Skip to content
 

Ajuste por costo de vida del Seguro Social para el 2023: ¿Cuánto aumentarán los beneficios el próximo año?

Con la inflación todavía vigente, el aumento en los pagos mensuales podría ser el mayor en décadas.

Tarjeta del Seguro Social casi escondida debajo de billetes de 100 dólares

GETTY IMAGES

In English

El próximo año podríamos ver el mayor aumento en los beneficios del Seguro Social en cuatro décadas. Los precios en aumento estimulan los pronósticos de un ajuste por costo de vida (COLA) de casi dos dígitos para el 2023.

El indicador de inflación utilizado por la Administración del Seguro Social (SSA) para establecer el COLA anual se ubicó en el 9.1% en julio, el primero de los tres meses que la agencia utiliza para determinar la cifra final, programada para anunciarse en octubre. Cualquier aumento en los beneficios entraría en vigor en enero del 2023.

“No es posible ser precisos hasta que veamos los datos de los próximos dos meses, pero probablemente sea seguro decir que en este momento podemos esperar un COLA entre el 8 y el 10%”, dice David Certner, asesor legislativo y director de Política Legislativa para Asuntos Gubernamentales de AARP. Ese sería el mayor aumento desde 1981, cuando el COLA fue del 11.2%.

Cualquier cálculo es preliminar; el ajuste final por costo de vida dependerá de los cambios en los precios al consumidor hasta finales de septiembre. Un COLA del 9% aumentaría el beneficio promedio de jubilación del Seguro Social en unos $150 al mes en el 2023.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


“Una suposición razonable sería un ajuste alrededor del 9%”, dice Richard Johnson, director del programa de políticas de jubilación del Urban Institute, una organización de investigación con sede en Washington, D.C.

Johnson observa que la tasa de inflación de julio se redujo ligeramente con respecto a la de junio. “Si esa tendencia continúa, estaríamos hablando de un COLA del 8.6%, pero podría ser un poco más alto”, dice. “Es difícil predecir exactamente cómo evolucionarán los precios de la energía en los próximos meses. Creo que esa es probablemente la gran incertidumbre”.

El economista Bill McBride, en su blog Calculated Risk, calcula un rango similar del 8.5 al 9%. Josh Gordon, director de política de salud del Comité para un Presupuesto Federal Responsable, un grupo de expertos en política fiscal sin afiliación política, pronosticó el 9.9% “si las cosas continúan con esta tendencia”, pero dice que el COLA podría ser alrededor del 8.9% “si no tuviéramos más inflación durante el resto del año”.

El COLA del 2022 del 5.9% aumentó el beneficio promedio de jubilación en $92 al mes. En el 2021, los pagos aumentaron en un promedio de $20 al mes debido a un ajuste del 1.3%.

Un aumento en las primas de la Parte B de Medicare en el 2023 atenuaría parte del aumento del COLA para los beneficiarios del Seguro Social que tienen primas de Medicare deducidas directamente de sus pagos de beneficios (como sucede con alrededor del 70% de los beneficiarios de la Parte B). Sin embargo, se espera que el aumento de las primas de la Parte B del 2023 sea menor que el aumento récord de este año. Medicare generalmente revela los precios de las primas del año siguiente en octubre, aproximadamente cuando la SSA anuncia el nuevo COLA.

Cómo calcula el COLA el Seguro Social

Los beneficios del Seguro Social se han ajustado por inflación anualmente desde 1975. Específicamente, se ajustan utilizando el Índice de precios al consumidor para trabajadores de salarios urbanos y personal administrativo (CPI-W), una medida oficial del cambio de precio mensual en una canasta de productos y servicios, incluidos alimentos, energía y atención médica.

El CPI-W es un subgrupo del índice principal de precios al consumidor, que mide una gama más amplia de precios de venta al público (y en julio fue un poco más bajo, con un 8.5%). Para determinar el COLA, la SSA compara el CPI-W promedio para julio, agosto y septiembre con la cifra para ese mismo período el año anterior.

Por ejemplo, el CPI-W en julio del 2021 subió un 6% con respecto a julio del 2020. Los aumentos interanuales en agosto y septiembre del 2021 fueron del 5.8% y del 5.9%, respectivamente. En promedio, esas tres cifras produjeron el COLA del 5.9% que entró en vigor en enero del 2022.

Antes de eso, el COLA de los 10 años anteriores había tenido un promedio del 1.7%, que varió de cero en el 2015 al 3.6% en el 2011. Si no hay inflación, no hay COLA; eso sucedió en el 2009, el 2010 y el 2015. El mayor ajuste fue del 14.3% en 1980.

El COLA aumenta por año

Nota: desde 1983, los cambios en el COLA entran en vigor el 1.° de enero siguiente.

AÑO COLA (%) AÑO  COLA (%)
1975 8.0 1999 2.5
1976 6.4 2000 3.5
1977 5.9 2001 2.6
1978 6.5 2002 1.4
1979 9.9 2003 2.1
1980 14.3 2004 2.7
1981 11.2 2005 4.1
1982 7.4 2006 3.3
1983 3.5 2007 2.3
1984 3.5 2008 5.8
1985 3.1 2009 0.0
1986 1.3 2010 0.0
1987 4.2 2011 3.6
1988 4.0 2012 1.7
1989 4.7 2013 1.5
1990 5.4 2014 1.7
1991 3.7 2015 0.0
1992 3.0 2016 0.3
1993 2.6 2017 2.0
1994 2.8 2018 2.8
1995 2.6 2019 1.6
1996 2.9 2020 1.3
1997 2.1 2021 5.9
1998 1.3    

Fuente: Administración del Seguro Social (SSA)


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Impacto “probablemente mínimo” en los fondos fiduciarios

El Seguro Social se financia con un impuesto sobre la nómina del 12.4% sobre los salarios que reúnen los requisitos: los empleados y los empleadores pagan el 6.2% cada uno. (Las personas que trabajan por su cuenta pagan ambas partes). La cantidad máxima de ingresos laborales sujeta al impuesto del Seguro Social es actualmente de $147,000, un número que se ajustará en el 2023.

El dinero pagado por los trabajadores actuales cubre los beneficios actuales, y cualquier exceso se destina a los fondos fiduciarios del Seguro Social. Esos fondos actualmente tienen un excedente de aproximadamente $2.8 billones, pero se espera que la reserva se reduzca en los próximos años, ya que los pagos de beneficios superan los ingresos.

En su último informe anual, los administradores del Seguro Social proyectan que en el 2035 se agotará el excedente sin cambios en cómo se financia el programa. Si eso sucede, los pagos mensuales del Seguro Social podrían reducirse en alrededor del 20%.

Sin embargo, el impacto en los fondos fiduciarios de pagos significativamente más altos el próximo año “es probablemente mínimo o no está claro”, dice Certner, de AARP.

“Hay muchos factores que se incluyen en el cálculo de los fondos a largo plazo, además de los pagos proyectados”, dice, “incluidos los niveles proyectados de empleo y los salarios más altos (que a menudo todos se combinan), lo que genera más ingresos”.

 

Andy Markowitz cubre temas relacionados con el Seguro Social y la jubilación para AARP. Es exredactor de The Prague Post y Baltimore City Paper.