Conoce más

Abrir
Dunkin Donuts

Dunkin' Donuts

Los socios reciben una dona gratis


Herramienta para ahorrar en medicamentos recetados.

Herramienta

Para ahorrar en medicamentos recetados

Best Western

Best Western

Ahorros exclusivos para los socios

Abuela, mamá e hija cocinando - Mes de la Herencia Hispana

Herencia Hispana

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Encuesta

Juegos

Pacman

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

Para padres de hijos adultos

¿Son los treintas los nuevos veintes?

Si se pregunta por qué sus hijos adultos le parecen mucho más jóvenes que cuando usted tenía esa edad, dos expertos le tienen la respuesta.

Es la nueva edad adulta 30 años?

— Alex Telfer/Gallery Stock

In English | Para muchos de nosotros, los jóvenes de veintitantos años nos parecen ser otra especie completamente diferente. Del lado positivo, a menudo están llenos de un maravilloso entusiasmo por la vida y gusto por las aventuras: viajar, estudiar en el extranjero, mudarse para otra ciudad y probar todo tipo de nuevas experiencias. Del lado no tan positivo, a veces parece costarles trabajo encontrar su camino en la vida, y muchos se toman más tiempo en hacerse independientes y aceptar responsabilidad, como lo hacían los jóvenes de otras épocas.

Tenga en cuenta lo siguiente:

Hace 50 años, en Estados Unidos la edad promedio para contraer matrimonio era 20 años en el caso de las mujeres y 22 en el de los hombres. Hoy es 26 entre las mujeres y 28 entre los hombres, y la edad sigue subiendo.

En 1960, sólo un 33% de los jóvenes iban a la universidad. Hoy, el 69% de los que se gradúan de secundaria entran en la universidad al año siguiente.

Las mujeres solían tener pocas opciones en la vida aparte de ser esposa y madre. Hoy, más mujeres que hombres asisten a la universidad, e igual número de mujeres que de hombres están matriculadas en facultades de derecho, medicina y administración de empresas.

Los jóvenes estadounidenses esperan sacar mucho más provecho del trabajo que sus padres o abuelos. Entre los 20 y 29 años, cambian de empleo un promedio de siete veces, buscando el trabajo que los haga sentirse realizados, que no sea sólo un empleo sino también una aventura.

Sume todos estos cambios, y el resultado es una nueva etapa de la vida: "la adultez emergente". Este período típicamente sucede entre los 18 y los 25 años, aunque para algunos dura hasta los 30. Basándome en cientos de entrevistas con fines de investigación, he identificado cinco elementos típicos de la adultez emergente.

Exploraciones de identidad. Este es el momento en que los jóvenes se concentran en descubrir quiénes son y qué quieren hacer con su vida, y prueban distintas posibilidades en el amor y el trabajo. Puede suceder que su hijo o hija de 18 años se vaya para la universidad pensando en prepararse para estudiar medicina, pero que en el segundo año descubra su amor por la biología marítima, y que a los 24 años se decida por el comercio internacional.

Inestabilidad. En el curso de todas estas exploraciones de identidad, el joven típico de hoy experimenta muchos cambios: en el trabajo, en la pareja amorosa, en el lugar donde vive y en sus planes para el futuro. Más que en ninguna otra etapa de la vida, es difícil predecir donde estará y que hará de un año a otro.

Enfoque en sí mismo. Los adultos emergentes se centran en su propio desarrollo y tienen relativamente pocas obligaciones para con los demás, así que tienen más libertad que las personas de otras edades. Si les manda un mensaje de texto, puede que le contesten, o puede que no. Es importante para ellos hacerse un espacio donde puedan tomar sus propias decisiones.

Sentirse en un estado intermedio. La mayoría de los adultos emergentes se sienten en un punto intermedio entre la adolescencia y la adultez, camino a la edad adulta, pero sin haber llegado. Y la mayoría no tienen gran prisa, aunque, a la larga, casi todos llegan. La adultez significa pagar las propias cuentas y asumir todo tipo de responsabilidades, algo que ven con ambivalencia.

Sensación de posibilidades.  La mayoría se siente muy optimista en cuanto a su futuro y cree que todas las puertas están todavía potencialmente abiertas para ellos. Aunque casi todos luchan con dificultades en el presente, tanto personales como económicas, creen que a la larga obtendrán ese trabajo perfecto y encontrarán su alma gemela.

De muchas maneras, el auge de esta nueva etapa de la vida es algo bueno. ¿Por qué no deben los jóvenes dedicar la mayor parte de sus veinte años a probar tantos caminos como les sea posible?

Casi todos utilizan la libertad de la adultez emergente para tener experiencias que no pudieron tener cuando eran más jóvenes y probablemente no podrán tener cuando sean mayores, tal como enseñar en China durante un año o aceptar una fascinante pero mal remunerada práctica en una organización sin fines de lucro.

Pero la etapa también tiene sus aspectos negativos. A algunos adultos emergentes les abruman los desafíos de esta etapa y se dejan ir a la deriva, en espera de que algo suceda en vez de hacerlo suceder. A veces los padres se sorprenden y consternan al descubrir que sus responsabilidades emocionales y económicas para con sus hijos persisten muchos más años de lo que habían previsto.

¿Qué deben hacer los padres? Consideramos que es prudente tener paciencia con los adultos emergentes, siempre que parezcan tener un Plan —así, con mayúscula— que tratan de llevar a cabo. Trate de dejar de lado el calendario de hace décadas y respete el camino más largo a la edad adulta que los jóvenes toman hoy en día. Anímelos y apóyelos cuando se vean receptivos, pero sepa cuándo retroceder y dejarlos abrirse paso —incluso equivocarse— por su propia cuenta. Es un equilibrio delicado.

Padres: Por encima de todo, los ayudará el darse cuenta de que el camino sinuoso hacia la adultez se ha convertido en lo normal. Se sentirá aliviado de saber que casi todos los jóvenes dejan atrás la adultez emergente y que, al rondar los 30 años, asumen los papeles propios de los jóvenes adultos: el matrimonio, los hijos y un trabajo estable. Entender la adultez emergente como una fase normal de la vida actual puede aliviar nuestra ansiedad y quizás hasta permitirnos celebrar la energía, optimismo y ansias de vivir de nuestros adultos emergentes.

Jeffrey Jensen Arnett es profesor investigador de psicología en Clark University y es autor de Emerging Adulthood: The Winding Road from the Late Teens Through the Twenties (La adultez emergente: el camino tortuoso de la adolescencia a los treinta años). Elizabeth Fishel ha publicado ampliamente sobre temas familiares y es la autora de cuatro libros, entre ellos Sisters (Hermanas) y Reunion (Reencuentro). En la actualidad, los dos colaboran en una guía para padres de adultos emergentes que publicará Workman en el 2012.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Para abuelos
recursos

GrandFacts

Visite la página informativa de recursos locales por estado para los abuelos que crían a sus nietos. Ir

Guía GrandFamilies

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos. Lea

 

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP