Populares antiácidos, ¿podrían causar daño a los riñones?

Quizás los está tomando por más tiempo de lo recomendado.

Sherry Herman, de 50 años, de Dayton, Ohio, ha estado tomando Prilosec por una década. Fue diagnosticada con enfermedad renal crónica

Sherry Herman, de 50 años, de Dayton, Ohio, ha estado tomando Prilosec por una década. Fue diagnosticada con enfermedad renal crónica — Ty Greenlees para KHN

Sherry Herman estaba mirando la televisión cuando apareció un aviso en la pantalla. Un estudio de abogados estaba buscando a pacientes para una demanda colectiva, sugiriendo una relación entre ciertas píldoras para la acidez estomacal y la enfermedad renal crónica, incluyendo las cápsulas color beige que ella ha tomado por años.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

“Dije, ‘oh Dios mío… ¡soy yo!’”, contó Herman, un ama de casa de 50 años de Dayton, Ohio.

Herman había estado tomando desde 2004 una droga conocida como inhibidora de la bomba de protones (o PPI) para la enfermedad del reflujo gastroesofágico. Pensando que era “una droga muy segura”, tomó el medicamento recetado por una década, aunque la etiqueta recomendaba que solo se consumiera de cuatro a ocho semanas.

Entonces, en 2014, fue diagnosticada con enfermedad renal crónica. “Fue un gran shock porque nadie en mi familia la padece”, dijo. No tenía factores de riesgo para la condición, como por ejemplo una hipertensión mal controlada.

Un creciente número de investigaciones sugiere que la popular droga que ayudó a su estómago podría haberla dejado –a ella y a un número de pacientes como ella- con un problema médico potencialmente mucho más serio.

Una nueva investigación ha vinculado a los PPI, con graves efectos secundarios, incluyendo enfermedad renal crónica, y demandas presentadas recientemente alegan, entre otras cosas, que los que producen la droga deberían haber sabido sobre sus daños potenciales. El riesgo de enfermedad renal crónica es tanto como 50% más alto en personas que han tomado la droga comparado con las que no, aunque no se ha demostrado ningún vínculo causal y los fabricantes dicen que son seguras.

Las farmacéuticas defienden fuertemente sus productos. AstraZeneca está “confiada en la seguridad y eficacia de Nexium y Priloxec cuando se usa de acuerdo con las instrucciones aprobadas por la FDA”, dijo la vocera Abby Bozarth en una declaración a través de un correo electrónico.

Los inhibidores de la bomba de protones, como Nexium y Prilosec, entre otras marcas, son éxito de ventas en los Estados Unidos. Con 15.3 millones de recetas emitidas solo en 2013, se los considera altamente efectivos para aliviar el reflujo gastroesofágico, así como también para prevenir y tratar las úlceras.

Ampliamente publicitados, se los receta frecuentemente incluso para una indigestión menor, con sucesivas renovaciones que llevan al uso crónico, aunque fueron aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) para tratamientos de corto plazo.

Estudios han mostrado que los PPIs podrían estar siendo recetados innecesariamente en casi dos tercios de las veces. Y no es extraño que los pacientes tomen los antiácidos por años, aunque sus etiquetas recomiendan tratamiento limitado a pocas semanas o meses. El resultado es ventas de miles de millones al año para las compañías farmacéuticas, de acuerdo con datos de la firma de inteligencia comercial EvaluatePharma (en inglés).

Diez millones de estadounidenses toman las drogas, ya sea recetadas o en su formulación de venta libre. Teniendo en cuenta estos números, los críticos dicen que incluso la sugerencia de riesgo es un problema para un medicamento que está sobre recetado por los médicos y utilizado de manera inapropiada por los pacientes.

“Cuando los pacientes se quejan de molestias gastrointestinales, es fácil solo recetar un PPI”, dijo Steven Chen, doctor en farmacia y decano asociado para asuntos clínicos en la Escuela de Farmacia de la Universidad del Sur de California. Una vez que los pacientes empiezan a tomar la droga, es fácil “olvidar que pueden no necesitarla por largo tiempo”.

Alimentando el debate está el cuestionado sistema de monitoreo de la FDA que, dicen expertos, está pobremente equipado para rastrear efectos secundarios. Sin un sistema universal y obligatorio para hacer seguimiento del uso de drogas y de sus efectos secundarios a lo largo del tiempo, se depende de fabricantes, médicos y pacientes para transmitir sospechas de daño como parte de un sistema mayoritariamente voluntario.

El doctor Sammy Almashat, del grupo de investigación Public Citizen, dijo que sólo una pequeña fracción de los efectos secundarios se reportan a la FDA y la base de datos está “subutilizada” por investigadores y reguladores. “Hacemos lo que podemos en este país con lo que se nos da. No es mucho”.

Regalo de Dios con incertidumbres

Los PPI, que llegaron al mercado en 1990, fueron una bendición para muchos pacientes.

Cuando Paula Cox, de 69 años, de Bainbridge Island, Washington, probó Prilosec por primera vez, fue como "tocar el cielo con las manos" porque la medicación evitaba los síntomas de acidez "extremadamente intensos" que la habían acosado desde los años 80. Cox ha estado tomando las píldoras por más de 14 años, y aunque no ha sufrido ninguno de los principales problemas de salud que destaca la investigación, le gustaría dejar de tomarlas a diario, especialmente a la luz de las noticias sobre los posibles efectos secundarios. Pero Prilosec es "lo único que está funcionando", dijo Cox.

Los PPI actúan bloqueando una enzima en las células que recubren el estómago, evitando que éstas produzcan ácido. Son la principal terapia probada (en inglés) para trastornos gastrointestinales superiores, disponibles bajo receta y, en dosis más bajas, sin receta médica.

Con el paso del tiempo, la enfermedad renal crónica daña los órganos, dejando al organismo sin la capacidad de eliminar los deshechos de la sangre a través de la orina. Esta enfermedad poner en riesgo la vida, y los pacientes pueden necesitar diálisis o un trasplante de riñón para sobrevivir.

En 2016, dos grandes estudios, que incluyeron datos de cientos de miles de pacientes que tomaron PPIs con receta, plantearon preocupaciones acerca del vínculo entre las píldoras y la insuficiencia renal, que daña los órganos, impidiendo que el cuerpo elimine deshechos de la sangre a través de la orina. (Los medicamentos sin receta no fueron estudiados debido a la dificultad para recopilar datos).

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Únete a la lucha

Dile al Congreso que proteja a Medicare
Publicidad

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad