Conoce más

Abrir
Live Nation

Ticketmaster
and Live Nation

Ahorros en entradas



Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

 ¿Cuánto recibirás?

Anna's Linens

Anna's Linens

Los socios ahorran en las compras

Centro de recursos para la familia - Cuidado de ancianos

¿Estás cuidando de un ser querido?

Encuentra recursos  aquí

Encuesta

Juegos

Pacman

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

Tesoros encontrados

Nuevas perspectivas se abren para tres pequeños hermanos de Guatemala.

Nota del redactor: Este artículo es complementario a nuestra historia anterior, "Tesoros guatemaltecos", un recuento de los meses de trabajo voluntario del escritor en Guatemala. 

In English | Cinco frustrantes, esclarecedores y, al final, gratificantes meses enseñando en un orfanato guatemalteco llenaron mi vida el año pasado. Una vez de regreso en Estados Unidos, no podía dejar de pensar en los niños de Casa Guatemala. Miré constantemente las fotos digitales tomadas en el orfanato y me detuve en las tarjetas de despedida que los niños me hicieron. Luego, 13 meses después de haberme ido, encontré la manera de revivir ese lugar: a través de Scranton, Pensilvania, con tres de los pequeños a quienes enseñé allá.

Higinio, Juan y Luís —hermanos de 7, 9 y 11 años de edad, respectivamente— fueron los tres muchachos con los que tuve la relación más estrecha en el orfanato. En el otoño de 2003, la Policía Nacional los encontró, solos, hurgando en los desperdicios, en el basurero de la ciudad de Guatemala, donde habían sido abandonados. Higinio, el menor, tenía apenas dos años y medio. Al igual que con todos los niños, batallaba con ellos cuando se portaban mal; pero los cuatro compartíamos un vínculo especial. Higinio solía llamarme para conversar antes de irse a dormir; Juanito se arrastraba hasta mi cama cuando le dolía el estómago y Luís me robaba el corazón cuando compartía conmigo alguna golosina que, de alguna manera, había logrado guardar. Cuando dejé el orfanato, lo hice con la esperanza de volver a verlos pronto, pero esta vez, en Estados Unidos, donde estaban siendo adoptados.

En enero, los muchachos se unieron a su nueva familia, en Scranton. Había conocido a su padre, Gregg Loboda, de 43 años, vicepresidente de sistemas en Prudential Financial, cuando visitó el orfanato, mientras yo me encontraba allí. Nos mantuvimos en contacto mientras él y su esposa, Mary Jo, lidiaban con el sistema de adopciones de Guatemala. Ahora, Higinio, Juan y Luís forman parte de un hogar estadounidense, pero de uno que es bastante poco común. La familia ya tiene otros ocho hijos, de entre 14 y 24 años, siete de ellos adoptados en Rusia.

“¡Hola, Aaron Bombón!” Así, usando el sobrenombre con el que se dirigían a mí en el orfanato, me saludaron la primera vez que los llamé por teléfono. “¿Cómo está su familia? —pregunté—. ¿Qué tal la escuela?”

“Bien”, me respondieron uno a uno los niños, a medida que se pasaban el teléfono. Sonaban relajados y felices, a pesar de no estar todavía acostumbrados a hablar por teléfono. Y a juzgar por el sonido de fondo de un videojuego, estaba claro que ya se habían enganchado a éstos. Antes de despedirme, Higinio tomó el teléfono y, en un inglés con mucho acento, dijo: “Hello, how are you?” (Hola, ¿cómo estás?).

Mientras preparo mi visita con Gregg, él me cuenta sobre los muchachos. “Todavía nos estamos acostumbrando los unos a los otros —dice—. No están habituados al ajetreo de Estados Unidos”. Pero están comiendo bien y les encanta la nieve, agrega.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

Para abuelos
recursos

GrandFacts

Visite la página informativa de recursos locales por estado para los abuelos que crían a sus nietos. Ir

Guía GrandFamilies

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos. Lea

 

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.