Conoce más

Abrir
Teatros Regal

Regal

Los socios ahorran en entradas de cine

Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Ancestry.com

Ancestry.com

Ahorros en una suscripción de un año

99 Formas de ahorrar

99 Formas de Ahorrar

Échales un vistazo ahora

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

¡Pon a prueba tus conocimientos sobre salud, entretenimiento y más! Contesta las trivias.

guía de becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Lo que tus hijos y nietos necesitan para ir a la universidad. ¡Entra!

juegos

Juegos de AARP

Prueba tus destrezas e ingenio. ¡Juega gratis!

Más
videos

salud

bmi tool

Descubre cuán saludable es tu peso.

Calcula tu IMC.

Alimentos para la vida

Ensalada


— Hisayoshi Osawa/Getty Images

In English | Cuando Miguel Zuniga era joven, la dieta no figuraba en su lista de prioridades. Por años, prefirió los tacos de carne asada y los alimentos fritos de su México natal. Zuniga, de 88 años, de Los Ángeles, declara: “Comía de todo”.

No fue sino hasta que tuvo casi 50 años, luego de tener síntomas de una cardiopatía —la misma afección que cobró la vida de su madre y de otros familiares—, que empezó a cambiar su dieta. Lentamente, se convirtió en vegetariano, dejando la carne, el pescado y las aves. “Fue difícil cambiar —afirma—. Pero me sentí mejor. Me ayudó a continuar con mi vida.” Hoy,  prefiere frutas, batidos de soja y vegetales, y atribuye su longevidad y buena salud a su nueva dieta.

Al igual que Zuniga, muchos latinos están modificando sus dietas a medida que se hacen mayores. Algunos lo hacen para sentirse mejor; otros, por orden médica, para controlar desde la intolerancia a la lactosa, la diabetes, una cardiopatía y la presión alta, hasta la artritis, osteoporosis o la enfermedad de Alzheimer, afecciones que golpean con más fuerza a las personas de más de 50 años.

Decidirse por las verduras

A menudo, el Dr. Neal D. Barnard, fundador y presidente del Physicians Committee for Responsible Medicine, sugiere dietas vegetarianas estrictas y no tan estrictas a sus pacientes hispanos. Dice que eso debería ser bastante sencillo, ya que varios de los alimentos básicos —como el arroz, los frijoles, las tortillas de maíz y de trigo, y los chiles— no tienen carne.

“Suprimir la carne y los lácteos al envejecer trae beneficios —afirma Barnard, quien ha conducido investigaciones sobre la dieta de los latinos—. Hemos descubierto que la gente se siente mejor, la energía aumenta y hay una significativa pérdida de peso”.

Sin embargo, eliminar la carne tiene sus desventajas, advierte Tina Ruggiero, experta en nutrición, de Tierra Verde, Florida. Los vegetarianos pueden carecer de proteínas. Además, las dietas vegetarianas, las vegetarianas estrictas y las dietas sin lácteos pueden disminuir el calcio —esencial para los huesos— y la vitamina B12, necesaria para un sistema nervioso saludable a medida que envejecemos. Los suplementos dietarios —específicamente calcio, vitamina D, vitamina B12 y un multivitamínico— pueden suplir estos nutrientes.

Encontrar un término medio

Los latinos que no quieren dejar la carne, el pollo o el queso fresco tienen otra alternativa saludable, explica Ruggiero. Pueden comer carne magra y lácteos descremados.

Belisario Campana, de 67 años, de Whittier, California, dice que después de que le diagnosticaran diabetes, dudó de comenzar una nueva dieta. Pero ahora, dice: “En vez de pesada carne roja, comemos delicioso pollo al horno”. Además, la nueva dieta lo ha ayudado a mantener un peso saludable y el azúcar en sangre en niveles normales.

Otra alternativa es una dieta “flexitariana”, que implica reducir el consumo de carne. Un estudio reciente, realizado por el Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, encontró que eliminar la carne de la dieta un día por semana reduce la probabilidad de infartos, derrames cerebrales y cáncer, y ayuda a bajar la presión sanguínea y los niveles de glucosa, triglicéridos y colesterol.

“Al principio, no es fácil —dice Ruggiero—, pero los resultados y los nietos son grandes motivadores”.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Denisse Oller - Experta en Cocina de AARP

La sazón de Denisse

Prepara ricas y nutritivas recetas con el toque único de la chef Denisse Oller.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.