedo contar cuántas columnas escribí sobre conducir mal y sobre la estupidez sobre ruedas. Los autos y yo somos como la tierra en el guardabarros, por lo tanto, ¿qué más podría aprender?

Resultó ser bastante. Una vez finalizadas nuestras presentaciones y los chistes de bienvenida, Roger Hayes repartió un cuestionario. Fallé en seis respuestas de las 15 preguntas, lo que equivale a 60 puntos. Donde crecí, un 60 correspondía a reprobar el examen. Sentí que mis orejas se enrojecían.

Afortunadamente, pensé, nadie supo que era el ignorante de la clase. No tuvimos que entregar los exámenes, que eran parte del cuaderno de ejercicios de 122 páginas. Decidí destruir el mío el día que entregarían los diplomas. Cubriríamos más de 300 puntos del texto en las dos sesiones, de cuatro horas cada una, que duraba el curso.

Las siguientes son algunas de las reglas viales que nos entregó el instructor Hayes:

Proceda según su edad. A medida que pasa el tiempo, se experimentan sutiles cambios físicos, los que se centran en  la visión, la audición y la resistencia. El problema auditivo, en particular, es una de las certezas de la vida. Constituye un claro y real riesgo para todas las edades, y rápidamente se puede combinar con una disminución de la concentración y un mayor tiempo para reaccionar, que lo pondrán en peligro. “Recuerde que los audífonos sólo pueden hacer los sonidos más fuertes, no más claros”, dijo un compañero de curso, E. B. Kitchens, un general jubilado inflexible, quien parecía poder ordenarle a sus oídos que funcionaran, pero que igualmente usaba audífonos.

Concéntrese. Usted está en su vehículo para hacer una sola cosa: conducir. No está en él para comer, beber, hacer el crucigrama del matutino o mirar a los pasajeros del asiento trasero. Resultó que Roger Hayes y yo compartíamos una antipatía hacia los teléfonos celulares. A él le disgustan por principio, porque invaden su privacidad. A mí no me gustan porque no quiero que ningún tonto distraído me choque por atrás cuando habla con el abogado de su esposa.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Seguridad para
Conductores

Hombre poniéndose el cinturón de seguridad

Apúntese a un curso en línea; sea voluntario y ayúdenos a promover un curso; busque un curso presencial para usted. Ir

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Payless

Los socios disfrutan de ahorros especiales en alquiler de autos de PaylessCar.com.

Dunkin Donuts

Los socios pueden recibir una dona GRATIS con la compra de una bebida grande o extragrande en Dunkin' Donuts.

Repair Pal

Los socios ahorran un 10% (hasta $50) en reparaciones de autos en los talleres certificados RepairPal.