Skip to content
 

3 maneras de revivir el romance con un viaje

Por qué planificar unas vacaciones y cuáles son los mejores lugares a donde ir.

Maneras de revivir el romance

Foto: Alistair Berg / Getty Images

La alegría de descubrir mientras compartes al viajar a menudo influye positivamente en los sentimientos de una relación.

In English | Hay muchas razones convincentes para salir de viaje, pero esta es mi favorita: el hecho de tomarse un tiempo para apartarse del ajetreo de la vida cotidiana puede refrescar y renovar una relación.

De hecho, creo que es tan importante que las parejas profundicen la intimidad al viajar que recientemente fui coautora de un libro sobre el tema. Places for Passion: The 75 Most Romantic Destinations in the World (Lugares para la pasión: Los 75 destinos más románticos del mundo), publicado por Frommer's y AARP.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Por supuesto, viajar no es todo color de rosa; lo sé. Por ejemplo, obligar a una pareja con una relación problemática a recorrer las calles medievales de una ciudad italiana, es arriesgarse a que la relación caiga en picada. E incluso para las parejas más felices, tan solo planificar el viaje puede ser estresante: Por lo general, cada cónyuge tiene diferentes gustos y horarios, así que elegir el tipo de experiencia —así como la época del año para emprenderla— puede resultar en obstáculos inesperados en lo que pudiera ser una escapada fabulosa.

Sin embargo, no se pueden negar estas tres razones para llevar a tu amor fuera de la ciudad:

1. Las nuevas experiencias recargan una relación

Todas las semanas leo una gran cantidad de artículos especializados y estudios de casos relacionados con consejos matrimoniales. Esta "revisión de publicaciones" me ha enseñado que los seres humanos ansían la novedad, y que explorar juntos nuevas cosas puede revitalizar prácticamente cualquier unión. Cuando viajas con tu pareja a un lugar desconocido, inevitablemente descubren cosas nuevas de las cuales hablar, pero también se adquieren nuevos recuerdos, y hasta nuevas conocimientos (nuevos idiomas). Lo mejor de todo, la euforia de un descubrimiento compartido a menudo despierta sentimientos mutuos más intensos.

2. Tiempo para hablar equivale a tiempo para soñar

La vida en pareja se puede volver demasiado mecánica. Te conviertes en un electrodoméstico bien engrasado —ella hace la compra, él cocina— pero esa rutina puede matar la intimidad. En contraste, hay algo dulce y esperanzador acerca del proceso de planificar un viaje: es un momento ideal para que los dos expresen sus sueños juntos y planeen en pareja algo concreto para el futuro.

3. Viajar rima con 'jugar'

La vida cotidiana tiene esa molestosa tendencia de poner los placeres sensuales en segundo plano, o de eliminarlos por completo. Ahora que las parejas dedican tanta energía a los compromisos de trabajo, de la familia y del cuidado de seres queridos, la mayoría de las parejas tienen más carencia de sueño que de sexo. En contraste, unas vacaciones donde no llegan las cuentas ni las llamadas telefónicas, son una excelente oportunidad de simplemente divertirse juntos otra vez. Ese espíritu juguetón, a su vez, invita a hacer el amor con más frecuencia; y a disfrutarlo más.

Tomen un crucero

Permíteme que te ahorre las conjeturas de "¿Qué es lo más romántico?": ¡Vayan a las islas griegas! Por ejemplo, aproximarse a Santorini en barco por la noche es el romance personificado; la mayoría de las personas quedan boquiabiertas ante las siluetas iluminadas de los pueblitos que se vislumbran. (Al estilo Mamma Mia!)

¿No pueden hacer el viaje a Grecia? Zarpa desde Nueva York o Florida en un corto crucero a las Bermudas, uno de mis destinos favoritos. Las ofertas fuera de temporada abundan en el otoño o a comienzos de la primavera, cuando estas 300 islas de corales a 650 millas al sur de Cape Hatteras ofrecen por lo general buen clima, playas con frecuencia desiertas y una variedad de paisajes. No puedes manejar mientras estés ahí; eso significa que no habrá acusaciones de "¡Te pasaste!" —y los transbordadores locales son baratos y divertidos—.

Encuentra una playa y encuéntrense el uno al otro

Una playa es la opción perfecta si todo lo que buscan es un lugar para relajarse. Si uno de ustedes se aburre con facilidad mientras que al otro no le importa estar tirado en la arena, elijan una playa en un lugar que permita hacer incursiones al pueblo, tal como Puerto Vallarta, México. Para opciones dentro del país, consideren la costa agreste y erosionada por el viento de Oregon o Washington. En ambos sitios encontrarán establecimientos con cama y desayuno, extensas playas e impresionantes paisajes. Si insistes en tumbarte al sol, los cayos de la Florida menos conocidos ofrecen arena fina y precios razonables; incluyen (en sentido norte a sur) playas en Islamorada, Marathon y Big Pine Key.

Disfruten de una aventura; al aire libre y en interiores

No hay nada como generar endorfinas con el ejercicio para estimular una que otra hormona latente. Si tienen incluso el más mínimo deseo de escalar, montar bicicleta, esquiar o hacer snowboarding, diríjanse a Canyonlands National Park, Yellowstone o Redwood Coast. No solo apreciarán majestuosas montañas púrpuras a un bajo costo, sino que, ¿quién sabe qué podría suceder después del ejercicio?

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto