Mi experiencia

Ejercicios ideales para mantener la juventud

El programa del pionero alemán Joseph Pilates ayuda a recuperar el vigor y la elasticidad.

Durante la mayor parte de mi vida adulta he dedicado muchas horas semanales al ejercicio físico en un gimnasio. Mis amigos médicos me han dicho que esta disciplina ha evitado que la artritis que me fue diagnosticada a la edad de 35 años —hace ya más de cuatro décadas— me obligara a pasar mis años postreros en una silla de ruedas.

Vea también: Cómo mantenerse activo toda la vida.

Persona haciendo Pilates

Los padres de Pilates eran griegos que emigraron a Alemania, trayendo sus experiencias desde el país cuna del ejercicio físico. — Foto: Getty Images

El entrenamiento con pesas todos esos años me ha dado fortaleza y me  ha ayudado a mantenerme en excelente forma física. Sin embargo, lo que no ha podido darme es la flexibilidad tan necesaria en mis articulaciones y músculos. Al contrario, me hizo más compacto y limitado en mis movimientos, sobre todo cuando mi juventud terminó y dio paso a una etapa nueva en mi vida.

Fue entonces que comencé a explorar la posibilidad de incorporar ejercicios de Pilates a mi rutina física. Había oído hablar de los ejercicios creados por Joseph H. Pilates durante algunos años, cuando comenzó a popularizarse entre bailarines, atletas y modelos.

Estos ejercicios fueron diseñados para darle al cuerpo humano elasticidad, gracia y postura, pues como explica Pilates en su libro, Vuelva a la Vida con la Contrología de Pilates —inicialmente publicado en 1945, parte de la idea de que “la única guía real de su edad no se encuentra ni en los años ni en cómo usted piensa que se siente, sino cómo usted está realmente… Si la columna [vertebral] es inflexiblemente rígida a los 30, usted está viejo; si es completamente flexible a los 60, usted está joven”.

Alivio, equilibrio y energía  

Siempre pensé que practicar Pilates sería algo útil para mí, pero, como tantas otras cosas, continué posponiendo su incorporación a mi rutina física —hasta hace poco más de un año. Fue entonces que programé un par de sesiones a la semana con la instructora Susan Hamilton.

El cambio en mi cuerpo ha sido notable. Susan me ha ayudado a corregir los serios problemas de balance que tenía en mi cuerpo.

Los resultados positivos resolvieron mis dudas iniciales relacionadas con mi avanzada edad, aunque ya Susan me había dicho que tenía clientes de casi 90 años. Su experiencia con personas de esa generación la ha convencido de que el régimen de ejercicios de Pilates es crucial para personas mayores porque las rutinas pueden ayudarle a corregir defectos corporales adquiridos con los años.

“Lo primero que noto es un entusiasmo por el movimiento”, me dice Susan. “Después de una o dos sesiones sienten que sus músculos se estiran y funcionan. Y se sienten bien. Si son ya físicamente activos —mediante el golf, el tenis o la natación— Pilates les ayuda a estirarse más y a balancear el cuerpo”.

A mí personalmente Pilates me ha cambiado la vida. Incluso me ha aliviado dolores crónicos, a tal punto que después de un año puedo realizar movimientos con las piernas y los brazos que antes me resultaban realmente difíciles.

“Pilates me ha hecho bien y me da mucha flexibilidad”, me cuenta Jane Heard, de 86 años y también discípula de Susan. “Me da energía. Y la comunicación con otras personas me ayuda mentalmente. Me da también disciplina. Y más que todo me da una razón más para salir de mi apartamento”.

Para todas las edades

Joseph H. Pilates nació en Mönchengladbach, una pequeña ciudad cercana a Dusseldorf en Alemania en el año 1880. Después de residir por algún tiempo en Gran Bretaña y haber regresado a su país por algunos años, decidió mudarse a Estados Unidos, donde vivió hasta su muerte a los 87 años en 1967.

Los ejercicios que diseñó requirieron equipos que él también diseñó y que continúan usándose en los centros de Pilates hasta el día de hoy. El más importante es el reformador, una especie de cama con ruedas, muelles, poleas, bandas y cables. Está también el conocido como  Cadillac, que tiene también la forma de una cama más grande con cuatro postes. Existen también la torre, la silla y los barriles, además de numerosos accesorios que se utilizan para facilitar los ejercicios.

Aunque para empezar es recomendable tener un entrenador personal o asistir a algún centro donde enseñen clases colectivas, después, según se va adquiriendo destreza en los equipos, pueden hacerse sin ayuda. También existen ejercicios de Pilates que se hacen sin equipos, los cuales pueden ser igualmente efectivos. Para esos lo único que hace falta es una esterilla o alfombra individual para realizar ejercicios en el piso. De hecho, su primer libro se concentra en éstos, con el propósito de ayudar a cualquier persona a practicarlos sin necesidad de un entrenador.

Como en todos los ejercicios que se hacen con ayuda de un entrenador, las sesiones privadas o individuales, como en el caso mío, resultan ideales. Estas clases individuales pueden costar de $50 a $75 por sesión, aunque ese precio puede reducirse si se aumenta el número de sesiones por semana. En el caso de sesiones colectivas, cada sesión puede costar alrededor de $15. Existen además clubs o sitios comunitarios que invitan a entrenadores y les pagan por las clases de sus miembros.

Yo encontré a Susan por referencia de una tercera persona. Otra vía para encontrar a un entrenador especializado en Pilates sería mediante internet. Y si no encuentra un entrenador o un centro al cual asistir, siempre puede suscribirse a sitios virtuales como Pilates Anytime donde puede seguir las clases por vídeo desde su casa u oficina 24 horas al día y siete días a la semana. Generalmente, el costo de estas clases es de $18 al mes, después de un período de prueba gratis.

Pilates puede beneficiar a personas de todas las edades. Mi instructora Susan tiene incluso clases con niños de kindergarten. Pero acaso el mayor beneficio de estos ejercicios esté reservado para adultos quienes a través de los años pueden haber perdido la flexibilidad de sus cuerpos.

También le puede interesar:

Visite la página de inicio de AARP, vea los descuentos y más información

 

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

video relacionado

Either the video service is temporarily unavailable or the requested video could not be retrieved. We apologize for the inconvenience.

hablan los
expertos

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

El tío Sam
a tu servicio

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.

OPINE