Skip to content
 

Beneficios para las mujeres del Seguro Social

Las vidas más extensas y los menores ingresos tornan estos pagos mensuales especialmente importantes.

Mujer madura sonriendo

Istock

Los ingresos, la longevidad natural, las discapacidades —y hasta los antecedentes laborales de un cónyuge— inciden sobre los beneficios del Seguro Social para las mujeres.

In English | P: ¿Es cierto que las mujeres generalmente reciben beneficios del Seguro Social más bajos que los hombres?

R: Sí. En el 2012, el ingreso del Seguro Social anual promedio para las mujeres de 65 años o más fue de $12,520. Para los hombres de esa edad, alcanzó los $16,398.

P: ¿Por qué la diferencia?

R: Una razón es que muchas mujeres se toman tiempo de sus trabajos y profesiones para quedarse en casa y criar a sus hijos. Los años que permanecieron fuera de la fuerza laboral, las mujeres no ganaron créditos para acceder a beneficios del Seguro Social. Entonces, cuando alcanzan la edad de jubilación y son contabilizados y tabulados los ingresos de toda su vida laboral, a menudo no tienen el historial de ingresos estable de los trabajadores del sexo masculino. Además, en muchos campos laborales, la mujer tiende a ganar menos que el hombre por realizar el mismo trabajo.

P: Entonces, ¿el Seguro Social es menos importante para la mujer que para el hombre?

R: De ninguna manera. El Seguro Social juega un papel fundamental en las vidas de millones de mujeres estadounidenses, jóvenes y adultas mayores. Les provee de niveles de apoyo económico modestos pero significativos y confiables, a menudo en la época más estresante de sus vidas. Las mujeres que trabajan ganan beneficios de jubilación. También pueden contar con el Seguro Social para que les dé un impulso económico si se divorcian o enviudan.

El Seguro Social ayuda a las madres jóvenes y a sus hijos a sobrevivir cuando su sostén de familia está discapacitado o fallece. Y se extiende a mujeres que nunca trabajaron fuera de su casa, permitiéndoles recibir beneficios a partir de los antecedentes laborales de sus maridos.

Es importante comprender, no obstante, que los beneficios del Seguro Social son “neutrales en cuanto al género”. Hombres y mujeres con historiales de ingresos idénticos recibirán idénticos beneficios. Del mismo modo, todo lo que leas en esta columna acerca de una mujer que recibe beneficios sobre la base del historial laboral de su marido, también es aplicable a un hombre que vive en un hogar en el que su esposa es el principal sostén de familia.

P: ¿De qué otra manera difieren las experiencias del hombre y de la mujer respecto del Seguro Social?

R: Una diferencia básica es que las mujeres tienden a recibir beneficios durante más tiempo que los hombres, porque viven más tiempo que ellos. En el 2012, las mujeres que habían alcanzado los 65 años podían esperar vivir, en promedio, otros 21.4 años (hasta los 86.4), mientras que los hombres podían prever vivir un promedio de 19.1 años más (hasta los 84.1).

Para las mujeres con pocos recursos financieros, los años de vida adicionados pueden ser un arma de doble filo, al tener que vivir más tiempo con menos dinero para vivir. Ciertamente, el Seguro Social informa que para casi el 50% de las mujeres ancianas no casadas que reciben beneficios del Seguro Social, ese dinero representa el 90% de sus ingresos, e incluso más.

P: ¿Qué sucede con una mujer casada que nunca trabajó fuera de su casa o que no tiene suficientes créditos laborales del Seguro Social como para resultar elegible para recibir beneficios?

R: Por lo general, el Seguro Social le pagará un beneficio conyugal a partir del historial laboral de su esposo. Cuando el marido se jubile, ella podrá recibir un importe equivalente al 50% del beneficio jubilatorio completo de su esposo, si espera a cobrarlo hasta su propia FRA (edad plena de jubilación). (Para una persona nacida entre 1943 y 1954, la FRA es 66 años).

Si una mujer decide percibir su beneficio conyugal entre los 62 años y la edad plena de jubilación, el mismo será reducido. Existen reglas especiales para las mujeres que están a cargo de niños pequeños o discapacitados, o cuyos cónyuges se hallan discapacitado. Podrás encontrar más información sobre este tema en la sección sobre beneficios conyugales de la Social Security Administration (SSA, Administración del Seguro Social).

P: ¿Qué hace el Seguro Social por una mujer cuyo marido fallece?

R: Básicamente, si la mujer tiene 60 años o más, puede recibir un beneficio por viudez equivalente al 100% del beneficio que percibía su marido o del que le hubiera correspondido percibir si hubiera resultado elegible para ello. Si ella presenta una discapacidad, podrá comenzar a cobrar su beneficio a partir de los 50 años. Nuevamente, existen reglas especiales para mujeres que estén a cargo de hijos pequeños y para las que vuelvan a casarse. Para más información, visita esta página web sobre beneficios para sobrevivientes.

La viuda también podría ser elegible para recibir un beneficio especial por única vez de $255.

P: ¿Qué sucede cuando un trabajador joven muere, dejando atrás a una esposa e hijos?

R: Por lo general, el Seguro Social pagará beneficios a la esposa y a los hijos. Y si los hijos son muy pequeños, los pagos pueden mantenerse por mucho tiempo: hasta que cumplan los 18 años, e incluso los 19 (si siguen en la escuela secundaria). Estos pagos son parte de una filosofía de “seguridad social” general que sustenta la misión del Seguro Social.

La familia puede, también, resultar elegible para recibir beneficios si el trabajador queda discapacitado. Los pagos mensuales no son altos, pero pueden sumar con el correr de los años. Se calcula que si un trabajador de 30 años, casado, falleciera dejando a una esposa y dos hijos, el beneficio de protección de ingreso que recibirán sus sobrevivientes equivaldría a una póliza de seguro de vida por $476,000.

P: ¿Cómo afecta el Seguro Social a las mujeres que han estado divorciadas?

R: Dado que el divorcio suele resultar en dificultades económicas para las mujeres mayores, el Seguro Social permite que una mujer divorciada que haya estado casada durante al menos 10 años reciba beneficios sobre la base de los antecedentes laborales de su excónyuge, aun cuando este se haya vuelto a casar. Para obtener los beneficios, la mujer tiene que ser soltera y tener 62 años o más. Y el beneficio que percibiría a partir de su propio historial laboral tiene que ser menor que el que obtendría en función de los antecedentes laborales de su exesposo.

Verifica la información de la Social Security Administration sobre divorcio para conocer otras normas relativas a excónyuges. Por otra parte, existen beneficios disponibles para un excónyuge sobreviviente cuyo ex haya fallecido. Encontrarás los detalles en el sitio web de este plan para sobrevivientes. Para información general sobre estos y otros temas, visita la página para mujeres de la Administración del Seguro Social. Si tienes preguntas específicas, puedes comunicarte con un representante del Seguro Social llamando al 800-772-1213. Las líneas están abiertas de 7 a.m. a 7 p.m., de lunes a viernes, en todo el país, pero los tiempos de espera pueden ser menores si llamas después del martes. Si eres sordo o tienes dificultades auditivas, llama al número TTY: 800-325-0778.

Stan Hinden, excolumnista de The Washington Post, escribió How to Retire Happy: The 12 Most Important Decisions You Must Make Before You Retire (Cómo jubilarte feliz: las doce decisiones más importantes que debes tomar antes de jubilarte). 

También te puede interesar:

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO