Skip to content
 

Toma el camino lento en el amor…

Prueba 6 estrategias para mejorar el placer sensual.

Cama con pétalos de rosa. Seis estrategias sensuales.

Foto: Quavondo/Getty Images

Hay muchas maneras en las que puedes recrear un ambiente para que sea visualmente más sensual.

In English | Teléfonos inteligentes, tabletas, mensajes de texto, aplicaciones, la vida ajetreada nos ha hecho olvidar el placer de hacer las cosas lentamente, deliberadamente y sin fecha de cumplimiento. Llenamos las vacaciones con actividades. Hacemos mil cosas a la vez aun durante una cena romántica. Y a la hora del sexo, frecuentemente tomamos el camino más rápido hacia el orgasmo, ignorando los placeres sensuales disponibles a lo largo del camino.

Ahora que somos mayores, no obstante, nuestros cuerpos y cerebros disfrutan de una aproximación lenta. La sensualidad —que en realidad no es nada más que el uso completo de nuestros sentidos— tiene lógica. Para desacelerar las cosas y reencontrarte con tu lado sensual, prueba estas 6 estrategias:

Ve también: El sexo a los 50 podría ser el mejor de tu vida.

1. ¡Empápate!

Los romanos estaban obsesionados con el agua caliente. Exploraban el mundo antiguo en busca de esa rareza —una vertiente de agua caliente y burbujeante emergiendo de la tierra— y construían baños de vapor para la aristocracia romana dondequiera que se encontrara.

Hoy en día damos por hecho el tener agua caliente, a menudo, olvidando su toque romántico. ¡No dejes que esto te pase a ti y a tu pareja! Pasen un rato juntos, remojándose en agua caliente con sales aromáticas y dejando que la esencia de eucaliptus, de rosa o de lavanda inunde su sentido del olfato. También pueden quemar incienso en el borde de la bañera. El sentido del olfato es el sentido más rápido en llegar al cerebro, y por eso puede afectar nuestros pensamientos y sentimientos casi inmediatamente.

Consejos »

Si en la bañera de tu casa cabe solamente un aristócrata, busca un hotel o un baño público que tenga una bañera más grande donde empaparse. No tengo palabras para explicar lo que ambos sentirán cuando el aroma del perfume los entrelace: “desintoxicados, renovados y seducidos”, apenas comenzaría a describirlo…

2. Recibe —o da— un masaje de pies

Una de las estrategias sensuales preferidas es concentrarse en alguna parte del cuerpo y mimarla a lo loco. Nuestros pies —componentes del cuerpo a menudo olvidados u oprimidos— tal vez sean los que más merezcan esa atención. Y si siguen el ritual adecuado, el cuidar mutuamente de sus pies puede ser una experiencia sensual reconfortante.

Aunque no lo creas, puedes comprar un paquete de instrumentos para esto y seguir sus instrucciones. Generalmente, consisten en algo así:

a. Remoja los pies de tu pareja en agua tibia.

b. Frótalos con una esponja vegetal, un paño ligeramente abrasivo o una piedra pómez. Sí, estás removiendo piel vieja, pero debería sentirse bien.

c. Despacio y sensualmente aplica una loción a sus pies, masajeando los dedos, el empeine y los talones. Si quieres lograr mayor placer, pinta sus dedos (alquila la película Bull Durham para comprender por qué esto puede ser tan erótico) o hazle un poco de pedicura. Si esto es demasiado metrosexual para ti, limítate al masaje de pies, aunque te garantizo que será suficiente para sentir una fuerte conexión sexual.

3. Aprende nuevas maneras de masajear el cuello

¿Alguna vez te hicieron un buen masaje en el cuello? ¡Es una de las cosas más eróticas que puedas recibir… o dar!

Ve despacio, concentra la atención en la parte superior del cuello de tu pareja, donde termina el nacimiento del cabello; la base del cuello, donde se conecta con los hombros, e incluso las sienes y la mandíbula. Tendrán que guiarse mutuamente para proporcionarse el máximo placer. Si los masajes están bien hechos, seguirán los gemidos.

Si esto te atrae, pero dudas de tu talento, toma una clase de masajes. El saber si debes utilizar los pulgares, por ejemplo, o aprender cuál es la presión exacta que debes ejercer sobre las sienes marcará la diferencia entre un masaje agradable y un manoseo. ¡Solo prepárate para la devoción servil de tu pareja si perfeccionas el arte de masajear el cuello!

Siguiente: Cómo recrear un ambiente romántico. »

4. Luz + cámara = acción

Para vivir una experiencia más sensual, piensa como un director de escena: organiza la iluminación de tu casa para que tenga un efecto más dulce y atractivo. En invierno, esto puede significar acurrucarse (¡o más!) frente a la chimenea; en verano, puedes crear un efecto similar haciendo una fogata o fogón.

En el dormitorio, tienes tres opciones para crear un ambiente visualmente más sensual:

a. Usa un atenuador de luz.

b. Cambia el color de la luz ambiental; trata de que sea de color durazno, azul o incluso rojo para crear una atmósfera más cargada.

c. En vez de iluminar con una sola vela, trata de colocar 10 o 15 velas pequeñas por el dormitorio.

En pocas palabras, nunca subestimes el impacto romántico de un escenario tenuemente iluminado.

5. Todos amamos en un mundo material

El contacto es algo íntimo —podemos contar con una respuesta física inmediata cuando alguien que amamos nos toca—, pero, ¿qué pasa con otras formas de contacto? Considera la sensación increíblemente sensual que produce un juego de sábanas de satén, o de la lujuriosa sensación que producen otros materiales como una bufanda de cachemira, una bata de lana de merino o un pijama de seda.

Un juego de sábanas con un bordado denso de hilos es un ingrediente en cualquier fórmula sensual, ya que garantiza tu sensación de placer en la cama, con o sin compañía.

6. Dale de comer a tu pareja de la palma de tu mano

Puede que no sea agradable observar a otra pareja alimentándose mutuamente en público. Pero en privado, o en tu propia cocina o dormitorio, el ser alimentado te hará sentir completamente mimado. Y cuando el alimento en cuestión, especialmente preparado para la ocasión, consiste en bocadillos o o pequeños postres, el efecto puede ser increíblemente sensual.

Para intensificar la sensación, podrías vendar los ojos de la persona a la que vas a alimentar (restringir uno de los sentidos intensifica otros). Ya sea con los ojos abiertos o cerrados, convidarse fresas heladas bañadas en chocolate, pequeñas cucharadas de mousse de chocolate o una rodaja de durazno o mango es un estimulante juego preliminar. Tómate tu tiempo… saborea cada bocado… y vivirás una experiencia sensual deliciosa.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto