Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

5 trabajos desde casa

Disfruta de un buen sueldo, horario flexible y se tu propio jefe.

Carlos Romo, grandes trabajos desde tu casa

Foto Michael Winokur

Carlos D. Romo, Ph.D. trabaja desde su casa como traductor-intérprete y mediador.

In English | Trabajar desde casa siempre suena bien. Nadie puede quejarse por el traslado cuando su oficina está junto a la cocina de su casa. La libertad de poder fijar tu propio horario es un atractivo irresistible.

Trabajar como traductor-intérprete y mediador le ha permitido a Carlos D. Romo, Ph.D., de 67 años, relacionarse con un idioma que adora: el español. Era el idioma que se hablaba en su remoto pueblo natal de Mora, Nuevo México, en su niñez.

Este residente de Reno, Nevada, se jubiló hace tres años de su cargo administrativo en un establecimiento de enseñanza superior en esa comunidad. Cuando terminó con el desgaste del trabajo cotidiano, supo que quería seguir haciendo algo. No hizo falta mucho para considerar tomar trabajos de traducción que podría hacer desde el escritorio de su casa. “Está en mi sangre”, asegura Romo. “Sabía que había una necesidad en ese aspecto, y quise hacer buen uso de mis habilidades y mi pasión”.

El trabajo preliminar estaba hecho. Comenzó su carrera como profesor auxiliar de español en la University of Nevada (Universidad de Nevada), en Reno.

Si bien pasó buena parte de su carrera desempeñando diversos cargos en el estado de Nevada, desde administrador de la State Youth Services Division (División estatal de servicios para la juventud) a administrador adjunto de la Nevada Equal Rights Commission (Comisión por la igualdad de derechos de Nevada), se preocupó por mantener actualizadas sus habilidades idiomáticas. (Romo también habla con fluidez el portugués, un idioma que lo cautivó cuando estuvo becado en Lisboa, Portugal, por Fulbright-Hayes).

Debido a la gran población de habla hispana existente donde él vive, Romo se comunica en español con mucha gente, casi a diario. Además, en las épocas en las que debía ir a trabajar todos los días, daba clases de español por las noches en un establecimiento de enseñanza superior de su localidad, y cubría temas que iban desde español para turistas hasta español para profesionales médicos.

Cuando decidió incursionar en el mercado de los traductores, comenzó a promocionar sus servicios a la antigua, por recomendaciones de su trabajo entre las personas. “Hemos vivido en la comunidad por 39 años, así que la gente me conoce”, dice Romo. Dejó sus antecedentes y datos de contacto en el departamento de idiomas del Northern Nevada International Center (Centro Internacional del Norte de Nevada), que ofrece servicios de traducción e interpretación en más de 60 idiomas a empresas y organizaciones.

La variedad de los trabajos es lo que hace que siga resultando interesante. Desde la comodidad de su hogar, ha traducido manuales de seguridad en el lugar de trabajo y folletos para empleados hispanohablantes de distintos rubros, desde casinos hasta hospitales.

Otras actividades como independiente le exigen que opere fuera de su casa. Abogados locales lo contratan para ayudar a hispanohablantes que necesitan traducción simultánea. A modo de ejemplo, como mediador en casos de discriminación laboral y problemas relacionados con la comunidad, Romo traduce del inglés al español o portugués, y viceversa. Ha trabajado como traductor en el distrito escolar de su localidad, donde tiene que enseñar inglés como segunda lengua a los padres hispanohablantes.

En general, la paga varía mucho según el trabajo, y oscila entre $50 y $120 la hora. “Si es una organización sin fines de lucro, simplemente pregunto: ‘¿Cuánto puede pagar?’ Uno de mis incentivos para trabajar durante la jubilación es retribuir a la comunidad”, señala Romo. “Esta es una forma de hacerlo. Si me piden que vaya al tribunal para brindar mis servicios gratis a un indigente, allí estaré”.

La flexibilidad de los horarios le permite a Romo elegir los proyectos a tomar, lo que, a su vez, les permite a él y a su esposa Nancy, de 65 años, viajar, pasar tiempo con sus nietos y dedicar tiempo como voluntarios para proyectos comunitarios y de la iglesia. También dedican tiempo al programa de embajadores de AARP en Reno.

La mayor recompensa “es la satisfacción de poder ayudar a la gente a comunicarse”, cuenta Romo. “En los tribunales, hay que ser muy preciso. Uno traduce las palabras que usa el individuo, y no lo que uno cree que él está tratando de decir… puede ser algo que tenga que ver con sus derechos”. En otras palabras, “nada de improvisar”, agrega.

Si bien los empleos a tiempo parcial desde el hogar como los servicios de traducciones pueden ser muy ventajosos, recuerde que las estafas sobre trabajar en su casa han estado a la orden del día durante décadas.

En los últimos años, la Federal Trade Commission (FTC, Comisión Federal de Comercio) ha visto casi duplicarse el número de denuncias. Los empleos que pueden realizarse desde la casa, que son reales, existen, pero necesitará hacer averiguaciones preliminares para evitar los operadores inescrupulosos.

A continuación, comentamos cinco empleos que se llevan a cabo desde la casa que podrías considerar. Los niveles de sueldos, que variarán dependiendo de factores como la experiencia y el lugar donde vives, provienen de datos publicados por el Departamento del Trabajo de Estados Unidos.

1. Traductor-intérprete

Los detalles prácticos: Podrá jactarse de que habla con fluidez dos idiomas, pero ¿lo hace verdaderamente? Es fácil olvidar lo que alguna vez se supo. El que haya hecho una especialización en español cuando estaba en la universidad no le va alcanzar. Los idiomas evolucionan, y es fundamental mantenerse al día con los términos modernos y coloquiales o ‘de la calle’. Las frases idiomáticas son importantes. Si va a desempeñarse como traductor o intérprete al español, necesitará saber la diferencia entre el español que se habla en México, Cuba, Puerto Rico y América Central. Nota: Los intérpretes lidian con el idioma hablado, los traductores, con el idioma escrito. Los intérpretes son los intermediarios entre dos partes, como un médico y un paciente, un abogado y su cliente. Por lo general, el trabajo de traducción se hace en una computadora, con archivos que se reciben y transmiten electrónicamente en ambos sentidos. Los diccionarios en línea pueden ser un recurso invalorable, pero no reemplazan las expresiones que se aprenden al interactuar con quienes hablan el idioma frecuentemente. El español es el idioma de mayor demanda, aunque hay otros cuya demanda está creciendo, como el árabe. Especializarse en un campo como el sistema judicial o el cuidado de la salud, y conocer la terminología asociada aumentará sus oportunidades laborales. Este es un trabajo que requiere precisión. Las palabras tienen sus repercusiones. Si no conoce el vocabulario, no acepte el trabajo.

Los horarios: Flexible. Dependerá de cada proyecto.

Salario promedio: Desde $11,03 a $41,50 la hora. Dependiendo del trabajo y los conocimientos específicos requeridos, la paga puede llegar a $100 la hora. Las traducciones y correcciones generalmente se cobran entre 15 y 30 centavos por palabras, dependiendo del nivel de destreza requerido.

Requisitos: Los intérpretes y traductores deben dominar por lo menos dos idiomas. Especializarse en un área específica ayuda. No se requiere ninguna certificación o habilitación oficial, aunque son varias las ofrecidas por organizaciones como la American Translators Association (ATA, Asociación Estadounidense de Traductores), que ofrece habilitaciones en combinaciones de inglés con otros 24 idiomas para sus socios. Los tribunales federales tienen habilitaciones para intérpretes al español, navajo y haitiano, y muchos tribunales estatales y municipales ofrecen sus propias formas de certificación. La National Association of Judiciary Interpreters and Translators (Asociación Nacional de Intérpretes y Traductores Judiciales) también ofrece habilitaciones para desempeñarse como intérprete en los tribunales. El U.S. Department of State (Departamento de Estado de EE. UU.) tiene una serie de tres exámenes para futuros intérpretes. La International Association of Conference Interpreters (Asociación Internacional de Intérpretes de Conferencias) ofrece certificaciones para intérpretes de conferencias. Si tiene destrezas idiomáticas sólidas, puede recibir capacitación en establecimientos de enseñanza superior y universidades para lograr una habilitación como traductor. La ATA cuenta con una lista de programas junto con una base de datos de empleos para ofrecerle cuando usted esté preparado. All Language Alliance también vincula a quienes están buscando empleo con potenciales empleadores. Las pasantías, prácticas y actividades voluntarias a través de organizaciones comunitarias, hospitales y eventos deportivos en los que participan deportistas extranjeros servirán para completar su currículum. A modo de ejemplo, la ATA trabaja con la Cruz Roja para conseguir intérpretes voluntarios en situaciones de crisis. Trabajar con un consejero o guía y establecer contactos con personas cuya lengua madre sea la que usted domina mantendrá sus destrezas al día. También la ATA ofrece programas o cursos formales de preparación y tiene oficinas locales en muchos estados. Otros buenos recursos: American Literary Translators Association (Asociación Estadounidense de Traductores Literarios), International Medical Interpreters Association (Asociación Internacional de Intérpretes Médicos), National Council on Interpreting in Health Care (Consejo Nacional sobre Interpretación en el Cuidado de la Salud). El atractivo comercial: Un buen oído para los idiomas.

2. Mediador

Los detalles prácticos: El arbitraje y la "resolución de conflictos alternativa" han atraído a cada vez más gente dispuesta a evitar los elevados gastos derivados de los procesos judiciales. Desde trámites de divorcio a disputas médicas o por viviendas, mucha gente prefiere arreglar las cosas en forma privada, fuera del tribunal. Algunos debates tensos y a veces frustrantes pueden darle tremendos dolores de cabeza, pero usted es el profesional equipado con la voz calma de la razón. Estos empleos no son sólo para abogados jubilados, a decir verdad. Una especialización en una determinada área comercial puede ser su salvoconducto. Experiencia en la resolución de problemas de discriminación laboral, asesoramiento matrimonial y hasta alguna formación en salud mental podrían ayudarlo a ocupar un lugar en la mesa para llevar adelante una negociación delicada. En general, uno trabaja desde su oficina en la casa, pero podría tener que ir a otros sitios para la reunión oficial. Uno tiene que ser “todo oídos”. Su tarea: escuchar con imparcialidad a ambas partes, ir al grano en medio de la, a veces, emotiva verborragia e instintivamente identificar los detalles importantes. De usted depende dirigir y animar pacientemente a ambas partes para que sigan hablando de modo cortés hasta que se arribe a una resolución o arreglo satisfactorios. No se debe tomar partido por ninguna de ellas.

Los horarios: Varían según la cantidad de casos en un período dado. Prevea trabajar mayormente durante las negociaciones.

Salario promedio: Desde $14,69 a $55,63 por hora y más.

Requisitos: Muchos mediadores tienen título de abogado, aunque es aceptable que no tengan experiencia en derecho. Las exigencias de capacitación y habilitación varían para cada estado. Generalmente, los mediadores completan 60 horas de cursos a través de programas u organizaciones independientes, pero algunos reciben capacitación al trabajar como voluntarios en centros de mediación comunales o uniéndose a algún mediador en ejercicio. Algunas facultades ofrecen certificados o diplomas en resolución de conflictos. Para acceder a casos, contáctese con colegios de abogados locales, aseguradores, agentes inmobiliarios y departamentos de recursos humanos en comercios y hospitales de la zona. Cada vez más, se están ofreciendo programas de acreditación a través de organizaciones profesionales como la American Arbitration Association (Asociación Estadounidense de Arbitraje). La American Bar Association Section for Dispute Resolution (Sección para la resolución de conflictos del Colegio Estadounidense de Abogados) ofrece una gran cantidad de información relativa a la resolución de conflictos. Mediate.com es otra fuente de organizaciones internacionales, nacionales y estatales relacionadas con la resolución de conflictos y más. Uno tiene que tener el don de la conciliación.

3. Diseñador gráfico

Los detalles prácticos: El lienzo es amplio. Podría encontrar trabajo para diseñar membretes, tarjetas de negocios y logos para empresas locales. Los proyectos más grandes incluyen folletos de promoción, elegantes piezas de marketing para sitios de internet y correo electrónico. La mayoría de los trabajos de diseño pueden hacerse a través de su computadora en el hogar. Debe sentirse a gusto con el uso de programas de computación de diseño y gráficos, y, probablemente, saber cómo programar gráficos animados. Obviamente, puede que se encuentre dibujando a la antigua, con un bloc de papel y una lapicera, mientras comienza a tomar forma una idea. Se requiere más que comunicación visual para brillar en este rubro. También se requiere la capacidad de poner su idea en palabras y texto para su cliente. Es esencial tener la capacidad de percibir lo que atrae a su cliente. A veces, ellos no saben lo que quieren. Es su tarea ayudarlos a ver todas las posibilidades. Deje de lado la veta artística. Este es un proceso que requiere la colaboración de todas las partes. Las modificaciones y rediseños son propios de esta actividad. Esté preparado para pasar tiempo en la computadora y soportar los apurones de última hora para cumplir los plazos acordados para las entregas.

Los horarios: Estos pueden ser irregulares. Deberá adaptarse a los horarios del cliente.

Salario promedio: Desde $12,60 a $36,98 por hora y más.

Requisitos: Su éxito dependerá finalmente de su facilidad para el diseño y de que cumpla las fechas de entrega. Dicho eso, muchas facultades, universidades y escuelas privadas de diseño ofrecen títulos en bellas artes o diseño gráfico. La mayoría de los currículum incluyen principios del diseño, diseño computarizado, producción de gráficos comerciales, técnicas de impresión y diseño de sitios web. Las diplomaturas y cursos de diseño gráfico también están disponibles en escuelas de formación profesional de 2 y 3 años. La National Association of Schools of Art and Design (Asociación Nacional de Escuelas de Arte y Diseño) reconoce alrededor de 300 establecimientos superiores que ofrecen programas o cursos de arte y diseño. Un recurso a considerar para acceder a información sobre la carrera es el American Institute of Graphic Arts (Instituto Estadounidense de Artes Gráficas); el sitio Art Directors Club (Club de Directores de Arte) tiene una amplia cartelera de empleos. Otros sitios de empleos dignos de ver son AIGA Design Jobs, Coroflot, Krop y AARP. Deje girar la rueda de colores.

4. Redactor de solicitudes de subvención

Los detalles prácticos: Hay que tener habilidad para la investigación y ser muy meticuloso. Cada financiador tiene pautas exactas que se deben seguir a la perfección. Si bien el tono de la propuesta debe ser persuasivo, se trata de una redacción técnica, por lo que se debe dejar de lado el lenguaje florido. Hacer coincidir una entidad sin fines de lucro o comercial con un subsidio requiere de un sólido conocimiento de la misión de la organización de su cliente y la comprensión del concepto o programa para el que se está buscando la subvención. Necesitará elaborar un argumento convincente para explicar el porqué y cómo el subsidio solicitado puede marcar una diferencia en las necesidades inmediatas y objetivos a largo plazo de la organización. Los experiodistas suelen destacarse en esta seria ocupación. El trabajo se hace en la computadora y puede alcanzar su punto culminante próximo a la fecha de entrega.

Los horarios: Flexible, pero puede aumentar las horas al acercarse la fecha de entrega.

Salario promedio: Desde $17,86 a $48,51 por hora y más; parte de la retribución puede depender del importe del subsidio obtenido.

Requisitos: Una licenciatura en comunicaciones, periodismo o inglés suele ser el punto de partida. Algunos empleos pueden ser derivados a quienes reúnen experiencia y un título o conocimientos en un campo especializado, como ingeniería o medicina. Tener conocimientos básicos de computación gráfica ayudará, debido al creciente uso de documentación técnica en línea. La Association of Fundraising Professionals (Asociación de Recaudadores de Fondos Profesionales) ofrece varias alternativas para obtener una habilitación, y en el sitio hay una pequeña guía para la redacción de solicitudes de subsidios. Grant Writing for Dummies (Redacción de solicitudes de subsidios para principiantes) puede servirle para empezar. Muchos establecimientos superiores ofrecen programas o cursos y diplomaturas de redacción para pedir subsidios. Verifique el curso en línea de Foundation Center. El centro también mantiene una amplia base de datos de financiadores de EE. UU. y de todo el mundo. Revise las carteleras de empleos de The Chronicle of Philanthropy, Idealist.org y AARP para ver anuncios. Consejo: Recuerde, su trabajo no es conseguir el subsidio, sino presentar el caso de la mejor manera posible a las organizaciones financiadoras adecuadas.

5. Tenedor de libros

Los detalles prácticos: Lo contratan para desempeñar muchos papeles diferentes: contable, experto en impuestos, cajero. Las tareas pueden abarcar una amplia gama de aspectos, como liquidar sueldo, administrar la facturación, cuentas a cobrar, cuentas pagas y la confección de otros informes financieros. Hasta comprar suministros de oficina podría ser competencia suya. Algunas firmas podrían pedirle que controle sus cuentas corrientes y de ahorro, y hacer el seguimiento de las facturas de las tarjetas de crédito. Este es un trabajo de registro muy minucioso y exige una gran concentración y organización. Detectar cuentas morosas puede poner los nervios de punta. Dar malas noticias financieras a un cliente exige una actitud tranquila y comercial.

Los horarios: Varían según el negocio; por lo general, se limita a una semana a mitad de mes y una semana a fin de mes, para facturación o pago de cuentas. Algunas firmas querrán que esté disponible, al menos, un día por semana.

Salario promedio: Desde $10,23 a $24,25 por hora; puede llegar a $50 o más, en función de la capacitación avanzada, títulos y donde viva.

Requisitos: Por lo general, se pide título de contador o alguna licenciatura en negocios. Pero lo mejor es tener un título de Contador Público (CPA, Certified Public Accountant). Tener experiencia o capacitación formal en servicios de auditoría contable es una ventaja. Otras habilidades clave para tener en su equipaje son saber registrar datos y ser hábil en el manejo de sofware financiero como QuickBooks. El American Institute of Professional Bookkeepers (Instituto Estadounidense de Tenedores de Libros Profesionales) lleva un listado de empleos y ofrece una habilitación nacional para tenedores de libros, lo que podría ayudarlo a conseguir un empleo si no tiene experiencia práctica previa. Podría considerar publicar su currículum en eLance.com y navegar las grandes carteleras de empleos de AARP y Monster. Establecer contacto con grupos comerciales, asociaciones industriales o el Rotary Club de su localidad suele ser una buena manera de empezar. Entonces, ‘reyes de la contabilidad’, aceleren sus calculadoras.

Kerry Hannon es la autora de What's Next? Follow Your Passion and Find your Dream Job (¿Y a continuación qué? Siga su pasión y encuentre el empleo de sus sueños).

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO