Cuide su bolsillo

5 formas de ahorrar en el cuidado de su césped

No hay porqué pagar mucho dinero para mantener su césped verde.

AARP Life Reimagined en español

Sigue descubriéndote a tí mismo con todas las posibilidades a tu alcance.

Entérate aquí.

In English | Quienes vivimos en Estados Unidos adoramos nuestro césped. De hecho, en el país, más de 40 millones de acres están cubiertos por pastos cuidados con esmero, lo que casi equivale a llenar de terrones toda la superficie de los estados de Carolina del Sur, West Virginia y Maryland.

Vivo en Maryland, y a veces cuando estoy cortando nuestro césped siento como si estuviera cortando el pasto de todo el estado.

Vea también: Aprenda a ahorrar y economizar en todo.

Una regadora de pasto - Maneras de mantener sus gastos de jardín controlados este verano

Los regadores que rocían el agua cerca del suelo son mejores que los que lanzan un fino rocío hacia lo alto. — Foto: iStockphoto

Pese a lo hermoso que se ve un verde y mullido césped, puede tornarse espinoso para su billetera y duro para el medioambiente. Los estadounidenses gastamos $30,000 millones por año en nuestro césped, y anualmente tiramos 3 millones de toneladas de fertilizador y 30,000 toneladas de pesticidas sintéticos sobre él. Mediante imágenes satelitales, los científicos de la NASA han estimado que el césped ha pasado a ser el mayor cultivo de regadío de Estados Unidos.

He aquí algunos consejos sobre el cuidado del césped que pueden ayudarlo a ahorrar dinero, tiempo y proteger el medio ambiente este verano.

1. Riegue con prudencia, sin desperdiciar agua

La mayor parte de los pastos requieren apenas alrededor de 1 pulgada de agua por semana —incluida la lluvia— para mantenerse saludables. Evote regar en exceso y ahorre mucho en su factura de agua instalando un económico dispositivo que mide la caída de agua de lluvia durante la semana. Use un regador que rocíe gotas grandes cerca del suelo (lo opuesto al rocío alto y fino) para que otorgue a su pasto el nivel de humedad de 1 pulgada por semana.

Para los céspedes, lo mejor suele ser regarlos temprano en la mañana, entre las 5 y las 10 de la mañana. Permite que el agua empape las raíces de las plantas y les otorgue la humedad que necesitan para pasar el día. El riego que se realiza en las horas de calor pierde agua por evaporación.

El riego nocturno puede redundar en que las plantas carezcan de humedad suficiente al día siguiente, cuando realmente la necesitan, y puede causar problemas de plagas y enfermedad en los pastos.

2. Corte el césped hasta el largo justo

Con la mayoría de los pastos, cortarlos a una altura no menor de 2 a 3 pulgadas permite que las plantas den sombra a sus propias raíces y al suelo, ayudando así a conservar la humedad y reducir la necesidad de riego. Como regla general, cuando corte el pasto, hágalo siguiendo la “regla del tercio”. Nunca corte más de un tercio de la brizna de césped de una vez. Esto producirá un césped más sano, además de reducir la necesidad de agua y fertilizante, resiembra y demás medidas para reparar el césped que deberá realizar si arranca las pobres plantas.

Mantener la cuchilla de la cortadora de césped afilada para un buen corte promoverá un crecimiento más sano y reducirá la necesidad de riego. Ahorrará aun más, ya que su cortadora consumirá menos combustible si su cuchilla logra su cometido de una sola pasada.

3. Aproveche al máximo los fertilizantes naturales

Fertilizar el césped en exceso es una práctica común entre muchos dueños de casa, pero el exceso de fertilizante es un gasto innecesario a la vez que un peligroso contaminante. Al usar una cortadora que no embolse el pasto cortado, de modo que forme una mantilla sobre su césped y se descompongan naturalmente, su césped obtendrá casi la mitad del nitrógeno que precisa para permanecer sano sin que tenga que gastar un centavo en fertilizantes.

Antes de aplicar fertilizantes adicionales, examine el suelo para determinar exactamente qué necesita y qué no. En línea o en las tiendas de artículos para el hogar podrá conseguir un económico equipo para que usted mismo haga el examen. Nunca aplique fertilizantes ni pesticidas en días ventosos ni justo antes de cortar el césped, no sea que los productos que le habrán costado su dinero terminen en el jardín del vecino. Cuando aplique fertilizantes o pesticidas granulados, de inmediato riéguelos levemente para que no se vuelen.

Si bien los fertilizantes químicos deben aplicarse con cuidado y en el momento justo del año, el compost casero o “té de compost” puede aplicarse en cualquier momento y tal vez sea todo el fertilizante adicional que su pasto necesite.

4. Deshágase de los jardineros sospechosos

Más de 25 millones de hogares estadounidenses contratan ayuda para que atienda sus jardines, y los prestadores del servicio comprenden una amplia gama, desde el chico del barrio hasta empresas de jardinería de alcance nacional. Dada la amplia variedad de los servicios, asegúrese de obtener el precio por escrito y de entender qué incluye —y qué no— ese precio.

Si el servicio incluye la aplicación de fertilizantes y pesticidas químicos, asegúrese de que el contratista esté debidamente habilitado y con licencia para trabajar con sustancias tóxicas.

Si bien podría ahorrar algo de dinero si firma un contrato de jardinería anual o estacional, tal vez salga beneficiado si al principio cierra compromisos de menor plazo hasta asegurarse de que los servicios prestados lo satisfacen. Use sitios web como Angie's List, BBB (Oficina de Ética Comercial) y Yelp, además de referencias de amigos y vecinos, para encontrar un jardinero recomendado.

5. Acumule ahorros con alternativas al césped

Mi padre odiaba tanto cortar el césped que constantemente amenazaba con pavimentar. Algo menos drástico, como reducir la superficie con césped puede ahorrarle tiempo y dinero. Para empezar, considere esto en aquellas áreas de su jardín donde al pasto le cueste crecer.

El movimiento “Grow Food, Not Lawns” (“crezca alimentos, no césped”) está literalmente enraizándose en todo el país, a partir del sensato hecho de que casi en cualquier sitio donde crezca el pasto, se puede hacer una huerta. Incluso una huerta pequeña puede dar cientos de dólares en productos frescos y así tornar el dinero y el tiempo que de otro modo dedicaría a mantener el césped en ayuda para su presupuesto en verdura y frutas.

Otra opción: la técnica paisajística conocida como “xerojardinería” o “jardinería sin agua” es una técnica común, especialmente en climas áridos, al incorporar plantas resistentes a la sequía, piedras y otros materiales para crear una alternativa al césped que conserve el agua y se vea grandiosa.

Jeff Yeager es autor de cuatro libros, incluidos How to Retire the Cheapskate Way (Cómo jubilarse a lo tacaño) y The Cheapskate Next Door (El tacaño de al lado). Puede seguirlo en Facebook y Twitter.

También le puede interesar:

Visite la página de inicio de AARP

En
fotos

Video relacionado

campaña
independencia financiera

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.

trivias

George Washington con gafas de sol, Cuestionario sobre ahorros este verano

¿Sabe reconocer una buena oferta?

Aprenda y ahorrará cientos de dólares.

sb10068346ar-001

Aprenda a gastar menos en gasolina.

Ahorre dinero para mover su vehículo.

Haga la encuesta de AARP para ver quién tiene mejor crédito

¿Quiénes tienen mejor crédito?

Conozca quién gana esta batalla de los sexos.