Dr. Elmer Huerta

El sobrediagnóstico, una consecuencia inadvertida de las mamografías

¿Es cáncer o no? Qué hacer ante un diagnóstico de DCIS.

Las mamografías empezaron a realizarse a principios de los años 60 y rápidamente se convirtieron en lo que hoy en día son el principal método de detección precoz del cáncer de la mama.

Mira también: Cáncer de mama, ¿soy sobreviviente o no?

El doctor hace un diagnóstico de la mamografía - Resultados de las mamografías - Cáncer de mama

— Foto: Javier Larrea

Antes y después de las mamografías

Antes de las mamografías, el cáncer del seno era descubierto invariablemente por la propia mujer o su médico; entonces ya era una masa tumoral grande que había crecido sin ser notada durante varios meses o años.

La mamografía cambió todo, los tumores empezaron a descubrirse cada vez más pequeños y por tanto la posibilidad de controlar el cáncer de mama se fue haciendo cada vez mayor.

Los estudios pioneros que compararon el destino de las mujeres a quienes se les encontraba un tumor tras practicarles la mamografía, con el de aquellas a quienes sus médicos les encontraban un tumor —más grande por no habérsela hecho— demostraban claramente que el riesgo de morir por el cáncer del seno era hasta 30% menor en las primeras.

Posteriormente, otros estudios alrededor del mundo llegaron a las mismas conclusiones, por lo que la mamografía se convirtió en el examen más importante en la detección del cáncer de la mama.

¿Es o no es cáncer?

Pero como decía mi abuelita, “No todo es perfecto en la vida, hijito”... En los últimos años se están encontrando algunas limitaciones en el uso de las mamografías, entre ellas que ha permitido descubrir cambios tan tempranos en los senos, como el carcinoma ductal in situ por ejemplo o DCIS por sus siglas en inglés (ductal carcinoma in situ) del que se duda incluso que sea un verdadero cáncer.

Lo que sucede es que al avanzar la tecnología de la imagen de una mamografía, el detalle se ha vuelto más fino y pueden encontrarse cambios tan tempranos en los tejidos, que al hacer una biopsia, se encuentran lesiones nunca antes vistas; es como si estuviéramos frente a la frontera entre lo que es cáncer y lo que no es.

Eso es lo que en realidad es el DCIS, una lesión tan temprana que, a pesar de que su nombre lo indica —carcinoma— se piensa que no es un verdadero cáncer. Por eso, como comentamos en un artículo anterior, un grupo de expertos del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos está pidiendo que se elimine la palabra cáncer de su nombre.

Es decir, la mamografía es tan eficiente en mostrar detalles que ha creado una nueva categoría de anormalidades: las lesiones tempranas. Y esta situación ha puesto al descubierto una limitación enorme de la ciencia actual: no tenemos modo de determinar si son cáncer o no.

Lo ideal sería que la mamografía u otro método similar pueda descubrir una anormalidad y que luego se haga otra prueba o examen que nos indique si lo que se ha encontrado es o no es canceroso. Esta prueba no existe todavía. En este momento, la mamografía descubre lesiones tempranas, a falta de un “mejor nombre”, el patólogo las informa como cáncer y la mujer es sometida a tratamientos intensos como si lo que tuviera fuera un cáncer.

Eso se llama sobrediagnóstico (encontrar lesiones que no son un verdadero cáncer pero llamarlas así) y sobretratamiento (tratar la anormalidad como si fuera un cáncer). Ambos fenómenos son lamentablemente consecuencia del tamizaje de diversos tipos de cáncer, especialmente de la próstata y de la tiroides. En el caso del cáncer del seno, el sobrediagnóstico y el sobretratamiento ocurren, pero felizmente no son tan intensos como en los otros cánceres mencionados.

¿Qué hacer ante estos casos?

La solución a este problema está en el desarrollo de nuevos métodos de laboratorio que puedan distinguir si lo que se está encontrando es un cáncer o no. Métodos como el descrito en un articulo anterior, en el que se analizan las características genéticas de los tejidos extraídos en la biopsia y así arrojar claridad a este problema, los cuales, hasta hace algún tiempo, eran inexistentes.

Mientras tanto, si tú o alguien a quien conoces se le ha encontrado un DCIS o alguna otra lesión tan temprana que no se pueda saber con precisión si es o no es un cáncer, te recomendamos tener una segunda opinión y decidir si la observación de dicha lesión puede ser una alternativa viable.

Lo que sí es cierto, es que la mamografía es —a pesar de sus imperfecciones— el método más certero que tiene la medicina para encontrar un cáncer en sus etapas tempranas, en el momento en que es más curable.

video

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP

blogs