Protege tu salud y a tu familia

 

Te ponemos a cargo de tu cuidado de salud, en vez de a las compañías aseguradoras

 

La ley de salud tiene nuevos beneficios y protecciones que ayudan a asegurar la salud y finanzas de tu familia.  

 

No te pueden negar la cobertura

Empezando en el 2014, las compañías aseguradoras ya no podrán negarle cobertura por enfermedades preexistentes como asma, diabetes, alta presión o hasta cáncer a nadie. Y si tú o un familiar se enferma o lesiona, las compañías aseguradoras no pueden cortarles su cobertura o cancelar su plan.

 

Tus hijos están cubiertos

Si tienes hijos, ellos pueden permanecer en tu plan de seguro de salud familiar hasta cumplir los 26 años.

Aunque tu hijo esté en la escuela, viva fuera de casa o esté casado, podrá permanecer cubierto con tal de que tenga 26 años o menos.

 

Aprende más

 

No hay más límites de dólares en tu cobertura

En el pasado, las compañías aseguradoras podían poner límites a la cantidad de dinero que pagarían para cubrir tu cuidado de salud en un año o durante toda tu vida. Pero eso ya quedó en el pasado, y ahora puedes recibir la atención necesaria sin tener que preocuparte por facturas médicas grandes e inesperadas.

 

Aprende más

 

Tu cobertura está protegida

El papeleo de un seguro de salud puede ser complicado. Pero tu compañía de seguro ya no tiene excusa para cancelar tu cobertura si cometes un error involuntario o una omisión menor en una solicitud. Con tal de que pagues tus primas de seguro, la ley de salud protege tu cobertura.

 

Aprende más

 

 

 

Visita la página de Preguntas frecuentes sobre la ley de salud para obtener más información.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?
Inforgraphic Link
Unete AARP