Conoce más

Abrir
Teatros Regal

Regal Cinemas

Los socios ahorran en entradas de cine


Búsqueda de trabajo con AARP

¿Buscando trabajo?

Encuentra un empleo hoy

Prescripción de medicamentos fuera de su botella

Ahorros en recetas

Programa exclusivo de Catamaran

Abuela, mamá e hija cocinando - Mes de la Herencia Hispana

Herencia Hispana

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Celebra la Herencia Hispana

becas para
hispanos

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Lo que tus hijos y nietos necesitan para ir a la universidad.

encuesta

Preguntas y respuestas del
Seguro Social

Preguntas y Respuestas del Seguro Social

Todo lo que necesitas saber sobre tus beneficios.

juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. Juega

Finanzas personales

Por qué ahorrar es más difícil para la mujer

Dos pasos para adelante, uno para atrás

 A pesar de los logros sociales y económicos alcanzados por las estadounidenses en las últimas tres décadas, su avance hacia una jubilación segura se ha parecido a un prolongado baile lento: dos pasos para adelante, uno para atrás. 

Hoy en día, las mujeres que trabajan gozan de oportunidades de crecimiento y avance laboral sin precedentes. Pero las cuestiones que ellas enfrentan relacionadas con el género, particularmente por la expectativa que recae sobre ellas de ser quienes brindan los cuidados a los seres queridos, podrían hacer peligrar su futuro como adultas mayores.  

“Hoy, la mujer está mejor educada, gana más y está más comprometida con el trabajo. Pero muchas de ellas se toman tiempo libre del trabajo cuando algún miembro de la familia necesita cuidado, y eso afecta negativamente su jubilación”, señala Heidi Hartmann, presidenta del Institute for Women’s Policy Research, dedicado a la investigación, en Washington, D.C.

Su actividad laboral intermitente, menores ingresos que el hombre y empleos que, a menudo, no incluyen planes de jubilación patrocinados por el empleador exponen a la mujer a vivir sus últimos años empobrecida. Casi un tercio de las mujeres solteras mayores de 65 años son consideradas pobres. El 30 por ciento de las mujeres no casadas de 65 o más años vive sólo del Seguro Social.

El aumento de la longevidad es una bendición para algunas mujeres y una maldición financiera, para otras. Más de un tercio de las mujeres del país puede esperar vivir hasta, por lo menos, los 90 años, lo que significa que su ingreso jubilatorio tiene que durar más.

“La realidad de las mujeres hace casi imposible que ahorren lo necesario para la jubilación —dice Laurie Young, directora ejecutiva de Older Women’s League, un grupo sin fines de lucro de Arlington, Virginia—. Recibo muchos pedidos de ayuda de parte de mujeres. No hacen nada mal, es el sistema... está en su contra”.

Más allá de los pronósticos, la mujer está avanzando. La cantidad de mujeres que integra la fuerza laboral es récord: 59 por ciento, en 2005 (contra el 44 por ciento, en 1970). También tienen salarios más altos, más opciones para el cuidado de sus hijos y un mejor acceso a sistemas de jubilación, como Cuentas de Retiro Individual (IRA, por sus siglas en inglés) y planes 401 (k) patrocinados por las empresas en las cuales trabajan.

Pero, para las madres que permanecen en sus hogares, hay pocas oportunidades de ahorrar para la jubilación. Los proyectos de ley presentados en marzo por el senador  republicano, Sam Brownback, de Kansas (S 816), y el congresista republicano, Lee Terry, de Nebraska (HR 1421), podrían cambiar eso.

La Parents’ Tax Relief Act (ley de beneficios fiscales para padres) permitiría a las madres que no trabajan ganar créditos del Seguro Social por los años dedicados al cuidado de hijos menores de 7 años.

Cindy Hounsell, directora ejecutiva del Women’s Institute for a Secure Retirement, de Washington, D.C., y otros líderes dedicados a la defensa de los derechos de la mujer apoyan la medida. Según ella, el Congreso debe actuar para ayudar a apuntalar la seguridad en la jubilación para las mujeres.

“Cuando uno analiza en qué momento las mujeres se vuelven pobres, encuentra que los problemas se agravan a los 75 u 85 años, porque, si estuvieron casadas, es probable que para entonces enviuden”, comenta Hounsell, y agrega que el ingreso de una esposa se reduce drásticamente cuando su marido fallece.

Lynn Rollins, de 64 años, de la ciudad de Nueva York, sabe algo acerca de las dificultades económicas que siguen a la muerte de un cónyuge. Su esposo falleció a raíz de un cáncer de páncreas, hace 16 años.

Rollins, quien permaneció en su hogar para criar a sus hijos durante seis años y trabajó a tiempo parcial durante otros siete, retomó los estudios, ya en sus 50, y ahora trabaja como asesora financiera certificada.

“Ahorrar para la jubilación no era algo en lo que yo pensara —dice, y aclara que era su esposo el que administraba la economía del hogar—. Debo descifrar, cada día, si dispongo de suficiente dinero. Tengo una calculadora... y pienso: ‘Bien, ¿cuánto tiempo puedo vivir con esto?’ Estoy nerviosa”.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP

video
Multiplica tu dinero