Conoce más

Abrir
Carro de compras

Cupones

Los socios ahorran en comestibles



25 preguntas sobre el Seguro Social

¿Preguntas sobre el Seguro Social?

Obtén las respuestas

Abuela y nieta soplando una torta de cumpleaños

Toys "R" Us

Descuento en tus compras

Explore AARP Life Reimagined

Life Reimagined

Explora las opciones para tu futuro

Encuesta

Juegos

Pacman

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

El azul más profundo

Un viaje a las islas griegas

El autor redescubre su identidad al regresar a Rodas, ciudad donde creció junto a su madre.

Entre los 9 y los 17 años de edad, Ernesto Lechner vivió en Grecia, lejos de su cultura natal, inmerso en un nuevo mundo. — Foto cortesía de Ernesto Lechner

Lo que más me sorprendió al llegar a Grecia fue el color del mar: era todavía más profundamente azul de lo que yo recordaba. La isla de Rodas existe en ese contexto mágico, rodeada por el Mediterráneo, su interminable extensión turquesa interrumpida por recortes de espuma blanca. Un embrujo.

La mayor parte de mi infancia transcurrió en mi país de origen, la Argentina. Pero cuando tenía nueve años, mi madre se separó de mi padre y decidió irse lejos, muy lejos. A las islas griegas.  Entre los 9 y los 17, viví en Rodas, al norte de Creta, cerca de la costa de Turquía. Llegué hablando unas pocas palabras de griego, y me fui graduado de la secundaria, enamorado de la literatura griega, abandonando paisajes y amigos que extrañaría por el resto de mi vida.

La nostalgia me persiguió con particular ahínco desde que me mudé a Los Ángeles, donde trabajo como periodista. Hace unos meses, después de casi 30 años, decidí finalmente regresar con mi familia a la isla que recordaba todos los días desde mi oficina, murmurando palabras en griego que sólo yo podía comprender. Era necesario volver.

Llegamos en octubre, una noche lluviosa del húmedo otoño griego. Cenamos en un café frente al mar, en el puerto, delante de la catedral ortodoxa con aroma a incienso y un montón de barquitos que se bamboleaban en el muelle. La primera señal fue un suspiro de alivio: abría la boca y el griego salía a borbotones, palabras que no había mencionado en décadas aparecían en mi mente como si fuera lo más natural del mundo. Los isleños me preguntaron si era griego, tal vez un rodiense que se había ido hace muchos años. Tal vez. 

Cuando vivía en Grecia con mi madre, el español era como un código secreto. Nadie en la isla lo hablaba, aparte del Padre Víctor, un cura proveniente de las Islas Canarias que daba la misa todos los domingos en una de las iglesias católicas de la isla. Fue así que nuestro idioma cobró un valor adicional. Podíamos caminar por las calles de Rodas hablando libremente, con la plena confianza de que la conversación permanecía secreta. Por mi parte, me esmeré en aprender el griego, imitando el acento de la isla y consultando el diccionario para entender las sutilezas de un idioma rico en matices. Sin embargo, nunca traicioné al español: durante esos ochos años fue mi idioma favorito, el más cómodo, el más elocuente para mí.

Siguiente: La isla de Rodas es dos ciudades en una. »

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Para abuelos
recursos

GrandFacts

Visite la página informativa de recursos locales por estado para los abuelos que crían a sus nietos. Ir

Guía GrandFamilies

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos. Lea

 

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.