Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Exhibición del dsieñador Pierre Cardin en el Brooklyn Museum Skip to content
 

Pierre Cardin deslumbra en el Brooklyn Museum

Una nueva exhibición hace un recorrido por la brillante carrera del diseñador francés.

El diseñador francés Pierre Cardin cambió radicalmente la moda en los años 60 y ahora la moda le rinde homenaje con una retrospectiva. Llamada Pierre Cardin: Future Fashion, la extraordinaria muestra estará abierta en el Brooklyn Museum de Nueva York hasta el 5 de enero del 2020.

Cardin, que tiene 97 años, sigue trabajando y viviendo en París. Con cientos de diseños y objetos de todas sus etapas, entre los que se destacan los abrigos “computer”, las chaquetas pagoda y los futuristas vestidos burbuja con visores de vinilo, la exhibición además ofrece videos de sus dramáticos desfiles de moda en lugares donde ningún diseñador había ido antes: la Plaza Roja de Moscú y la Gran Muralla china.

“Cardin estaba muy adelantado a su tiempo”, dijo Matthew Yokobosky, curador de la exhibición. “Hasta su ropa de noche estaba basada en su amor por el espacio y observar las estrellas. Y esas memorias de cuando era niño influyeron en el diseño de esta exhibición retrospectiva”.

¿Y cómo fue que ese atrevido y joven diseñador nacido en Venecia en 1922 puso su indeleble sello en la forma como nos vestimos todos? 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Después de sorprender París en 1964 con llamativos diseños futuristas para hombres y mujeres —que incluían impresionantes cortes, formas originales y telas nuevas, como el vinilo— Cardin se vio en el ojo del huracán y de la prensa. Todos hablaban de él, especialmente cuando los hombres comenzaron a usar sus chaquetas Nehru que imitaban los trajes de hombre en la India. “Ha llegado un genio”, dijimos los que escribíamos de moda ya en aquellos años, y la presencia irreverente de Cardin era la comidilla de todos. ¡Había nacido una leyenda!

Fue muy divertido, porque eran años en que la moda tenía que ser diferente y la competencia entre diseñadores era realmente salvaje. Y el muy vanguardista Cardin se lanzó a conquistar el mundo con modelos y accesorios que parecían ideales para un viaje al espacio (la colección se llamaba Cosmocorps), o para las atrevidas heroínas de las películas de James Bond que estaban tan de moda en esa época. Por supuesto, su amplia experiencia en el mundo de la alta costura —y sus años como asistente de diseño del genial Christian Dior— marcaron la calidad y los cortes perfectos de su ropa. Y las nuevas telas —como su propia Cardine— eran celebradas y criticadas por igual.

Pero para muchos —especialmente cuando se recuerdan los miles de millones de dólares que produjo Cardin cuando sus diseños convirtieron a la moda en una industria— su contribución más importante fue cuando a mediados de los años 60 tuvo otra genial idea de mercadeo: usar su nombre o sus iniciales en los logos de sus diseños. Una idea por la que fue muy criticado, pero Cardin adoraba escandalizar y llamar la atención, y cuando salieron a las pasarelas innumerables piezas con su nombre, se inició la gran revolución de los logos y las iniciales en la moda que continúa hasta hoy. 

Almorzando una vez con Cardin en París —en el famoso restaurante Maxim´s que acababa de comprar y del cual sigue siendo dueño— el encantador diseñador me contó con entusiasmo de sus ambiciosos planes de expansión, los que habían llevado su imperio a la entonces Unión Soviética.

Muy inteligentemente, Cardin vendía licencias para que se pudiera usar su nombre en todo tipo de productos, y fábricas en todo el mundo confeccionaban sus creaciones bajo su supervisión. Muy pronto, otras marcas comenzaron a imitarlo y nacieron cientos de logos que comenzamos a llevar encima, fascinados.

Para muchos, esta exhibición será un viaje al pasado, recordando estilos que fueron parte de su propio closet, de hecho una exposición donde me dará mucho gusto volver a encontrarme con viejos amigos. ¿Quizás un bolso como el que tuve en 1970?

Pero indiscutiblemente, la mirada de Cardin sigue en el futuro de la moda. Sus vestidos en espiral, guantes geométricos y sombreros de vinilo bien podrían ser parte de nuestra vida en el 2069.

Para obtener más información, visita www.brooklynmuseum.org (en inglés).

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO