No te dejes engañar: el impuesto por edad es algo real

Los adultos mayores podrían pagar primas de salud mucho más altas que los consumidores más jóvenes.

Prescripción médica y la sombra del signo de dolar sobre ella

— Alamy

In English | En un intento por justificar el fuerte aumento de las primas para los adultos mayores conforme a la American Health Care Act (AHCA, Ley Estadounidense del Cuidado de la Salud), los miembros republicanos del Joint Economic Committee (Comité Económico Conjunto) dieron a conocer un breve documento titulado “El mito del impuesto a los adultos mayores”. Sin embargo, en este documento no se captan las graves consecuencias del debilitamiento de la ley actual, la cual impide que las aseguradoras les cobren a las personas mayores más de tres veces lo que pagan las personas más jóvenes.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

La AHCA aumentaría ese límite: las primas para los adultos mayores podrían subir hasta cinco veces el valor que les cobran las aseguradoras a los consumidores más jóvenes, en comparación con el límite de tres veces el precio que pagan los consumidores más jóvenes bajo la ley actual, la Affordable Care Act (ACA, Ley del Cuidado de la Salud a Bajo Precio). Ese cambio aumentaría, de modo considerable, la carga económica para millones de adultos mayores, pero el cambio en los costos contribuiría muy poco a subir la tasa de inscripción de los consumidores jóvenes. Los siguientes son los puntos clave que se deben considerar:

El fuerte aumento de las primas para los adultos mayores solo reduciría escasamente los costos para los adultos más jóvenes. En el documento del Joint Economic Committee se afirma de forma equivocada que el debilitamiento del límite de clasificación por edad a una proporción de 5 a 1 no perjudicaría a ningún grupo de edad. La carga de dicho cambio de política recaería, más que todo, en los adultos mayores, según una investigación de Milliman, encargada por AARP  (en inglés). Conforme a la AHCA:

  • El promedio de las primas aumentaría para todas las edades a partir de los 46 años aproximadamente.
  • Las primas para las personas de 60 a 64 años aumentarían $3,200 en promedio, lo equivalente a primas promedio sin subsidio de alrededor de $18,000 al año.  Mientras tanto, se prevé que las personas entre 20 y 29 años reciban un promedio de ahorros considerablemente más bajo, de solo $700 al año, lo que haría que sus primas promedio sin subsidio fueran de $4,010 al año.

El debilitamiento del límite de la clasificación por edad no incentivaría una mayor tasa de inscripción de los adultos más jóvenes. En una modelización de Millimam, se encontró lo siguiente:

  • Un cambio de clasificación por edad de 5 a 1 tendría un efecto mínimo en la tasa de inscripción general, incluso de los adultos más jóvenes.
  • La tasa neta de inscripción aumentaría solo el 2%. Este cambio tan pequeño tendría muy poco efecto en la reducción de las primas.

El caso de Maine no respalda el cambio a una clasificación por edad de 5 a 1. Los miembros republicanos interpretan erróneamente la experiencia de Maine con la clasificación por edad. Antes de la ACA, Maine era uno de los cinco estados que requerían emisión garantizada y medidas de protección para personas con enfermedades preexistentes. Maine también limitó la clasificación por edad a una proporción de 1.5 a 1. Sin embargo, faltaba un componente fundamental: no había una ley, como el mandato individual de la ACA, que incentivara la participación en el mercado. Como resultado, menos personas sanas decidieron inscribirse, lo que explica las primas elevadas antes de la ACA. Asimismo, antes de la promulgación de la ACA, el mercado individual de seguros de salud en Maine todavía no se había beneficiado de las disposiciones clave de esta ley, como créditos tributarios federales y reducciones en los costos de bolsillo, medidas de protección para los consumidores, y programas federales de estabilización de primas. Una vez se implementó la ACA, Maine modificó la clasificación por edad para cumplir con la regla de 3 a 1.

Antes de la ACA, los adultos mayores enfrentaban grandes obstáculos de cobertura en el mercado individual. En el informe no se reconoce que, antes de la ACA, los adultos mayores tenían dificultades para obtener cobertura o afrontar los costos en el mercado individual. Normalmente, las compañías de seguros de salud en el mercado individual tenían la libertad de establecer primas mucho más altas y, a menudo, primas con costos prohibitivos con base en la edad de la persona, las enfermedades preexistentes, el sexo y otros factores. Las compañías de seguros también podían negarles cobertura a personas con algún trastorno médico preexistente. En el informe tampoco se precisa que a las personas que reciben cobertura por medio de sus empleadores (u otro tipo de cobertura grupal) se les suele cobrar el mismo precio, independientemente de la edad. El límite de 3 a 1 en la clasificación por edad de la ley actual es de por sí una solución intermedia y es muy diferente de la cobertura grupal, en la que se les suelen cobran los mismos precios a todas las edades.

  • El 40% de los adultos mayores entre 50 y 64 años tiene una enfermedad preexistente susceptible a rechazos. Permitir que las compañías de seguros cobren precios más altos a los adultos mayores equivale a que cobren más a las personas con enfermedades preexistentes.

Los créditos tributarios ajustados en función de la edad no alcanzan a compensar los aumentos de las primas de la AHCA que acompañarían la clasificación por edad de 5 a 1. En el informe se afirma que los créditos tributarios de las primas que aumenten con la edad podrían ayudar a mantener asequibles las primas para los adultos mayores. Sin embargo, conforme a la AHCA:

  • Los créditos tributarios propuestos para los adultos mayores de 60 años corresponden solo al doble de lo que recibirían los adultos menores de 30 años ($4,000 comparado con $2,000) pero, debido a la clasificación por edad de 5 a 1, las primas para los adultos mayores podrían llegar a ser hasta cinco veces más altas.
  • Los adultos mayores con ingresos de bajos a moderados también verían aumentos drásticos en las primas, hasta de $8,400 en el 2017, como resultado de combinar la clasificación por edad y los cambios en los créditos tributarios (en inglés).

Conclusión: la disposición de la American Health Care Act para debilitar el límite de 3 a 1 de la clasificación por edad tendría consecuencias bastante negativas para los adultos mayores y fracasaría en su objetivo principal de aumentar la tasa de inscripción general.

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Dile al Congreso que proteja a Medicare

Medicare es un acuerdo establecido con el pueblo hace mucho tiempo. Ahora le toca al Congreso protegerlo. Únete a la lucha

 

Publicidad

El tío Sam
a tu servicio

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad