Skip to content
 

Miembros de las Fuerzas Armadas que pertenecen a minorías enfrentan desigualdades

Un estudio revela los desafíos laborales, financieros y la discriminación que enfrentan los veteranos y el servicio activo de grupos raciales minoritarios.

Madre y padre sonrientes caminan detrás de su hijo

Cultura Creative RF / Alamy Stock Photo

In English

Tres de cada diez miembros de las Fuerzas Armadas se identifican como integrantes de una minoría racial o étnica, y se estima el aumento de esa cifra en los próximos años. Un nuevo informe de Blue Star Families —The Diverse Experiences of Military & Veteran Families of Color (en inglés)— muestra que afrontar las desigualdades a las que se enfrentan actualmente las familias militares de grupos minoritarios mejorará la seguridad nacional y asegurará la preparación militar a largo plazo, ya que es un demográfico en aumento.

Inquietudes de seguridad

Para el 2027, la mayor parte de los adultos en edad de reclutamiento serán personas de grupos minoritarios. Sin embargo, los encuestados de familias minoritaria en servicio activo toman decisiones sobre la vida militar en función de percepciones de racismo y con el temor por la seguridad de sus familias en las comunidades. El 46% de los encuestados en servicio activo reportó que ha considerado la discriminación a la hora de priorizar las instalaciones militares donde quiere ir destinado, y el 42% tiene inquietud sobre su seguridad debido a su identidad racial. Uno de cada tres encuestados de familias de color en servicio activo dijo que había experimentado al menos un incidente de amenaza o acoso en su comunidad civil (33%) o militar (29%) desde enero del 2020.

Empleo y finanzas

El servicio militar brinda ciertas ventajas financieras a las familias de color de militares en servicio activo y de veteranos. Por ejemplo, el 51% de los encuestados de familias de color en servicio activo reportaron que la estabilidad financiera de su familia era mejor que la de sus amigos y familiares del mismo origen racial o étnico que no prestaban servicio en las Fuerzas Armadas. Y el 41% de los veteranos de color dijeron que les resulta más fácil encontrar empleo, en comparación con sus pares no blancos que no son militares. Sin embargo, se encuentran por detrás de sus contrapartes de raza blanca en lo relativo a tasas de desempleo y nivel de ingresos.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Las personas de color casadas con militares reportan una mayor necesidad de contar con dos ingresos en el hogar que los cónyuges de raza blanca. Además, experimentan índices de desempleo considerablemente más altos y reciben pagas más bajas que sus contrapartes civiles.

Discriminación e insultos

Culturalmente, el entorno militar puede bloquear los esfuerzos para combatir la discriminación racial y étnica en el lugar de trabajo. “Las bromas de mal gusto, los epítetos raciales y los comentarios discriminatorios que se usan (erróneamente) para generar un sentimiento de camaradería afectan en forma negativa a los militares en servicio activo, a los cónyuges y a los veteranos de color encuestados”, afirma el informe.

Uno de cada cinco miembros de color de las Fuerzas Armadas en servicio activo, el 14% de los veteranos de color y el 10% de los cónyuges de color de militares en servicio activo reportaron haber sido objeto de comentarios o bromas racistas en su comunidad militar o de veteranos al menos cinco veces desde enero del 2020. “Sin embargo, la mayoría de los encuestados de color ven la mentalidad “ciega al color” del entorno militar como incorrecta y potencialmente corrosiva, y reconocen que la equidad racial en el lugar de trabajo es a la vez necesaria y polarizadora”, agrega el informe.​

Recomendaciones para un cambio

Los desafíos identificados en el informe reflejan problemas de la sociedad estadounidense en general, indica la publicación. También existen algunas áreas donde el entorno militar tiene mejores resultados que el resto del país en cuanto a desenlaces positivos para los militares y las familias de color.

“Toda organización, comunidad o individuo que desee apoyar a las familias de militares y veteranos será menos eficiente si no considera las experiencias únicas de las familias de militares y veteranos de color en sus esfuerzos”, concluye el informe.

La reseña ofrece las siguientes recomendaciones para aliviar las disparidades en la comunidad militar:

  • edificar relaciones más sólidas y construir comunidades militares y de veteranos que sean más inclusivas;
  • empoderar a las comunidades civiles para que apoyen a las familias de militares y veteranos de color, y alentar a las instalaciones militares a vincularse constantemente con sus comunidades locales;
  • robustecer y diversificar las Fuerzas Armadas, compuestas exclusivamente por voluntarios, y
  • mejorar la recopilación de datos y el conocimiento de los problemas raciales.

Aaron Kassraie escribe para AARP sobre asuntos de importancia para los veteranos de las Fuerzas Armadas y sus familias. También es reportero de temas generales. Anteriormente, Kassraie cubría temas de política exterior de EE.UU. como corresponsal en la oficina de Washington de Kuwait News Agency y realizaba trabajo de captación de noticias para USA Today y Al Jazeera English.