Conoce más

Abrir
Denny's

Denny's

Ahorros todo el día, todos los días


Tarjeta de crédito

Calculadora

Cómo saldar tu tarjeta de crédito

Dunkin Donuts

Dunkin' Donuts

Los socios reciben una dona gratis

Búsqueda de trabajo con AARP

¿Buscando trabajo?

Recursos para encontrar empleo

Videos

AARP Español

¡Subscríbase al canal de consejos en YouTube!

Banco de datos
Electricidad

Costo de la electricidad por estado

Vea cuánto paga en su estado. Ir

Encuesta

Deleite para los observadores

El encanto de las aves

Cada año aumenta el interés de adultos mayores por esta actividad al aire libre.

In English | Durante más de 16 años, Larry Cartwright disfruta un tipo diferente de vacaciones. Cuando sus vecinos se van a El Caribe, él va al acecho de los buhones lapones en Minnesota, a una temperatura debajo de 40° F y para ver a un perdigallo himalayo escala montañas en Nevada, a las 4:30 de la madrugada.

Según Cartwright —empleado de 55 años del Departamento de Defensa en Annandale, Virginia —vale la pena aguantar las llamadas para levantarse antes del amanecer y las condiciones climáticas frígidas para poder ser testigo de increíbles espectáculos naturales.

Hace poco visitó los llamados “leks”, o tierras de exhibición, en Colorado, donde los gallos de las rocosas y los gallos de pradera alardean para llamar la atención de las hembras, como si fuera una discoteca de pollos. Su grupo de excursión se instaló con miras telescópicas y todavía en la oscuridad, con el cuidado de mantenerse en silencio para no molestar a las aves. “Me fascinó de principio a fin”, dijo Cartwright, que se estaba bastante arropado para protegerse del frío.

Se quedaron cerca de dos horas hasta que la última de las aves terminó su exhibición. “Es totalmente increíble ver bailar a los lagópodos de cola afilada”, dice. “Los machos abren sus alas, saltan y golpean sus pies al dar vueltas en círculo”. En la misma excursión, en un lek donde se debaten a duelo los gallos de pradera más grandes, se topó con una escena con la cual se identificó bastante. “Por lo general hay bailarines increíbles y otros más jóvenes que acaban de empezar y no son tan buenos”, explica. “Vi como un par de machos dominantes pateaban a un joven hacia la periferia del lek. Me hizo pensar: le tengo gran simpatía a ese tipo ¡ese soy yo en la secundaria!”.

Observar a las aves es una agradable sensación de escape para Cartwright. "En nuestra vida laboral, tratamos de modificar y controlar todo. Pero no se puede hacer eso cuando se observan aves. Hay que ir en mayo cuando aparecen las currucas. Es muy agradable no estar en control y salir de la rutina para ver lo que hacen las aves”, dijo.

Cartwright desarrolló su interés por las aves de niño, cuando salía de cacería para ayudar a su tío en el estudio de aves de caza (con el tiempo se dio cuenta de que prefería cazar con binoculares); y ahora cuenta con un historial impresionante: ha visto 657 especies de las más de 900 que existen en Norteamérica. Sin embargo, sus viajes tienen que ver con la aventura y con la ornitología. Esta pasión lo lleva fuera de las rutas turísticas. "Se ve a la verdadera Norteamérica, tan encantadora y natural como es", dice. "Y esto es tan apasionante como lo es la misma actividad de observar aves".

En primavera y otoño, cuando millones de aves migratorias regresan a Norteamérica, miles de observadores salen a su encuentro, vestidos de caquis y plumajes Gore-Tex, con binoculares y acompañados de guías, y exploran parques y pantanos. Además asisten a festivales de pájaros cantores y se inscriben en talleres de identificación de gorriones.

La observación de aves es una actividad de recreación al aire libre que está creciendo en Estados Unidos; más de 85 millones de personas observaron o fotografiaron aves en el 2004, según un estudio realizado por el USDA Forest Service. También es un gran negocio, ya que se gastan más de 30.000 millones de dólares al año en comederos para aves, viajes, miras telescópicas y guías; y es especialmente popular entre los “baby boomers”(la generación de 1946 y 1964). La edad promedio de los observadores de aves es 49.

Así como Cartwright, los observadores de la generación boomer piensan que los beneficios de este pasatiempo van más allá de lograr una larga “lista de por vida” (ver recuadro La verdad sobre las listas) de las aves que han visto o escuchado o de haber aprendido a distinguir entre un pardillo sizerín y un colirrojo de jardines. Es más bien una manera de agudizar las facultades de observación, de participar en competencias amistosas, de contribuir con la ciencia, de relacionarnos con la comunidad y de comulgar con la naturaleza.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Seguridad para
Conductores

Hombre poniéndose el cinturón de seguridad

Apúntese a un curso en línea; sea voluntario y ayúdenos a promover un curso; busque un curso presencial para usted. Ir

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s